El Arte de Volar

Autor: Antonio Altarriva

Dibujante: Joaquim Aubert

Estilo: Novela gráfica

Editorial: Edicions de Ponent

Prólogo: Antonio Martín

Analisis:                               “El arte de volar” surge del trabajo en equipo de Altarriba y Aubert, cuya complicidad da lugar a una historia magnifica contada a tres voces: Altarriba (hijo) se introduce en el relato como narrador externo reflexionando sobre la muerte de su padre “porque yo estaba con él, o quizá era con él, y ahora una vez muerto él está en mí”. Al mismo tiempo nos conduce hacia la historia contada por el narrador interno (padre) “la tristeza se hizo tan honda que empezaba a dolerme… notaba un intenso desgarro en mi interior”. La tercera voz es sin duda el lápiz de Joaquim Aubert cuyas viñetas son el complemento perfecto del relato, añadiendo el dramatismo justo a la historia contada. El resultado final es un cómic de una calidad reconocida con numerosos premios (Premio del Salón del Cómic de Barcelona, Premi Nacional de Còmic de Catalunya, Premio Cálamo, Premio de la Crítica…

En blanco y negro para que Altarriva describa el dolor que le produjo la muerte de su padre, Antonio Altarriva, que se suicidó arrojándose al vacío desde la cuarta planta de la Residencia Sardero (La Rioja) en la primavera de 2001 dejando tras de sí un puñado de cuartillas donde transcribió sus recuerdos, un conjunto de frustraciones y derrotas que marcaron su vida. Antonio (hijo) desarrolla la novela desde la reflexión intima, con la perspectiva que le da el conocimiento del carácter y las emociones del personaje, pero respetando la “visión”  que surge de la experiencia vital de su padre.

Mezcla realidad y ficción; dando lugar a una historia donde se “recuperan” estampas olvidadas de una España costumbrista, plasmando la duras condiciones de vida de los campesinos, a pesar de lo cual siempre  les quedaba tiempo para la amistad leal y el humor. Recuerda las humillaciones que sufrieron los exiliados, su regreso a cambio de  la claudicación de todos los ideales. Y como no, tiene espacio el erotismo alegre e inconsciente de la adolescencia y el destierro francés, que acaba derivando en el “sexo reprimido” triste, pecaminoso y gris de la España franquista.

En blanco y negro para que Kim plasme en viñetas detallistas la vida de un perdedor, uno de tantos españoles a los que le tocó vivir los acontecimientos históricos que marcaron la primera mitad de la España del siglo XX, y que nos recuerda a través de sus ilustraciones: La caída de la monarquía, la II República y la Guerra Civil. Mención a parte merecen las ilustraciones que muestran el durísimo exilio y la vida en los campos de refugiados, son una lección de historia para no olvidar y una llamada de atención sobre circunstancias similares por las que atraviesan miles de seres humanos en la actualidad. Personalmente me gustaría destacar la maestría del dibujante al reflejar el deterioro psicológico y físico del protagonista en la última etapa de su vida, a la que en un definitivo acto de dignidad y valentía decide poner fin. Diría que casi sobran las palabras.

Resumen:                                                                                                                           El arte de volar es la historia de un hombre que nació en el mundo rural donde sobrevivir era lo único que importaba, su niñez se alimentó de castigos y de trabajo de sol a sol. A pesar de todo tuvo tiempo para la amistad y los sueños. En su juventud apostó siempre por el bando de los vencidos, pasando a engrosar las filas de los perseguidos por sus ideas, de los exiliados en el país de la libertad, igualdad y fraternidad, bellos principios que les fueron negados a los refugiados republicanos. Antonio representa a todos aquellos que quisieron volar a lomos de la utopía y se acabaron estrellando contra la dura realidad, donde para subsistir había que renunciar a todos los ideales.

