Poeta en Nueva York

Autor: Federico G. Lorca

Estilo: Poesía

Introducción: M. Clementa

Editorial: Catedra

Para esta lectora ha supuesto un reto descifrar el sentido de los versos del genial poeta, analizar las metáforas, el simbolismo nuevo de cada palabra, descubrir la musicalidad de todo el conjunto. Una vez leído el último poema, me planteo una pregunta ¿ Es necesario entender el significado? Tal vez no, tal vez basta con disfrutar de la belleza de las imágenes, conmoverse al leer las confesiones de su “yo liberado”, o sobrecogerse ante la descripción del sufrimiento de los más débiles en el submundo que no se muestra en las postales turísticas de la gran Nueva York.                                                                                          

Federico vivió en Nueva York desde el 25 de junio de 1929, hasta el 4 de marzo de 1930, nueve meses, fundamentales en su trayectoria literaria. De esa experiencia nació “Poeta en Nueva York“, el poemario, escrito entre 1929 y 1930 durante su estancia en la Universidad de Columbia. Se publicaría en 1940, cuatro años después de su muerte.

La novedad de esta edición reside en la incorporación de las ilustraciones a los poemas, siguiendo el orden señalado por el autor para una de sus producciones literarias más importantes. Le dedicó más atención que a ninguna de sus creaciones, dando lugar a un poemario sobrio, donde realiza una visión crítica del capitalismo y la industrialización, que deshumaniza, aliena y corrompe a los individuos. Además denuncia la situación de discriminación y marginación de la población negra.

A esta denuncia se unirá un ataque a la hipocresía de la Iglesia Católica por la complicidad entre el poder eclesiástico y el poder financiero, que condena a los seres humanos tanto a la miseria económica como a la miseria espiritual y moral.

Desgraciadamente su inesperada muerte impidió que perfilara totalmente la obra. Este hecho supone la “no total resolución” de sus versos y el complejo mundo literario en ellos existente. Influido por el surrealismo hace desaparecer la descripción real de las cosas, las sustituye por imágenes simbólicas. Deja  al libre albedrío del lector encontrar el significado, lo que implica una dificultad añadida a la hora de interpretarlos.

Para esta lectora supone un reto descifrar el sentido de los versos del genial poeta, analizar las metáforas, el simbolismo nuevo de cada palabra, descubrir la musicalidad de todo el conjunto, por lo que agradece el análisis que incluye María Clementa de todas las composiciones (apéndice, pag. 241) mostrando los dos elementos esenciales de “Poeta en nueva York”: La Ciudad y el Poeta.

  • La Ciudad: Lorca define la “ciudad” que aparece en sus poemas neoyorquinos como una abstracción impersonal sin lugar ni tiempo dentro de un nuevo concepto “la ciudad mundo” totalmente deshumanizada, frente a la que reivindica el retorno a la naturaleza . El protagonista se ve a si mismo formando parte de ese paisaje urbano:

    Yo estaba en la terraza luchando con la luna                                                           Enjambres de ventanas acribillaban un muslo de la noche                                               en mis ojos bebían las dulces vacas de los cielos                                                               y las brisas de largos remos                                                                                        golpeaban los cenicientos cristales de Broadway                                               

Es una contraposición entre el mundo interior del poeta y el caótico mundo exterior, presenta la gran metrópoli como destructora de los valores humanos donde se respira muerte y soledad:

Debajo de las multiplicaciones
hay una gota de sangre de pato.
Debajo de las divisiones
hay una gota de sangre de marinero.
Debajo de las sumas, un río de sangre tierna;
un río que viene cantando
por los dormitorios de los arrabales,
y es plata, cemento o brisa
en el alba mentida de New York.
Existen las montañas, lo sé.
Y los anteojos para la sabiduría,
lo sé.  Pero yo no he venido a ver el cielo.
He venido para ver la turbia sangre,
la sangre que lleva las máquinas a las cataratas
y el espíritu a la lengua de la cobra.
 

  • El Poeta:  El eje principal  del poemario no es la ciudad, sino la interioridad  de  su “yo” , protagonista poético. Utiliza la primera persona del singular para indicar que “el poeta es él, contando su verdad de hombre de sangre”. Esta verdad implica una manifestación de sus inclinaciones amorosas:

Pero no quiero mundo ni sueño, voz divina,
quiero mi libertad, mi amor humano
en el rincón más oscuro de la brisa que nadie quiera.
¡Mi amor humano!

