El Amante

Autora: Marguerite Duras

Estilo: Novela

Traductora: Ana Mª Moix

Editorial: Fabula Tusquets

A los dieciocho años envejecí, no sé si a todo el mundo le ocurre lo mismo, nunca lo he preguntado. Ese envejecimiento fue brutal. Vi como se apoderaba de mis rasgos uno a uno, como agrandaba los ojos, como hacia la mirada más triste, la boca más definitiva, cómo grababa la frente con grietas profundas.

Análisis:

Ciento cincuenta páginas intensas donde una anciana Margaritte Duras “confiesa” su precoz iniciación al sexo, que no al amor, en una relación desigual marcada por perjuicios raciales y sexuales, a través de la cual la  protagonista parece querer escapar de la dramática situación familiar.

Personalmente definiría la novela como transgresora, tanto en el fondo como en la forma, no solo porque desarrolla una narrativa caótica, que utiliza indistintamente la primera y a la tercera persona, además mezcla pasado y presente, recurso con el que acentúa su desorden emocional,  producido por la aberrante simbiosis entre una familia tóxica y un amante perturbador, ambos bordean la pedofilia y la prostitución de menores.

El Amante supone para Margaritte un paso adelante en el abandono del existencialismo para evolucionar hacia la “Nuveau Roman” adoptando una escritura errática, pasional, lo mismo que su personalidad. Prescinde de un hilo conductor, y de la trama en el sentido estricto. Prefiere no ceñirse a ningún estilo para contar el desgarro interior que le producen sus vivencias personales.

Todo ello no disminuye la belleza del lenguaje poético, la fuerza de los espacios en blanco, como silencios después de cada párrafo, de cada confesión, queriendo recuperar fuerzas para evocar su historia de iniciación en el placer y el dolor. Así logra imprimir a todo al conjunto la sensación de desolación que sobrevuela la novela.

Destacaría la descripción de los paisajes exóticos, que a veces adoptan la forma de un guión de cine: El crepúsculo caia siempre a la misma hora todo el año. Era muy corto, casi brutal. Durante la estación de las lluvias, durante semanas, el cielo no se veía, estaba cubierto por una niebla uniforme que ni siquiera la luz de la luna atravesaba.

La evocación de los olores que envuelven la ciudad: Los olores de caramelo llegan a nuestra habitación, el de los cacahuetes tostados, el de la sopa china, de carnes asadas, de hierbas, de jazmín, de ceniza de incienso de fuego de leña, el fuego que se transporta aquí en cestos, se vende en las calles, el aroma de la ciudad es el de los pueblos del campo, de la selva.(Saigón)

Solo añadir, a titulo personal, que a lo largo de la lectura del relato no podía dejar de pensar que “la memoria siempre es una gran mentirosa”, estamos ante un episodio biográfico ficcionado, la realidad fue mucho menos romántica. La literatura le permitió embellecer “su vergüenza” y darle un tono novelesco.

Resumen:

Una novela ambientada en la Indochina de los años veinte. Con una prosa que evoca detalladamente la vida en el Saigón de la Francia colonial. Donde la autora narra la relación de una adolescente de quince años con un rico comerciante chino de veinte seis, “El hombre  de Cholén”, deslumbrada por su dinero muestra una total indiferencia a los sentimientos de él. Sigue leyendo

Cándido o el Optimismo

Autor: Voltaire (1758)

Estilo: Cuento filosófico

Editorial: Sísifo

Traductor: Fernández Moratín

El escritor debe de poseer perfectamente su idioma, hablarle con pureza, con armonía constante, sin que la versificación o la rima alteren la claridad o la energía de los pensamientos ni destruyan la belleza de la imagen.

Análisis: Voltaire, a través de Candido nos conduce a un mundo disparatado, a veces cruel, otras cómico, donde la historia contada tiene una doble finalidad:

  1. Desarrollar y confrontar de forma crítica todos los temas filosóficos planteados en la Ilustración tales como  religión y el fanatismo, la libertad política y la tiranía, el conocimiento y el oscurantismo, la felicidad y el destino, la libertad y la esclavitud.

  2. Denunciar la degeneración y la intolerancia de todos los estamentos del antiguo régimen utilizando un lenguaje fluido, ameno y fácil de entender con la intención de minar las estructuras feudalistas aún vigentes en el siglo XVIII:

– La corrupción en la que estaba inmerso el régimen absolutista imperante en toda Europa, criticando de forma inteligente, sutil y valiente el sistema social de la época que le tocó vivir, que podría trasladarse punto por punto al mundo  actual, donde nada parece haber cambiado.