Una “caida” que el autor divide en cuatro etapas:

  • 3ª Planta 1910 – 1931 – El coche de madera
  • 2ª Planta 1931 – 1949 – Las alparagatas de Durruti
  • 1ª Planta 1949 – 1985 – Galletas amargas
  • El Suelo  1985 – 2001 – La madriguera del topo

Anuncios

Trazo de tiza

tiza1Autor: Miguelanxo Prado                                                                                                  Editorial: Norma  Editorial                                                                                                Estilo: Cómic

Tú has visto y oído lo mismo que yo, unicamente que interpretamos los hechos de una manera diferente. (S.S. Vandine)

Si, yo también tuve que volver a leer el álbum. Convencida de que la calidad de los dibujosIMG_20160615_192952945 realizados al detalle, las perspectivas fantásticas desde el faro, la combinación de colores y la impecable técnica impresionista, había conseguido que perdiera el hilo de la narración. Así pues  me sumergí de nuevo en un relato donde cada uno de los protagonistas compone la historia desde su propia perspectiva.

Pero está claro que la originalidad del cómic reside precisamente en la posibilidad de realizar múltiples interpretaciones de la historia. Por descontado, tengo la mía propia, que diverge de los magníficos trabajos colgados en la red.

La incomunicación y la soledad de los protagonistas son los dos elementos que imprimen barcoscarácter a la narración. Raúl y Ana atracan sus respectivos barcos a uno y otro lado del dique, de manera que les separa un muro de hormigón que los aísla y les hace ver la realidad desde perspectivas distintas, por lo que solo captan una parte de la misma. Los dos ignoran la terrible desgracia que presagiaba Sara, victima de una brutal violación por parte de Tato y Berto, los tripulantes del tercer barco atracado en el espigón. Parecen todos sumergidos en una especie de autismo emocional que los hace indiferentes al sufrimiento del “prójimo” más cercano.sayf

Aunque desde mi punto de vista la autentica protagonista es Sara, prisionera del islote y condenada a interpretar una y otra vez papeles diferentes protegida por “la memoria del olvido”. ¿Como si no, podría soportar las experiencias brutales que debe afrontar?. Tal vez aguanta en la isla esperando su papel más deseado, el de compañera de Halcón Maltés, cuando regrese de su viaje a Venecia y se convierta en farero de la isla (Como apunta en el epílogo donde Prado rinde homenaje a Hugo Prat). Tal vez sea Sara una meiga capaz de alterar el tiempo a su voluntad ¿Por qué no?

Prado consigue crear una atmósfera de misterio, no solo con los dibujos donde el cielo color azul, en contraste con el mar verde oscuro que rodea el islote, produce una angustiosa sensación de claustrofobia. Sino también a través de los diálogos de Raúl y Ana que acentúan la expectación del lector a la espera de que suceda lo “extraordinario”: Un sitio extraño con un dique inmenso sin apenas barcos, cubierto de mensajes en todos los idiomas(Raúl). Se diría que todo aquí tras una apariencia real encubre una esencia inmaterial, que nosotros no acabamos de entender (Ana)

saray raulPero el “elemento fantástico” que de verdad desconcierta al lector es la introducción de las alteraciones cronológicas en el tiempo, de manera que para Ana la partida de Raúl fue hace una semana, para él sin embargo han pasado dos días. Ella escribe un diario en el que también se observan alteraciones en la sucesión lógica de las fechas, parece que han entrado en un bucle temporal donde los hechos se repiten con resultados distintos. ¡Sin duda Albert Einstein hubiera disfrutado con su lectura!

Integrados en los siete capítulos del álbum se intercalan un conjunto de citas literarias (paratextos), y una carta que el editor R. Brines envía a Ana (adquiriendo un doble protagonismo como escritora y personaje de la historia) aconsejando que modifique la novela, que presuntamente ha escrito sobre sus experiencias en la isla, añadiendo alguna pincelada de erotismo.                                                                                            sara1

Los intertextos y las diferentes citas literarias de los protagonistas por un lado realizan la función de cohesionar la obra, pero también son una expresión de las expectativas de Prado sobre sus lectores, animándolos a prestar atención para comprender el texto. El autor insistirá en el epílogo: Y es posible que le lector haya entendido lo sucedido […]. Quizá haya reparado en algunos pequeños detalles que podrían ser considerados por otro lectores menos meticulosos como irrelevantes […] Este lector habrá descubierto una historia algo más compleja, acaso más inquietante, quizás más sorprendente.
Sigue leyendo

Arrugas

arrugas21 de septiembre de 2015: Día Mundial Alzheimer

Autor: Paco Roca
Estilo: Novela gráfica
Editorial: Astiberri ediciones
Diseño: Paco Roca y Manuel Bartual

Premio Nacional de Cómic 2008

Después de ver la película he sentido la necesidad de leer el cómic que dibuja la terrible realidad del Alzheimer. Un enemigo silencioso que no solo consigue borrar recuerdos, también los afectos de los enfermos y en ocasiones de los familiares más cercanos, para los cuales se convierten en una carga imposible de soportar.