Lorca plasma en sus poemas todas las facetas de su personalidad con una libertad nueva, en la que manifiesta sus deseos amorosos, en el poema Oda a Walt Whítman, realiza una exaltación al amor homosexual :

Por eso no levanto mi voz, viejo Walt Whítman,
contra el niño que escribe
nombre de niña en su almohada,
ni contra el muchacho que se viste de novia
en la oscuridad del ropero,
ni contra los solitarios de los casinos
que beben con asco el agua de la prostitución,
ni contra los hombres de mirada verde
que aman al hombre y queman sus labios en silencio

El poemario refleja una influencia del movimiento surrealista, buscando imágenes poéticas que consigan impactar al receptor, enlazando la visión que ofrece del mundo neoyorquino con el universo intimo del protagonista poético. Ejemplo claro es: Paisaje con dos tumbas y un perro asirio:

Amigo,
levántate para que oigas aullar
al perro asirio.
Las tres ninfas del cáncer han estado bailando,
hijo mío.
Trajeron unas montañas de lacre rojo
y unas sábanas duras donde estaba el cáncer dormido.
El caballo tenía un ojo en el cuello
y la luna estaba en un cielo tan frío
que tuvo que desgarrarse su monte de Venus
y ahogar en sangre y ceniza los cementerios antiguos.

Está divido en diez secciones presentadas cada una con un titulo y una ilustración:

I – Poemas de la soledad en Columbia University: Los poemas de este apartado son los más intimistas del conjunto, el poeta compara su amargo estado de animo actual con los tiempos felices de su infancia. En la composición “Vuelta de paseo” recoge su angustia vital, se encuentra “asesinado por el cielo” reflejando un cierto hastío. Sentimiento que queda reforzado en 1910 (intermedio) época de su idílica niñez a la que contrapone la edad adulta donde la autenticidad desaparece escondida tras “la vestimenta”. “Tu infancia en Menton” guarda una estrecha relación con el anterior, esa época de absoluta felicidad trastocada en la más absoluta soledad “La soledad de los Hoteles”.

Mención a parte merece “Fabula y rueda de los tres amigos” donde el poeta objetiva su amor perdido, Emilio Aladren. A través de una macabra danza realizada por tres personajes que ya están “helados”, para su interpretación es fundamental la fotografía que acompaña al poema titulada “estudiantes bailando vestidos de mujer”. Los versos finales donde compone su muerte simbólica, leídos desde la distancia, resultan proféticos:

Cuando se hundieron las formas puras
bajo el cri cri de las margaritas,
comprendí que me habían asesinado.
Recorrieron los cafés y los cementerios y las iglesias,
abrieron los toneles y los armarios,
destrozaron tres esqueletos para arrancar sus dientes de oro.
Ya no me encontraron.
¿No me encontraron?
No. No me encontraron.

Sigue leyendo

Anuncios

El Talento de Mr. Ripley

Estilo: Novela de suspense

Autora: Patricia Highsmith

Traductor: Jordi Beltrán

Editorial: Anagrama

                                                                                                                                                “ Tal vez lleve dentro de mí un impulso criminal grave y reprimido, pues de lo contrario no me interesarían tanto los delincuentes o no escribiría sobre ellos tan a menudo.”                        Análisis:                                                                                                                                                                               En El talento de Mr. Ripley, su autora evidencia una fascinación perversa por todos los trastornos que atormentan la mente. Escudándose en su condición de narradora omnisciente desarrolla en la novela la personalidad de un sociópata tipo, caracterizado por la falta de empatía hacia los demás, egocentrismo, desapego a las normas sociales, y una tendencia a simular sentimientos. Es inestable y emocionalmente impulsivo, lo cual desencadena situaciones de violencia extrema.

Provocadora también como escritora, no duda en sorprender y desconcertar al lector con el desarrollo de una novela donde el desequilibrado protagonista consigue salir indemne de los crímenes, engaños y suplantaciones de personalidad que lleva acabo, es ahí donde reside la originalidad de la novela. Conduciendo al lector a un proceso de evolución paralelo a la trasformación del protagonista. Empieza sintiendo lastima por su infancia de niño maltratado, comprensión ante sus primeras pillerias, estupefacción ante su capacidad de mimetismo, parasitando a su futura victima y copiando no solo su aspecto físico sino su carácter. Utiliza siempre un lenguaje sobrio, desterrando adjetivos, pero creando golpes de efecto con los que mantiene la tensión a lo largo de la obra.