Reducción al absurdo de la filosofía basada en el “optimismo resignado” representada por Leibniz (pensamiento que defiende que nuestro mundo es el mejor de los posibles), y trasladada por Pangloss a su fiel discípulo Candido, el cual pretende aplicarla en todos los aspectos de la vida cotidiana, a pesar de que no le sirve para nada más que para darse de bruces con la realidad una y otra vez.

Voltaire, usa la ironía para desenmascarar la intolerancia y el fanatismo ejercidos por la iglesia, donde el Tribunal de la Inquisición imponía su criterio a sangre y fuego a los que se atrevían a discrepar. No acepta ni que la autoridad de la Iglesia sea incuestionable, ni que la Biblia sea la verdad revelada. Considera que el conocimiento de Dios se alcanza a través de la razón y la propia observación de la naturaleza. Con lo que se ganó la enemistad del clero desde el papa hasta el último fraile. Fue excomulgado repetidamente, él y los que osaban leerlo. En este enlace se puede ver la Censura ejercida sobre la obra del autor nada menos que en 1845: http://www.filosofia.org/hem/dep/cen/sura064.htm

Las novelas y cuentos de este autor están prohibidos por la santa sede; y como Cándido o el optimismo es una de aquellas, creemos que la alcanza la prohibición, fuera de que en el Índice de libros prohibidos por la sagrada congregación de Roma se incluye nominatim la versión italiana de este, y según la regla XIII de las que están al frente del Índice de la inquisición de España, los libros impresos al principio en una lengua o en alguna señalada impresión, y después prohibidos, se entienden prohibidos en cualquier otra lengua o impresión en que antes o después se traduzcan o den a luz, no declarándose otra cosa en el Índice o Expurgatorio.

Los castigos no evitaron que evidenciara la depravación de las ordenes religiosas, insinuada en la obra con frases fáciles de entender (Pág, 102, habla el hijo del barón: como yo era un joven bonito enseguida, el reverendo padre Croust, superior de aquella casa, me trató con particular amistad). Hoy, tres siglos después, se comienzan a destapar con toda su crudeza las miserias ocultas por el clero.

– Los abusos de la aristocracia, que se consideraban superiores al resto de los mortales. Su sangre azul no podía mezclarse con la de la plebe, poseían una serie de privilegios por nacimiento: No pagaban impuestos directos, tenían leyes y tribunales propios, poseían la mayor parte de las tierras (vivían de las rentas que provenían de ellas y que pagaban los campesinos) y dominaban los cargos de la administración. No olvidemos que además obligaban a alistarse a filas al pueblo sin que pudieran negarse bajo pena de ejecución, eran los “subditos” los que morían y sufrían todas las calamidades en guerras absurdas para mayor gloria de los nobles y sus haciendas.

Los atropellos que ejercían los europeos contra los nativos de América y África, reducidos a la condición de esclavos para que en Europa tomen “azucar ”. En el Dorado un nativo le cuenta a Candido “la avarienta rapacidad de las naciones de Europa, que manifiestan una furia tan insaciable por adquirir los guijarros y el lodo de esta tierra, que a trueque de llevársele no dudaría en acabar con todos nosotros”.

No pasa por alto la corrupción de la justicia en todos sus estamentos: Alguaciles, abogados, magistrados, aceptan sobornos y prevarican sin ningún pudor, arruinando a todos los que acuden a ellos en defensa de sus derechos.

Por último quiero poner en relieve la lucida critica de la prostitución: (Habla Paulina, pág 103: Esta es tal vez la mayor miseria de nuestra profesión: ayer me robo un oficial cuanto tenía y haciendo del enfado y celoso, me dio una paliza solemne y hoy tengo que fingir alegría y buen humor para satisfacer a un fraile)

Voltaire fue el mayor intelectual de su siglo (XVIII), su obra se ha considerado visionaria y adelantada a su tiempo. La intención del precursor de la Revolución Francesa, a la hora de poner en evidencia las desigualdades y de criticar el absolutismo monárquico imperante en Europa, era contribuir al desprestigio de las instituciones del antiguo régimen, introduciendo la semilla de la rebelión en el pueblo para que dejaran de aceptar resignadamente los privilegios de la aristocracia y las arbitrariedades que cometían contra sus súbditos, los cuales empezaban a rechazar esa condición para asumir la de ciudadanos iguales en derechos, obligaciones y libertades.

 

Sigue leyendo

La Ley de la Ferocidad

 

Autor: Pablo Ramos

Editorial: Malpaso

Estilo: Novela

Soy el hijo de la ferocidad, el descendiente de la venganza, el que te habla. Soy yo, Gabriel, el arcángel del abismo, de la soledad de la incomunicación. Yo ahora, yo antes de ahora, en el ahora en que lo escribo, en el ahora en que lo vivo.