Al llegar ese momento la residencia se transforma en el último refugio, una especie de desván para las cosa olvidadas cuando han dejado de ser útiles y solo son un estorbo. El complejo de culpa se cura pensando que “estarán mejor atendidos que en casa”arrugas2

Roca y Bartual consiguen transformar el otoño en una metáfora gráfica, dibujando una verja tras la cual el jardín cubierto de hojas muertas es la melancólica decoración de un geriátrico. En cada una de las viñetas plasman la vida de los ancianos y el rápido proceso de degeneración que el Alzheimer provoca en un recién llegado, Emilio, antiguo ejecutivo bancario al que su familia ingresa porque no tiene tiempo para cuidarlo. Las ilustraciones consiguen mostrar lo desvalido que se siente en su “nuevo hogar”, casi tanto como en el primer día de escuela, cuando lo único que deseaba es volver a casa con su madre. Una ráfaga de lucidez le hace percibir la decrepitud de sus acompañantes en este ultimo viaje, encerrados cada uno en su propia demencia.

Miguel, su compañero de habitación, es la voz critica que le muestra la residenciaarrugas1 mientras describe “el letargo” en el cual transcurren los días para todos los “huéspedes”. La vida en aquel lugar consiste en tres cosas: Comer, dormir y tomar la medicación sin rechistar ni preguntar: Los atiborran de pastillas para conseguir hacerlos malvivir más tiempo y soportar el olvido de sus familias . Le muestra la escalera que conduce “al piso de arriba” donde van a parar los que ya no pueden valerse por si mismos, las viñetas muestran a un Emilio empequeñecido y tembloroso ante aquellos gigantescos peldaños arrugas3que hacen preferible la muerte.

Vencido y resignado a su suerte se incorpora al grupo de seres humanos que se pasa el día dormitando en los sofás frente al televisor. Las viñetas recogen la inactividad de los ancianos mientras el reloj colgado en la pared va marcando el paso de las horas estériles. Solo Miguel se revela, abandonando su egoísmo convence a sus colegas para realizar una última locura, una travesura adolescente, tras la cual decide subir al “piso de arriba” para cuidar a un hombre cuyos recuerdos se desdibujan rápidamente hasta convertirse en una página en blanco.

Mª Jesús mandianes

El Gato del Rabino

elgatodelrabino_01[1]Autor: Joaan Sfar

Estilo: Novela gráfica (Dos volúmenes)

Traducción: Eva Mesa

Colorista: Brigitte findakly

Editorial: Norma Editorial

 Moujrum es un gato peculiar que vive en el barrio judío de Argel, en la casa de un rabino sefardí y de su hija Zlabya.  Mimado y consentido por la muchacha, sabe que cualquier travesura le será perdonada, incluso la de comerse al loro que pasa el día parloteando sin decir nada. Pero su última fechoría tiene consecuencias inesperadas: Adquiere el don de la palabra articulando un discurso inteligente y crítico con el que discute los rígidos preceptos de la Torá y los absurdos ritos de cualquier religión.

El maestro se empeña en enseñarle  La Torá y el Talmud para convertirlo en un buenpara_catalogo_29[1] judío, es el requisito indispensable para poder seguir al lado de su ama a la que adora. Moujrum acepta solo con la condición de poder celebrar la Bar-mitsva, como si fuese un joven de trece años al que se le introduce en las obligaciones religiosas del judaísmo.

El adoctrinamiento se transforma en una misión imposible porque el gato se niega a aceptar los dogmas de fe  inamovibles, tratando de imponer unos razonamientos tan lógicos como el de que las enseñanzas de la Biblia son solo símbolos.