Demuestra una gran habilidad desarrollando los diálogos internos del personaje, a través de ellos analiza el funcionamiento de la psique de un individuo con un grave complejo de inferioridad, llegando a despreciar su propia identidad para asumir la de Dicke, del que está enamorado. Esta homosexualidad insinuada es aprovechada por la autora (1955) para hacer crítica de una sociedad homófoba que desprecia a los que tienen otras inclinaciones sexuales. Incluso se adivina una tendencia fetichista en la veneración que muestra hacia todos los objetos que habian sido propiedad de de su amigo.

El personaje resulta tan potente que esta lectora está dispuesta a pasar por alto una trama que no se sostiene. Resulta imposible que nadie sea capaz de detectar la suplantación de personalidad, ni la falsificación de firmas. Lo verdaderamente impactante de esta novela es el talento de Mr. Ripley para mantener una doble personalidad durante meses sin que nadie se percate, poniendo de paso de relieve la incompetencia de la policía italiana. Efectivamente, tiene talento de gran actor, del que ya informa en las primeras páginas de la novela, y en un ejercicio de cinismo, utiliza para justificar ante sí mismo sus crímenes.

Para finalizar destacar la fascinación que, como buena americana, muestra la autora por la vieja Europa, manifiesta a través de las poeticas observaciones que realiza Ton Ripley sobre cada una de las ciudades que visita, donde se adivina la pluma de la autora recreando las impresiones de sus propios viajes.

Resumen:                                                                                                                                                                         Tom Ripley vive en Nueva York rodeado de una mediocridad que lo asfixia, a pesar de su talento especial para hacer “cualquier cosa” para sobrevivir, sus trapicheos no consiguen arrancarlo de la miseria . Cuando el magnate Herbert Greenleaf le propone viajar a Italia con los gastos pagados para persuadir a su hijo, Dickie, a volver a los Estados Unidos y dirigir el negocio familiar, Ripley empieza a ver una oportunidad para construir una nueva vida. Al llegar a su destino conoce Dickie Greenleaf, del que se enamora, y a su amiga Marge Sherwood. Inicia una relación de amistad con ambos, gracias a sus mentiras (hizo creer a Dickie que estudiaron en la misma universidad y que comparten la misma pasión por el jazz). Cuando Dickie empieza a cansarse de mantenerlo y a sospechar su homosexualidad, lo rechaza y muestra su cara más hostil. Ripley se hunde al ver cómo puede desaparecer el nuevo estilo de vida al que se ha acostumbrado, por lo que sacará de nuevo a flote su talento para la supervivencia y también su falta de escrúpulos. Al mismo tiempo florecerá su peligrosa personalidad de psicópata.

En ese momento el ritmo de la novela gire hacía el género policíaco y de suspense, adentrándonos en el círculo de engaños, mentiras y suplantaciones de identidad de Tom Ripley,  a su vez pone de relieve la psique enferma de un personaje que de pronto parece que va a desmoronarse para después mostrar ataques de una ira homicida incontrolable Sigue leyendo

Els Jocs Florals de Canprosa

Autor: Santiago Rusiñol

Estilo: Teatro

Idioma: Catalán

Prólogo: Margarida Casacuberta

Editorial: Arola Editors

Se han burlado en el teatro del pueblo griego, del pueblo romano, de todas las menudencias que han tenido, tienen y tendrán todos los pueblos de la tierra, de todas las religiones, de todos los ideales, de todas las jerarquías, de todas las obras clásicas. No se puede hacer  un poco de broma ¡Válgame Dios! de los que a todas horas sacan, venga o no venga a cuento las Bases de Manresa?                                                                                                                                  

Estrenada el 28 de abril de 1902 en el Teatro Romea de Barcelona, se reestrenará en el TNC el 4/10/2018 en forma de musical.

Es una “comedia” que refleja la posición de Rusiñol respecto a los certámenes poéticos. Utilizando la parodia más inofensiva y la crítica más sutil, creó una sátira que desconcertó a la opinión pública, dividida entre modernistas y catalanistas frente a los juegos florales:

  • Los primeros reconocían la significación emblemática de los juegos en el proceso de regeneración de la lengua y la cultura catalana. En consecuencia realizaron una campaña a favor de la renovación de una fiesta considerada anacrónica.