Análisis:

Se podría definir como una apología de la venganza, una novela que no desarrolla una trama, sino la evolución psicológica de un narcisista con tendencias autodestructivas. Un relato perturbador, cuya lectura supone una sacudida de todas las conciencias que se refugian en su espacio de confort, buscando lecturas que refuercen siempre los principios establecidos. Gabriel, el protagonista de “La ley de la ferocidad”, los dinamita todos, el natural amor filial se trastoca en odio feroz, contaminando todos los aspectos de la vida de un protagonista, que presenta rasgos de personalidad similares al “Hombre del subsuelo” de Dostoievski, ambos presentan la misma conducta auto lesiva, idéntico vacío existencial. El resentimiento les provoca la necesidad de hacer daño a las personas que los rodean para descargar ese odio que los envenena. Ambos desencadenan en los lectores un sentimiento de aversión hacia  unos sujetos con tal carga de negatividad que su contacto resulta toxico.

El autor utiliza frases cortas, impactantes, diálogos breves sembrados de alfileres, donde cualquier muestra de ternura resulta casi siempre abortada por el rencor que acumula Gabriel. Crea escenas provocadoras, inquietantes, propias de filmes de terror psicológico, donde observo como las mujeres son utilizadas y maltratadas, por ser feas, por ser guapas, por ser jóvenes, por ser viejas, y casi todas putas. En definitiva victimas de  la prepotencia de un tipo de personaje muy real cuyo lema es : “El que paga manda”

La novela no es un todo ordenado y bien cohesionado, sino un conjunto de historias  que se entrelazan, saltan en el tiempo y se retuercen, envenenando cualquier recuerdo, incluidos los de la infancia. No obstante esta lectora las devora como si fueran aceitunas amargas, a pesar de la bilis  que destilan no puedo dejar de leer, mientras me voy  repitiendo en cada punto y aparte la misma reflexión de Sartre: El hombre es una pasión inútil

Los títulos en si son algo parecido a la diagnosis de un desequilibrio mental,  parecen la introducción al caos que domina la vida del protagonista: “La noticia” “Esrito en una Lexicon 80, cuatro años después de la muerte de mi padre” “Una foca en andador” “Abajo de las costillas” “No escrito nunca”… “El cuento de la bruja 1” “El sonido de la ferocidad”… Sin duda se trata de una novela transgresora tanto en el fondo como en la forma.

¿Se puede considerar una novela autobiográfica? Desde el principio el personaje avisa en la novela que “el hombre que lo vive no es el hombre que lo escribe, pero va a comenzar a transformarse en él cuando decida escribir”, simplemente “por el hecho de escribir”. Es difícil diferenciar entre Pablo Ramos y Gabriel Reyes, al que el autor define como un “yo literario”, del que se sirve para que “un hecho real se convierta en literatura”.

Mª Jesús Mandianes

Resumen:

Gabriel regresa al barrio de su infancia tras recibir la noticia de la muerte de su padre, allí se rencuentra con su familia, sus amigos, sus ex mujeres y un pasado tormentoso que parece resucitar.

Los dos días de velorio y suntuoso funeral, en espera de un tío siciliano, son también los de la recaída en su propia abyección, en los excesos, en el cinismo y en un dolor que todo lo invalida, a través de una purga imposible entre infinidad de recuerdos e historias paralelas entrelazadas, donde el protagonista solo parece disfrutar revolcándose en la mierda.

Sin duda, su deteriorada salud mental, le hace llegar a la conclusión de que el ser rico y poderoso, le concede el derecho de tirarse a la azafata del tanatorio a dos pasos del cadáver de su padre, a gastar una fortuna en cocaína y de paso comprar la compañía de una niña recién desvirgada, a insultar, y menospreciar a todos los que le rodean. Finalmente a confesar todas sus miserias a una prostituta, Roxana, y pedir su absolución  para ir a comulgar a la iglesia de su infancia.

Después de las continuas sobredosis de alcohol, cocaína, sexo y odio filial llega la catarsis a través de la sincera ternura que manifiesta en la relación con sus hijos. El amor todo lo limpia, todo lo perdona, hace que todo lo malo se olvide.

Sobre el autor:

Pablo Ramos (Avellaneda, Argentina, 1966) es conocido tanto por su obra novelística como por sus relatos. A lo largo de su carrera como escritor, Ramos ha recibido galardones tan importantes como el Primer Premio del Fondo Nacional de las Artes en 2003, y en 2004 el Primer Premio en el concurso Casa de las Américas, gracias a su antología de cuentos: Cuando lo peor haya pasado.