Sigue leyendo

El invierno del dibujante

El-invierno-del-dibujante[1]Autor: Paco Roca

Estilo: Novela gráfica (Comic)

Diseño y maquetación: Estudio Manuel Bartual

Editorial: Astiberri Ediciones

Es una obra sorprendente, por la calidad de sus viñetas a página completa, que reflejan con realismo teñido de nostalgia la Barcelona de finales de los cincuenta. Tras la aparente anarquía con la que relata la aventura del grupo de historietistas fugados de la editorial Bruguera para crear su propia revista, “Tío Vivo”, queda patente la lucha de unos artistas por sacar adelante su propio proyecto en una España dominada por la censura y el control férreo de cualquier forma de actividad artística.

Roca obliga al lector a hacer un ejercicio de concentración para no perder el hilo deinvierno5 una historia sin orden cronológico. Empieza narrando el final de la empresa fallida con el regreso al “redil” de los dibujantes en el invierno del 58, para saltar inmediatamente al verano del 57. La creatividad del autor juega a mezclar las diferentes estaciones del año sin orden ni concierto, separándolas con distintos colores, sutiles matices con los que crea el ambiente apropiado para esta crónica sentimental.

Su lectura ha supuesto un reencuentro entrañable con los creadores de los personajes que llenaron mi infancia de risas: “Mortadelo y Filemón”, “Zipe y Zape”, “El botones Sacarino”, “Anacleto agente secreto”… Pero también ha significado remover otra historia más dura y real, la que explica Ledesma en “Historia de mis barrios”. Lejos de la amable imagen de abogado representante de los intereses de la todo poderosa editorial, compaginando su trabajo con el de guionista de “El inspector Dan” bajo el seudónimo “Silver Kane”, existe otra más dura, la de un escritor censurado por el franquismo y la de un letrado sometido a las exigencias de su empresa. Sigue leyendo

Barrio lejano

BarriolAutor: Jiro Taniguchi

Editorial: Ponent Mon, SL (España)

Traductores: Keiko Suzuki y M. Barrera

Adaptación gráfica: Fréderic Boilet

Género Literario: Comic (Novela gráfica)

¿Quién no ha soñado alguna vez con subir al tren del pasado para regresar a la adolescencia? ¿Quién no ha deseado poder modificar las vivencias de esa época para una vez cambiado el pasado poder construir un futuro diferente?

Hiroshi Nakamura es un trabajador de 48 años, con una familia acostumbrada a sus barrio_lejano_jiro_taniguchi__-2[1]constantes ausencias y borracheras. Al regreso de un viaje de negocios coge por error un tren que le devuelve a los orígenes. Sus pasos le conducen directamente al cementerio donde está enterrada la madre. Orando frente a su tumba sufre un desvanecimiento del que despierta transformado en un adolescente que conserva la memoria y la experiencia vital de un hombre maduro. Sigue leyendo

Lulú mujer desnuda

ALulúutor: Étienne Davodeau

Editorial: Ediciones La Cúpula, S.L.

Traductor: Raúl Martínez

Rotulación: Iris Bernárdez

Género literario: Novela gráfica (Comic de carácter social)

Este relato es una ficción. Cualquier coincidencia de los hechos narrados con los de vuestras vidas o las de vuestros conocidos se debe al puro azar (el cual es un bromista redomado) É.D.

Editada en dos volúmenes, papel seco y tapa dura, las viñetas retratan a una mujer muy distinta de las glamurosas chicas de los comics. Lulú supera los 40 y refleja en la cara y la figura las huellas del paso del tiempo. La trama del comic se desarrolla con el ritmo pausado y reflexivo de muchas películas francesas. El detallismo de los dibujosD1D6873D revela los rasgos psicológicos del personaje y las situaciones que le toca vivir: el vacío absoluto a su alrededor cuando va a buscar trabajo, o los paseos por la playa con la brisa del viento despeinando sus cabellos, sintiendo una soledad nueva, unida a la sensación de independencia. Los paisajes y pueblos marineros están plasmados con tal realismo que da la sensación que los reconocerías si algún día pasearas por sus calles. Sigue leyendo