  • Los segundos, afines al catalanismo más conservador, habían asimilado las nuevas corrientes estéticas que el modernismo, adaptó a la literatura catalana, pero pretendían que los certámenes fuesen una plataforma propagandística en la que se encajara la literatura con la política.

En consecuencia mientras un sector le aplaudía, el otro lo consideró anticatalanista. La prensa ayudó a crispar el ambiente, mientras diarios como La Reinaxensa, La Veu de Catalunya y semanarios satíricos como Cu-Cut, adoptaron una aptitud hostil diciendo que la elección del tema se interpretaba como una ridiculización del “movimiento de reivindicación catalán”, por otro lado La Vanguardia intentó demostrar que las causas de la reacción catalanista no había que buscarlas en la comedia sino en la intransigencia y el victimismo que los caracterizaba.

El enfrentamiento que provocó el estreno de la comedia se agudizó cuando los Juegos Florales de Barcelona fueron suspendidos por la autoridad militar como consecuencia de una xiulada a la bandera española. Se declaró el estado de excepción y las garantías constitucionales fueron suspendidas. Mientras, la comedia de Rusiñol se representaba con la protección de un contingente de la policía frente al teatro Romea, para evitar altercados. Como consecuencia estuvo a punto de convertirse en el símbolo de opresión del estado central, motivo por el cual fueron suprimidas algunas escenas donde aparecen “Els segadors” y “Las Bases de Manresa” .

Con su actitud los catalanistas rechazaron una de las críticas más lúcidas al engranaje propagandístico del movimiento reivindicativo catalán, Rusiñol no solo fue la voz de la reflexión sensata, además presenta la poesía como un bálsamo frente a la banalización del “hecho poético” agravado por la proliferación de recitadores especialistas en “certámenes”

Un siglo después, no solo parece que la misma situación se repita, sino que se potencia la radicalización de las posturas más ultranacionalistas posibles, con unos responsables políticos que han convertido la exaltación a la bandera y a la patria en su “modus vivendi” y cualquier crítica a los postulados nacionalistas un sacrilegio, que merece las más duras reprobaciones.

Resumen:                                                                                                                                          La comedia reproduce los clichés característicos del funcionamiento de los certámenes literarios. Los premios están decididos de antemano, si ensalzan la patria y la bandera, por absurdos que resulten los versos se le da la flor natural con toda desfachatez, mientras los participantes se pelean entre ellos por la injusticia de no verse reconocido su talento!

La acción se organiza en torno aún triangulo amoroso protagonizado por Tonet, María y Ramón, en paralelo se sitúa la poesía, con dos concepciones opuestas: La del recitador vanidoso (Tonet) que encontrará la orna de su zapato en Julia: I què em té d’agradar! Ell en fa l’amor per vanitat i per vanitat li corresponc. Avui ell és l’hèroe? Doncs jo vull ser l’heroina. Y la más cercana al autentico espiritu poético (Ramón): Ja es prou grand la poesía. perquè hageu de mantenir-la. Pobreta! Amb els vostres manteniments moriria corsetada.

De lectura fácil, es imposible resistirse al espíritu irónico que esparce Rusiñol a lo largo de la comedia, desde la señorita Floresta que hacia versos tan tristes que al escucharlos se puede llorar de risa, a Tomet que acapara premios con los versos más atormentados, a pesar de que son un tormento para los oídos de los asistentes, hasta el esperpéntico discurso del presidente al que acompaña un discreto alborotador, con la orden de agitar al personal ¡Pero con moderación!

La Mujer Rebelde (Margaret Sanger)

Autor: Peter Bagge

Estilo: Novela gráfica

Editorial: La Cúpula

Traducción: Migoya y Diaz

Rotulación: Iris Bernárdez

Me han amordazado, me han reprimido, me han arrestado, me han encarcelado. Y cada vez me ha escuchado más gente, más gente ha protestado, más gente ha alzado la voz, más gente ha respondido con coraje y valentía… Como propagandista, considero una inmensa ventaja el que te amordacen. Eso podrá silenciarme, pero hace que millones de personas hablen de mí y de la causa para la que vivo.