De entre su obra hay que destacar títulos como Cuando lo peor haya pasado, El origen de la tristeza, La ley de la ferocidad o El camino de la luna, entre otros.

En cuanto al alcance internacional de la obra de Ramos, además de las ediciones en países hispanohablantes, este ha ido incrementándose con el tiempo y en la actualidad Ramos ha sido traducido ya a idiomas como el francés, el portugués, el ruso o el alemán. En Alfaguara Juvenil publicó la novela El sueño de los murciélagos, que integró la Lista White Ravens, 2009, de la Jugendbibliothek.

Poeta en Nueva York

Autor: Federico G. Lorca

Estilo: Poesía

Introducción: M. Clementa

Editorial: Catedra

Para esta lectora ha supuesto un reto descifrar el sentido de los versos del genial poeta, analizar las metáforas, el simbolismo nuevo de cada palabra, descubrir la musicalidad de todo el conjunto. Una vez leído el último poema, me planteo una pregunta ¿ Es necesario entender el significado? Tal vez no, tal vez basta con disfrutar de la belleza de las imágenes, conmoverse al leer las confesiones de su “yo liberado”, o sobrecogerse ante la descripción del sufrimiento de los más débiles en el submundo que no se muestra en las postales turísticas de la gran Nueva York.                                                                                          

Federico vivió en Nueva York desde el 25 de junio de 1929, hasta el 4 de marzo de 1930, nueve meses, fundamentales en su trayectoria literaria. De esa experiencia nació “Poeta en Nueva York“, el poemario, escrito entre 1929 y 1930 durante su estancia en la Universidad de Columbia. Se publicaría en 1940, cuatro años después de su muerte.

La novedad de esta edición reside en la incorporación de las ilustraciones a los poemas, siguiendo el orden señalado por el autor para una de sus producciones literarias más importantes. Le dedicó más atención que a ninguna de sus creaciones, dando lugar a un poemario sobrio, donde realiza una visión crítica del capitalismo y la industrialización, que deshumaniza, aliena y corrompe a los individuos. Además denuncia la situación de discriminación y marginación de la población negra.

A esta denuncia se unirá un ataque a la hipocresía de la Iglesia Católica por la complicidad entre el poder eclesiástico y el poder financiero, que condena a los seres humanos tanto a la miseria económica como a la miseria espiritual y moral.

Desgraciadamente su inesperada muerte impidió que perfilara totalmente la obra. Este hecho supone la “no total resolución” de sus versos y el complejo mundo literario en ellos existente. Influido por el surrealismo hace desaparecer la descripción real de las cosas, las sustituye por imágenes simbólicas. Deja  al libre albedrío del lector encontrar el significado, lo que implica una dificultad añadida a la hora de interpretarlos.

Para esta lectora supone un reto descifrar el sentido de los versos del genial poeta, analizar las metáforas, el simbolismo nuevo de cada palabra, descubrir la musicalidad de todo el conjunto, por lo que agradece el análisis que incluye María Clementa de todas las composiciones (apéndice, pag. 241) mostrando los dos elementos esenciales de “Poeta en nueva York”: La Ciudad y el Poeta.

  • La Ciudad: Lorca define la “ciudad” que aparece en sus poemas neoyorquinos como una abstracción impersonal sin lugar ni tiempo dentro de un nuevo concepto “la ciudad mundo” totalmente deshumanizada, frente a la que reivindica el retorno a la naturaleza . El protagonista se ve a si mismo formando parte de ese paisaje urbano:

    Yo estaba en la terraza luchando con la luna                                                           Enjambres de ventanas acribillaban un muslo de la noche                                               en mis ojos bebían las dulces vacas de los cielos                                                               y las brisas de largos remos                                                                                        golpeaban los cenicientos cristales de Broadway                                               

Es una contraposición entre el mundo interior del poeta y el caótico mundo exterior, presenta la gran metrópoli como destructora de los valores humanos donde se respira muerte y soledad:

Debajo de las multiplicaciones
hay una gota de sangre de pato.
Debajo de las divisiones
hay una gota de sangre de marinero.
Debajo de las sumas, un río de sangre tierna;
un río que viene cantando
por los dormitorios de los arrabales,
y es plata, cemento o brisa
en el alba mentida de New York.
Existen las montañas, lo sé.
Y los anteojos para la sabiduría,
lo sé.  Pero yo no he venido a ver el cielo.
He venido para ver la turbia sangre,
la sangre que lleva las máquinas a las cataratas
y el espíritu a la lengua de la cobra.
 