Bagge es un autor peculiar, que sabe combinar la ironía con un sentido profundamente critico de la sociedad. Con su estilo personal ha logrado ser considerado uno de los más importantes del cómic alternativo, y una personalidad a tener en cuenta dentro del panorama cultural americano. Odio, es sin duda su mejor obra, donde realiza una fuerte crítica a las banalidades de un mundo descompuesto en personajes arquetipos, que solo consiguen una cierta felicidad cuando aceptan su propia idiosincrasia.

En “La Mujer Rebelde” desarrolló una historia diferente, en la cual las viñetas son solo el espejo distorsionado de la historia real. Ciñéndose siempre a la biografía de la protagonista,  busca el choque entre súper-ego de Margaret, con el alto concepto de justicia social y rebeldía que la dominaba. Mientras que los personajes más populares creados por Bagget acaban asumiendo sus limitaciones, presenta a M.Sanger rompiendo con todas las que le pusieron por delante.

Lo que hace especial la forma en que Bagge ha enfocado esa historia es la cantidad de documentación que utiliza. Es un escritor satírico que a través de un cómic busca sacar la verdad de un personaje que ha desatado pasiones y odios. La Mujer Rebelde (EEUU, 1879-1966) es la biografía de una mujer mundialmente conocida, reconocida por unos y odiada por los sectores más conservadores de la sociedad, anti-abortistas y la iglesia.

Como dice el propio autor, introducir el nombre de Margaret Sanger en un buscador de Internet resulta peligroso. Su lucha para cambiar las leyes que nos impedían el acceso a los métodos anticonceptivos, haciendo posible que realicemos nuestra vida libres de las cadenas biológicas, la convirtió en una heroína del feminismo. Mientras que la iglesia y los defensores del tradicionalismo patriarcal la transformaron en el blanco de sus iras, llegando a bautizarla como “aliada del diablo”

El autor realiza un retrato ambicioso sobre una persona real, con una exagerada conciencia de si misma y con una lucha clara: Conseguir la liberación de la mujer a través del control de la natalidad. A partir de ese ideal Peter Bagge nos presenta a una mujer con contradicciones y debilidades que la alejan del concepto de heroína y la hacen terriblemente humana. Como pone de manifiesto a lo largo de las elocuentes viñetas, donde dibuja con fino sentido del humor todas las facetas del carácter de la protagonista, manteniendo un estilo de dibujo que él define como “caricaturesco, elástico, exagerado”, yo añadiría que sus caricaturas retratan a la perfección el perfil psicológico  de la protagonista, su temperamento indomable y sus reacciones emocionales.

Resumen:

El cómic tiene un claro carácter biográfico, el autor se ciñe a los hechos reales, aunque modificó el orden de los acontecimientos para hacer la historia más fácil de seguir. Su Margaret tiene las mismas limitaciones humanas que cualquiera. Es una superviviente que desde pequeña supo buscarse la vida utilizando grandes dosis de picardía. Pudo se manipuladora y dominante, tal vez tuviese un punto hedonista, reflejado en el cuidado de su imagen. Aunque, a su vez, también fue manipulada por los medios de información y el oportunismo político. Pero por encima de todo, era una practicante de la desobediencia civil, que solo rindió cuentas ante si misma. Sigue leyendo

El Embrujo de Shanghai

 

Autor: Juan Marsé

Estilo: Novela

Idioma: Castellano

Editor: Plaza Janés

 

Los sueños juveniles se corrompen en boca de los adultos”

Necesitaba volver a leer a Marsé, ahora que el nacionalismo catalán lo ha tildado de “escritor renegado”, su figura y sus obras adquieren el prestigio de los autores perseguidos por no ser adictos al régimen. ¡Cielos! ¿Dónde he leído yo antes esa frase? … Tal vez en alguna de sus novelas refiriéndose a la dictadura franquista… si es que la palabra “nazi-onalismo” tiene siempre la misma raíz y las mismas consecuencias, con independencia del idioma en el que se escriba y se pronuncie.

Deberían de releerla los seguidores del pensamiento único y entender la metáfora del humo gris y venenoso que durante la posguerra envolvió a todo el país, aturdiendo a los derrotados hasta el punto de perder su propia identidad, como el Sr. Sucre que en los días de mucho viento salía a buscar con  desesperación su propio yo extraviado. Como el capitán Blay denunciando los peligros de ese veneno que inhalado día tras día acaba pudriendo el cerebro. Su cruzada para que los vencidos  tomaran conciencia y reaccionaran fue otra batalla perdida, porque el dolor se instaló en su vida cotidiana y renunciaron a la lucha.

 Análisis:

El libro se divide en nueve capítulos sin título, donde al lado de una historia real, ambientada en el barrio barcelonés de Gracia, se teje otra imaginaria que transcurre en la lejana ciudad de Shanghái. Un placebo que permite a niños y adultos evadirse de la realidad de un mundo dominado por la represión, donde ya no hay lugar para los ideales, solo hombres derrotados y pobres mujeres a las que la vida ha condenado a la soledad y a la degradación.

Daniel, lazarillo del capitán Blay, es el narrador. Cuenta la historia  en primera persona, recurriendo a continuos flashbacks para hacer referencia a hechos que ocurrieron en el pasado. Presenta al conjunto de personajes secundarios que deambulan por el barrio de Gracia y del Guinardó, entre los que adquiere especial relevancia Susanita, enferma de tisis,  exhibida en la galería de su torre como una “Lolita” que despierta el deseo del adolescente Daniel.

Un muchacho que se inicia en la vida observando y escuchando a los adultos. Aprende pronto que en su mundo no hay espacio para los sueños, ni siquiera para los construidos por el “somiatruites” de Forcat, donde la realidad y la ficción se confunden irremediablemente, para acabar mostrando el lado más amargo de la vida. En donde los idealistas que lucharon por un mundo mejor, como Kim padre de Susana, son ahora unos desarraigados sin raíces a los que solo les mueve el odio, la traición y ese afán de venganza que domina a Denis convirtiendo en víctima a una niña enferma. 

Sobre el autor:

Considerado como  uno de los autores más importantes de la Barcelona de la posguerra, ha destacado por su carácter crítico con el franquismo, motivo que le llevó a vivir unos años en Paris y a publicar sus obras en Francia y Méjico a causa de la censura.

 Nació en Barcelona en 1933. Hijo del taxista Juan Faneca, a quien sólo vio en dos ocasiones. Su madre murió en el parto siendo adoptado por una familia payesa residente en el barrio barcelonés de Gracia, pasándose a llamar Juan Marsé Carbó.

Aunque sólo pudo cursar los estudios elementales, fue consciente desde la infancia de su gran vocación literaria. Sin embargo, debido al ingreso en prisión de su padre por militar en partidos de la izquierda catalanista, tuvo que ponerse a trabajar a los trece años en una joyería para ayudar a su familia, hasta conseguir subsistir con algunos trabajos relativos a la escritura, como su colaboración en la redacción de la revista “Por favor” al lado de Montalbán y Perich.

Entrega el original de su primera novela a la editorial Seix Barral. Carlos Barral la lee y se publica en 1961. Encerrados con un solo juguete, que fue finalista del Premio Biblioteca Breve Seix Barral. En 1961 se traslada a París y trabaja durante dos años como ayudante de laboratorio junto a Jacques Monod en el Instituto Pasteur mientras traducía guiones y enseñaba español. Con Últimas tardes con Teresa (1965), logra el Premio Biblioteca Breve.

Trabajó en publicidad y escribió diálogos para el cine. Escribe La oscura historia de la prima Montse (1970), , y Si te dicen que caí (1973), editada por primera vez en México debido a la censura, y en la que utiliza relatos inventados por los protagonistas llamados aventis que continuarán apareciendo en bastantes de sus obras siguientes.  Escribie para la industria cinematográfica. La muchacha de las bragas de oro (1978) fue llevada al cine por Vicente Aranda y consiguió el Premio Planeta.

Posteriormente aparecieron Un día volveré (1982), Ronda del Guinardó (1984), Premio Ciudad de Barcelona, y Teniente Bravo (1987), libro de relatos, Señoras y señores (1988), El amante bilingüe (1990), Premio Ateneo de Sevilla, El embrujo de Shangai (1993), consiguió el Premio de la Crítica y el Premio Europa, además, Fernando Trueba llevó a cabo una adaptación de esta novela al cine en 2002 con la película del mismo nombre. y Rabos de lagartija (2000). En el año 2004 aparece La gran desilusión, editado por su primera editorial, Seix Barral, y Canciones de amor en Lolita’s Club se publica en 2005. Seis años después se pone a la venta su Caligrafía de los sueños, y en 2014, Noticias felices en aviones de papel.