  • El Poeta:  El eje principal  del poemario no es la ciudad, sino la interioridad  de  su “yo” , protagonista poético. Utiliza la primera persona del singular para indicar que “el poeta es él, contando su verdad de hombre de sangre”. Esta verdad implica una manifestación de sus inclinaciones amorosas:

Pero no quiero mundo ni sueño, voz divina,
quiero mi libertad, mi amor humano
en el rincón más oscuro de la brisa que nadie quiera.
¡Mi amor humano!

Lorca plasma en sus poemas todas las facetas de su personalidad con una libertad nueva, en la que manifiesta sus deseos amorosos, en el poema Oda a Walt Whítman, realiza una exaltación al amor homosexual :

Por eso no levanto mi voz, viejo Walt Whítman,
contra el niño que escribe
nombre de niña en su almohada,
ni contra el muchacho que se viste de novia
en la oscuridad del ropero,
ni contra los solitarios de los casinos
que beben con asco el agua de la prostitución,
ni contra los hombres de mirada verde
que aman al hombre y queman sus labios en silencio

El poemario refleja una influencia del movimiento surrealista, buscando imágenes poéticas que consigan impactar al receptor, enlazando la visión que ofrece del mundo neoyorquino con el universo intimo del protagonista poético. Ejemplo claro es: Paisaje con dos tumbas y un perro asirio:

Amigo,
levántate para que oigas aullar
al perro asirio.
Las tres ninfas del cáncer han estado bailando,
hijo mío.
Trajeron unas montañas de lacre rojo
y unas sábanas duras donde estaba el cáncer dormido.
El caballo tenía un ojo en el cuello
y la luna estaba en un cielo tan frío
que tuvo que desgarrarse su monte de Venus
y ahogar en sangre y ceniza los cementerios antiguos.

Está divido en diez secciones presentadas cada una con un titulo y una ilustración:

I – Poemas de la soledad en Columbia University: Los poemas de este apartado son los más intimistas del conjunto, el poeta compara su amargo estado de animo actual con los tiempos felices de su infancia. En la composición “Vuelta de paseo” recoge su angustia vital, se encuentra “asesinado por el cielo” reflejando un cierto hastío. Sentimiento que queda reforzado en 1910 (intermedio) época de su idílica niñez a la que contrapone la edad adulta donde la autenticidad desaparece escondida tras “la vestimenta”. “Tu infancia en Menton” guarda una estrecha relación con el anterior, esa época de absoluta felicidad trastocada en la más absoluta soledad “La soledad de los Hoteles”.

Mención a parte merece “Fabula y rueda de los tres amigos” donde el poeta objetiva su amor perdido, Emilio Aladren. A través de una macabra danza realizada por tres personajes que ya están “helados”, para su interpretación es fundamental la fotografía que acompaña al poema titulada “estudiantes bailando vestidos de mujer”. Los versos finales donde compone su muerte simbólica, leídos desde la distancia, resultan proféticos:

Cuando se hundieron las formas puras
bajo el cri cri de las margaritas,
comprendí que me habían asesinado.
Recorrieron los cafés y los cementerios y las iglesias,
abrieron los toneles y los armarios,
destrozaron tres esqueletos para arrancar sus dientes de oro.
Ya no me encontraron.
¿No me encontraron?
No. No me encontraron.

Sigue leyendo

El Talento de Mr. Ripley

Estilo: Novela de suspense

Autora: Patricia Highsmith

Traductor: Jordi Beltrán

Editorial: Anagrama

                                                                                                                                                “ Tal vez lleve dentro de mí un impulso criminal grave y reprimido, pues de lo contrario no me interesarían tanto los delincuentes o no escribiría sobre ellos tan a menudo.”                        Análisis:                                                                                                                                                                               En El talento de Mr. Ripley, su autora evidencia una fascinación perversa por todos los trastornos que atormentan la mente. Escudándose en su condición de narradora omnisciente desarrolla en la novela la personalidad de un sociópata tipo, caracterizado por la falta de empatía hacia los demás, egocentrismo, desapego a las normas sociales, y una tendencia a simular sentimientos. Es inestable y emocionalmente impulsivo, lo cual desencadena situaciones de violencia extrema.

Provocadora también como escritora, no duda en sorprender y desconcertar al lector con el desarrollo de una novela donde el desequilibrado protagonista consigue salir indemne de los crímenes, engaños y suplantaciones de personalidad que lleva acabo, es ahí donde reside la originalidad de la novela. Conduciendo al lector a un proceso de evolución paralelo a la trasformación del protagonista. Empieza sintiendo lastima por su infancia de niño maltratado, comprensión ante sus primeras pillerias, estupefacción ante su capacidad de mimetismo, parasitando a su futura victima y copiando no solo su aspecto físico sino su carácter. Utiliza siempre un lenguaje sobrio, desterrando adjetivos, pero creando golpes de efecto con los que mantiene la tensión a lo largo de la obra.

Demuestra una gran habilidad desarrollando los diálogos internos del personaje, a través de ellos analiza el funcionamiento de la psique de un individuo con un grave complejo de inferioridad, llegando a despreciar su propia identidad para asumir la de Dicke, del que está enamorado. Esta homosexualidad insinuada es aprovechada por la autora (1955) para hacer crítica de una sociedad homófoba que desprecia a los que tienen otras inclinaciones sexuales. Incluso se adivina una tendencia fetichista en la veneración que muestra hacia todos los objetos que habian sido propiedad de de su amigo.

El personaje resulta tan potente que esta lectora está dispuesta a pasar por alto una trama que no se sostiene. Resulta imposible que nadie sea capaz de detectar la suplantación de personalidad, ni la falsificación de firmas. Lo verdaderamente impactante de esta novela es el talento de Mr. Ripley para mantener una doble personalidad durante meses sin que nadie se percate, poniendo de paso de relieve la incompetencia de la policía italiana. Efectivamente, tiene talento de gran actor, del que ya informa en las primeras páginas de la novela, y en un ejercicio de cinismo, utiliza para justificar ante sí mismo sus crímenes.

Para finalizar destacar la fascinación que, como buena americana, muestra la autora por la vieja Europa, manifiesta a través de las poeticas observaciones que realiza Ton Ripley sobre cada una de las ciudades que visita, donde se adivina la pluma de la autora recreando las impresiones de sus propios viajes.

Resumen:                                                                                                                                                                         Tom Ripley vive en Nueva York rodeado de una mediocridad que lo asfixia, a pesar de su talento especial para hacer “cualquier cosa” para sobrevivir, sus trapicheos no consiguen arrancarlo de la miseria . Cuando el magnate Herbert Greenleaf le propone viajar a Italia con los gastos pagados para persuadir a su hijo, Dickie, a volver a los Estados Unidos y dirigir el negocio familiar, Ripley empieza a ver una oportunidad para construir una nueva vida. Al llegar a su destino conoce Dickie Greenleaf, del que se enamora, y a su amiga Marge Sherwood. Inicia una relación de amistad con ambos, gracias a sus mentiras (hizo creer a Dickie que estudiaron en la misma universidad y que comparten la misma pasión por el jazz). Cuando Dickie empieza a cansarse de mantenerlo y a sospechar su homosexualidad, lo rechaza y muestra su cara más hostil. Ripley se hunde al ver cómo puede desaparecer el nuevo estilo de vida al que se ha acostumbrado, por lo que sacará de nuevo a flote su talento para la supervivencia y también su falta de escrúpulos. Al mismo tiempo florecerá su peligrosa personalidad de psicópata.

En ese momento el ritmo de la novela gire hacía el género policíaco y de suspense, adentrándonos en el círculo de engaños, mentiras y suplantaciones de identidad de Tom Ripley,  a su vez pone de relieve la psique enferma de un personaje que de pronto parece que va a desmoronarse para después mostrar ataques de una ira homicida incontrolable Sigue leyendo

Els Jocs Florals de Canprosa

Autor: Santiago Rusiñol

Estilo: Teatro

Idioma: Catalán

Prólogo: Margarida Casacuberta

Editorial: Arola Editors

Se han burlado en el teatro del pueblo griego, del pueblo romano, de todas las menudencias que han tenido, tienen y tendrán todos los pueblos de la tierra, de todas las religiones, de todos los ideales, de todas las jerarquías, de todas las obras clásicas. No se puede hacer  un poco de broma ¡Válgame Dios! de los que a todas horas sacan, venga o no venga a cuento las Bases de Manresa?                                                                                                                                  

Estrenada el 28 de abril de 1902 en el Teatro Romea de Barcelona, se reestrenará en el TNC el 4/10/2018 en forma de musical.

Es una “comedia” que refleja la posición de Rusiñol respecto a los certámenes poéticos. Utilizando la parodia más inofensiva y la crítica más sutil, creó una sátira que desconcertó a la opinión pública, dividida entre modernistas y catalanistas frente a los juegos florales:

  • Los primeros reconocían la significación emblemática de los juegos en el proceso de regeneración de la lengua y la cultura catalana. En consecuencia realizaron una campaña a favor de la renovación de una fiesta considerada anacrónica.

  • Los segundos, afines al catalanismo más conservador, habían asimilado las nuevas corrientes estéticas que el modernismo, adaptó a la literatura catalana, pero pretendían que los certámenes fuesen una plataforma propagandística en la que se encajara la literatura con la política.