En 1997, recibió el Premio Juan Rulfo, máximo galardón de la letras de México. También fue reconocido con el Premio Internacional de Literatura Romance de la Unión Latina (1998), la Medalla de Oro de Barcelona al mérito cultural (2002), el Premio Extremadura a la Creación literaria de autor iberoamericano (2004) y uno de los Premios Quijote’06 de la Asociación Colegial de Escritores (ACE). El 27 de noviembre de 2008 fue galardonado con el Premio Cervantes, el más importante de las letras hispanas.

 

La Dama de Cachemira

Autor: F.G. Ledesma 

Estilo: Novela Negra     

Editorial: RBA libros

Idioma: Castellano

                                                                  

Análisis: A pesar de que no soy una entusiasta de la novela negra,la trama de “La dama de cachemira” ha conseguido engancharme, quizás porque se centra más en el desarrollo de las circunstancias particulares de los personajes, y sus reacciones emocionales, que en la propia intriga policíaca.  Probablemente sea esta una de las críticas que harían los entusiastas del género, ven en Mendez un tinte de redentor de pobres delincuentes que le hace estar más cerca de ellos que de la legalidad posfranquista a la que representa.

Añadiría que en algunos pasajes de la novela, he tenido  la extraña sensación de que el autor se perdió en el “túnel del tiempo”  e inconscientemente nos traslada a una época anterior a la “movida” de los años 80. Una época ligada a la dictadura donde las mujeres eran más resignadas y mucho más sumisas. En donde sobrevivir a cualquier precio era la batalla diaria de los vecinos de cualquier barrio.

Ledesma a través de Méndez, policía a punto de jubilarse, recorre las calles de la Barcelona canalla escuchando las voces de personajes marginales, que sobreviven como pueden en una ciudad que se transforma al ritmo de las obras olímpicas y la corrupción. La pluma del autor se tiñe de nostalgia buscando en el Rabal los olores, los ruidos, los ambientes de un tiempo pasado perdido para siempre.

Convierte a Mendez en el paradigma del antihéroe y el Rabal es su entorno social, un barrio poblado de “maricas” de los que aprende el valor de la lealtad y un nuevo sentido de la palabra amor. Chorizos a los que imprime el acento y la chispa del sur, macarras de lenguaje marginal, y pobres putas que van perdiendo categoría en un lento descenso a los infiernos… A todos les da un aire quevediano de picaros de medio pelo, entre los que de vez en cuando aparece “un delincuente” para el que siempre suele encontrar una justificación y una salida honrosa.

Porque los auténticos criminales viven en la zona alta de la ciudad, impunes frente a delitos de corrupción de menores, o al acoso inmobiliario al que someten a sus víctimas, siempre bien protegidos por eficaces abogados. Realiza un análisis crítico de la sociedad del momento y de la burguesía, no se escapan ni especuladores ni políticos, todos dispuestos a dar el pelotazo que los hará ricos en poco tiempo, sin prejuicios éticos ni morales.

Mezcla las historias de todos ellos, haciendo que se entrecrucen y se relacionen entre sí en extraños vínculos de dominación y servilismo, sobre las que flota permanentemente la soledad. Destaca la sensibilidad con la que describe a las pobres mujeres vencidas, que pierden la vida esperando que se cumplan sus sueños, hasta que aceptan con resignación o desesperación que sus ilusiones se han desvanecido a la misma velocidad que su juventud. Entonces echa mano de Méndez para que disculpe sus conductas, ofreciéndole el consuelo de su mano trémula apoyada en el hombro.

Porque Méndez es en el fondo un sentimental al que le gustan las mujeres a distancia, pero el sexo para el viejo policía es más un ejercicio de imaginación y de verborrea machista que otra cosa. Acabando por admitir que “el amor, ciencia y cortejo para el que no está preparado”

Resumen: El escenario de “La dama de Cachemira” es, por supuesto, Barcelona. El asesino un individuo en silla de ruedas al que Mendez sigue la pista a través de un Barrio Chino poblado de seres humanos superados por unas vidas cargadas de fracasos, humillaciones y sueños frustrados.