En consecuencia mientras un sector le aplaudía, el otro lo consideró anticatalanista. La prensa ayudó a crispar el ambiente, mientras diarios como La Reinaxensa, La Veu de Catalunya y semanarios satíricos como Cu-Cut, adoptaron una aptitud hostil diciendo que la elección del tema se interpretaba como una ridiculización del “movimiento de reivindicación catalán”, por otro lado La Vanguardia intentó demostrar que las causas de la reacción catalanista no había que buscarlas en la comedia sino en la intransigencia y el victimismo que los caracterizaba.

El enfrentamiento que provocó el estreno de la comedia se agudizó cuando los Juegos Florales de Barcelona fueron suspendidos por la autoridad militar como consecuencia de una xiulada a la bandera española. Se declaró el estado de excepción y las garantías constitucionales fueron suspendidas. Mientras, la comedia de Rusiñol se representaba con la protección de un contingente de la policía frente al teatro Romea, para evitar altercados. Como consecuencia estuvo a punto de convertirse en el símbolo de opresión del estado central, motivo por el cual fueron suprimidas algunas escenas donde aparecen “Els segadors” y “Las Bases de Manresa” .

Con su actitud los catalanistas rechazaron una de las críticas más lúcidas al engranaje propagandístico del movimiento reivindicativo catalán, Rusiñol no solo fue la voz de la reflexión sensata, además presenta la poesía como un bálsamo frente a la banalización del “hecho poético” agravado por la proliferación de recitadores especialistas en “certámenes”

Un siglo después, no solo parece que la misma situación se repita, sino que se potencia la radicalización de las posturas más ultranacionalistas posibles, con unos responsables políticos que han convertido la exaltación a la bandera y a la patria en su “modus vivendi” y cualquier crítica a los postulados nacionalistas un sacrilegio, que merece las más duras reprobaciones.

Resumen:                                                                                                                                          La comedia reproduce los clichés característicos del funcionamiento de los certámenes literarios. Los premios están decididos de antemano, si ensalzan la patria y la bandera, por absurdos que resulten los versos se le da la flor natural con toda desfachatez, mientras los participantes se pelean entre ellos por la injusticia de no verse reconocido su talento!

La acción se organiza en torno aún triangulo amoroso protagonizado por Tonet, María y Ramón, en paralelo se sitúa la poesía, con dos concepciones opuestas: La del recitador vanidoso (Tonet) que encontrará la orna de su zapato en Julia: I què em té d’agradar! Ell en fa l’amor per vanitat i per vanitat li corresponc. Avui ell és l’hèroe? Doncs jo vull ser l’heroina. Y la más cercana al autentico espiritu poético (Ramón): Ja es prou grand la poesía. perquè hageu de mantenir-la. Pobreta! Amb els vostres manteniments moriria corsetada.

De lectura fácil, es imposible resistirse al espíritu irónico que esparce Rusiñol a lo largo de la comedia, desde la señorita Floresta que hacia versos tan tristes que al escucharlos se puede llorar de risa, a Tomet que acapara premios con los versos más atormentados, a pesar de que son un tormento para los oídos de los asistentes, hasta el esperpéntico discurso del presidente al que acompaña un discreto alborotador, con la orden de agitar al personal ¡Pero con moderación!

El Embrujo de Shanghai

 

Autor: Juan Marsé

Estilo: Novela

Idioma: Castellano

Editor: Plaza Janés

 

Los sueños juveniles se corrompen en boca de los adultos”

Necesitaba volver a leer a Marsé, ahora que el nacionalismo catalán lo ha tildado de “escritor renegado”, su figura y sus obras adquieren el prestigio de los autores perseguidos por no ser adictos al régimen. ¡Cielos! ¿Dónde he leído yo antes esa frase? … Tal vez en alguna de sus novelas refiriéndose a la dictadura franquista… si es que la palabra “nazi-onalismo” tiene siempre la misma raíz y las mismas consecuencias, con independencia del idioma en el que se escriba y se pronuncie.

Deberían de releerla los seguidores del pensamiento único y entender la metáfora del humo gris y venenoso que durante la posguerra envolvió a todo el país, aturdiendo a los derrotados hasta el punto de perder su propia identidad, como el Sr. Sucre que en los días de mucho viento salía a buscar con  desesperación su propio yo extraviado. Como el capitán Blay denunciando los peligros de ese veneno que inhalado día tras día acaba pudriendo el cerebro. Su cruzada para que los vencidos  tomaran conciencia y reaccionaran fue otra batalla perdida, porque el dolor se instaló en su vida cotidiana y renunciaron a la lucha.

 Análisis:

El libro se divide en nueve capítulos sin título, donde al lado de una historia real, ambientada en el barrio barcelonés de Gracia, se teje otra imaginaria que transcurre en la lejana ciudad de Shanghái. Un placebo que permite a niños y adultos evadirse de la realidad de un mundo dominado por la represión, donde ya no hay lugar para los ideales, solo hombres derrotados y pobres mujeres a las que la vida ha condenado a la soledad y a la degradación.

Daniel, lazarillo del capitán Blay, es el narrador. Cuenta la historia  en primera persona, recurriendo a continuos flashbacks para hacer referencia a hechos que ocurrieron en el pasado. Presenta al conjunto de personajes secundarios que deambulan por el barrio de Gracia y del Guinardó, entre los que adquiere especial relevancia Susanita, enferma de tisis,  exhibida en la galería de su torre como una “Lolita” que despierta el deseo del adolescente Daniel.

Un muchacho que se inicia en la vida observando y escuchando a los adultos. Aprende pronto que en su mundo no hay espacio para los sueños, ni siquiera para los construidos por el “somiatruites” de Forcat, donde la realidad y la ficción se confunden irremediablemente, para acabar mostrando el lado más amargo de la vida. En donde los idealistas que lucharon por un mundo mejor, como Kim padre de Susana, son ahora unos desarraigados sin raíces a los que solo les mueve el odio, la traición y ese afán de venganza que domina a Denis convirtiendo en víctima a una niña enferma. 

Sobre el autor:

Considerado como  uno de los autores más importantes de la Barcelona de la posguerra, ha destacado por su carácter crítico con el franquismo, motivo que le llevó a vivir unos años en Paris y a publicar sus obras en Francia y Méjico a causa de la censura.

 Nació en Barcelona en 1933. Hijo del taxista Juan Faneca, a quien sólo vio en dos ocasiones. Su madre murió en el parto siendo adoptado por una familia payesa residente en el barrio barcelonés de Gracia, pasándose a llamar Juan Marsé Carbó.

Aunque sólo pudo cursar los estudios elementales, fue consciente desde la infancia de su gran vocación literaria. Sin embargo, debido al ingreso en prisión de su padre por militar en partidos de la izquierda catalanista, tuvo que ponerse a trabajar a los trece años en una joyería para ayudar a su familia, hasta conseguir subsistir con algunos trabajos relativos a la escritura, como su colaboración en la redacción de la revista “Por favor” al lado de Montalbán y Perich.

Entrega el original de su primera novela a la editorial Seix Barral. Carlos Barral la lee y se publica en 1961. Encerrados con un solo juguete, que fue finalista del Premio Biblioteca Breve Seix Barral. En 1961 se traslada a París y trabaja durante dos años como ayudante de laboratorio junto a Jacques Monod en el Instituto Pasteur mientras traducía guiones y enseñaba español. Con Últimas tardes con Teresa (1965), logra el Premio Biblioteca Breve.

Trabajó en publicidad y escribió diálogos para el cine. Escribe La oscura historia de la prima Montse (1970), , y Si te dicen que caí (1973), editada por primera vez en México debido a la censura, y en la que utiliza relatos inventados por los protagonistas llamados aventis que continuarán apareciendo en bastantes de sus obras siguientes.  Escribie para la industria cinematográfica. La muchacha de las bragas de oro (1978) fue llevada al cine por Vicente Aranda y consiguió el Premio Planeta.

Posteriormente aparecieron Un día volveré (1982), Ronda del Guinardó (1984), Premio Ciudad de Barcelona, y Teniente Bravo (1987), libro de relatos, Señoras y señores (1988), El amante bilingüe (1990), Premio Ateneo de Sevilla, El embrujo de Shangai (1993), consiguió el Premio de la Crítica y el Premio Europa, además, Fernando Trueba llevó a cabo una adaptación de esta novela al cine en 2002 con la película del mismo nombre. y Rabos de lagartija (2000). En el año 2004 aparece La gran desilusión, editado por su primera editorial, Seix Barral, y Canciones de amor en Lolita’s Club se publica en 2005. Seis años después se pone a la venta su Caligrafía de los sueños, y en 2014, Noticias felices en aviones de papel.

En 1997, recibió el Premio Juan Rulfo, máximo galardón de la letras de México. También fue reconocido con el Premio Internacional de Literatura Romance de la Unión Latina (1998), la Medalla de Oro de Barcelona al mérito cultural (2002), el Premio Extremadura a la Creación literaria de autor iberoamericano (2004) y uno de los Premios Quijote’06 de la Asociación Colegial de Escritores (ACE). El 27 de noviembre de 2008 fue galardonado con el Premio Cervantes, el más importante de las letras hispanas.