Sus indagaciones le conducen inevitablemente al descubrimiento de los oscuros secretos que esconden mujeres vapuleadas por la vida que, pese a sus infortunios, mantienen sus sueños. Sueñan con un hombre que las quiera como una mujer quiere que un hombre la quiera. Sueñan con viajar a lugares lejanos y exóticos. Sueños, amor, vidas marginales y frustraciones, que acaban en asesinatos frente a los cuales el viejo policía aplica un concepto de justicia muy particular.

La dama de Cachemira” fue Premio Mystére a la mejor novela negra publicada en 1986. Distinción para un autor que conquistó más admiradores fuera que dentro de su país, en los tiempos de la censura franquista y la frustración de los creadores. Un hombre hecho a sí mismo. De origen humilde, de madre modista y que estudió gracias al mecenazgo de su tía. Un intelectual que, a pesar de los premios internacionales y del triunfo profesional (fue director jefe de La Vanguardia), nunca dejó de ser un chaval del barrio.

 

 

 

Antología de Spoon River

Autor: Edgar Lee Masters              

Estilo: poesía                   

Traducción: Jesús y Fabio López P.

Edición: Jesús Lopez Pacheco

Editorial: Cátedra

 

Ollie McGee

¿Os habéis fijado en un hombre mustio y cabizbajo

que deambula por el pueblo?

Es mi marido, que con secreta crueldad,

nunca confesada, me robó juventud y belleza.

Hasta que, llena de arrugas y con los dientes amarillos,

perdida la dignidad y de vergüenza humillada,

me bajaron a esta tumba.

¿Y qué creéis que le roe a mi marido por dentro?

¡La cara de la que fui y la otra que hizo de mí!

Las dos le están llevando al sitio donde yazgo.

Logro mi venganza después de muerta.

 

Amanda Barker

Henry me dejó embarazada

sabiendo que yo no podía dar la vida

sin perder la mía.

Así entré en mi juventud por los pórticos del  polvo

Caminante, en el pueblo en que viví creen

que Henry me amó con amor de esposo.

Desde el polvo proclamo

 que me mató para satisfacer su odio.

Análisis:                                                                                                                                      Edgar Lee Master consigue hacer realidad la popular sentencia Si los muertos hablaran” a través de  su  poemario “La Antología de Spoon River “(1915). Un  pueblo   inventado  donde  solo  se  escuchan las voces de los muertos, que  reinterpretan  unas veces con amargura, otras con ironía, los  epitafios y  los  motivos  escultóricos  que  adornan  sus tumbas. Son  autobiografías  comprimidas, testimonios, confesiones o acusaciones  póstumas, presentadas  ante  “El tribunal supremo” del más allá para ser revisados cuando ya “todos duermen bajo la colina”

El abogado Edgar Lee, les da la oportunidad de contar su historia real, la que se esconde tras las bellas dedicatorias. Ya que en la ciudad de los muertos no tiene sentido mentir, el miedo al que dirán y la vergüenza desaparecieron en el mismo instante en que perdieron la vida, convirtiendo acciones, omisiones y consecuencias en hechos irreversibles, por eso cada composición deja el regusto amargo que provoca escuchar un “tardío acto de contrición”

Whedon, director de periódico

Ser capaz de ver todos los aspectos de cada asunto;
estar en todos los sitios, serlo todo, no ser nada durante un tiempo;
falsear la verdad, subirte a su grupa cuando te conviene;
manipular los grandes sentimientos y pasiones de la especie humana
con segundas intenciones, con fines astutos;
llevar, como los actores griegos, una máscara
—tu periódico de ocho páginas—, tras la que te acurrucas
para declamar por el altavoz de los grandes titulares:
«¡Éste soy yo, un gigante!».
Vivir así la vida de un ladrón furtivo,
envenenado con las palabras anónimas
de tu alma escondida.
Echar tierra, si te lo pagan, a los escándalos,
desenterrarlos a los cuatro vientos por venganza
o para vender más periódicos,
aplastando vidas y reputaciones, si hace falta;
ganar a cualquier precio, salvo el de tu propia vida;
ostentar un poder diabólico que socava todo civismo,
como un muchacho paranoico que pone un tronco en la vía
y hace descarrilar al expreso.
Ser director de un periódico, como yo lo fui.
Y luego yacer aquí, junto al río, justo en el lugar
donde desaguan las alcantarillas del pueblo
y se arroja la basura, las latas vacías
y se esconden los fetos.

Sigue leyendo