Cassini

Imagen

Otoño para evocar su ausencia.
Veinte años navegando sola,
sola no, en compañía del tiempo
los dos surcando el espacio infinito.
a
Cassini, buscando horizontes nuevos,
liberando los limites de la imaginación,
capturando con su mirada mágica
la misteriosa belleza del Universo.
a
Chronos compartiendo su Odisea,
impulsado por una curiosidad insaciable,
alargándose para seguir a la viajera
en busca del atormentado Saturno.
a
Supremo hacedor de un Cosmos
de océanos etéreos y volcanes helados,
tormentas agitadas por el violento Tifón,
anillos de roca y cristal para ocultar sus secretos.
a
Barreras que no detienen a la Exploradora,
sus ojos futuristas desvelan ocultos enigmas,
buscan el instante perfecto para desaparecer
en el ojo del huracán, rumbo a otra dimensión.
a
Desde la orilla opuesta escribo pensando en tí:
Hoy el mar, es una parabola trazada desde un horizonte
sombreado de pinzaladas grises, sobre su pupila
acuosa, caen despacio blandas lagrimas de lluvia otoñal.
                                                                                                        Mª Jesús Mandianes

 

Anuncios

Os Gatos

Foto de Mª Jesús Mandianes en Baltar (Ourense), agosto 2017

En la pequeña aldea
solo quedan viejos y gatos.
Sobre los muros de piedra,
observan indolentes
las pupilas húmedas
de los forasteros en su tierra.

Mágicas miradas, teñidas de verde
vigilan a distancia a los intrusos
recorriendo las calles empedradas,
la escuela muda de voces infantiles,
la iglesia vacía de oraciones,
el cementerio de tumbas olvidadas.

Maullando, se enredan mimosos
entre los pies impacientes
por cruzar la puerta del “lar”.
Mimetizados entre los recuerdos,
esperan que termine el verano
para marcar su territorio de “saudade”.

Con el otoño regresarán a la soledad
pintada de nostalgia y silencio,
roto por la poesía de sus maullidos,
por el crujir de las hojas secas
bajo las leves pisadas de los felinos,
guardianes de la memoria del pueblo.

                                                                              Mª Jesús Mandianes

                                                                       (Para mi hermana Ana Mandianes)

Abril

Crecen amapolas suicidas

entre las vías del tren.

Trepan las hiedras, temerarias,

intentando abrazar la catenaria.

a

Macetas de geranios deprimidos

cuelgan de las colmenas obreras,

mimetizadas entre el hormigón

de los polígonos industriales.

a

Atravesados por los caminos de hierro,

por el balanceo de la locomotora

acunando los sueños de los viajeros,

ciegas sus miradas a la primavera.

a

Fijas las pupilas en los diálogos mudos

de un móvil, reduciendo sus sentimientos

a la impresión táctil de los emoticones,

placebos inútiles para corazones autistas.

a

Y al fondo el Montseny, pincelada verde,

olor a ginesta, salvia y flores de saúco.

Abril radiante, anunciando la fiesta de la vida,

triunfando de nuevo sobre la inteligencia artificial .

                                                                                        Mª Jesús Mandianes

Mujeres por la Paz

Son una multiplicación de voces

aliadas en busca de la reconciliación,

armonizando el trabajo de reconstruir,

ideando mil proyectos de futuro.

a

Aliento vital de un planeta convulso,

exploradoras de horizontes nuevos

abriendo caminos contra la desigualdad,

avanzando sin tregua en busca de su Itaca.

a

Mujeres reinventando el mundo,

derribando muros, destruyendo tabúes,

combatiendo la ignorancia, venciendo el miedo,

alcanzando el sueño de vivir en paz.

                                                                     Mª Jesús Mandianes

Invierno

invierno4Atmósfera gris sobre un escenario

de ladrillo rojo y asfalto plomizo,

 solo recorrido por la fuerza impetuosa del viento ,

interpretando un gregoriano con voz profunda.

a

Las últimas hojas muertas cuelgan

en las ramas cenicientas de los arboles.

Como los restos de un sudario pútrido,

no logran cubrir la desnudez de su esqueleto.

a

El frio implacable congela la vida,

aletargada tras los cristales de una ventana,

reduce el tiempo a una perdida irreparable,

traspasa la piel anunciando la llegada del invierno.

a

A través de la cristalera ensombrecida de vaho

se adivina una mirada surcada de arrugas,

intuyendo la presencia del frio definitivo,

adivinando que ha llegado a la última estación.

a

Perdida la esperanza de regresar a la primavera

vuelve despacio al cobijo del viejo sillón,

al abrigo familiar de la toquilla de lana,

al olor envolvente a manzanas maduras.

a

Sus pupilas cansadas recorren despacio un álbum,

tal vez fotografías evocadoras de instantes felices,

de pronto se posan nostálgicas en un sofá vacío,

balbuceando una oración para sus recuerdos más queridos.

                                                                           Mª Jesús Mandianes

Poema de Navidad de Joseph Brodsky

navidad9Cae la nieve dejando al mundo reducido.
En esa época, se dan al desenfreno, los Pinkerton,

y te descubre a ti mismo, de cualquier manera,
la huella impresa en ella con descuido.
Esos hallazgos no exigen tributo.
Silencio por todo el barrio.
!Cuánta luz se metió en ese trozo de estrella
al llegar la noche! Tanta como fugitivos en una balsa.
No te ciegues, !mira! Tú también eres huérfano,
Desarraigado, canalla, estás fuera de la ley;
no busques, porque nada tienes. De tu boca,
como de un dragón, salen bocanadas de humo.
Mejor será que reces en voz alta, como un segundo Nazareno,
por los reyes sin reino que vagan por los presentes
en ambos confines de la tierra,
y por todos los niños en sus cunas.

                                                                 Joseph Brodsky, Diciembre de 1986

Veinticuatro de diciembre”es una de las poesías incluidas en la obra “Poemas de Navidad” donde Brodsky, prescindiendo de tópicos y sensiblerías, intenta una reflexión profunda sobre ese tiempo donde el consumismo convulsivo domina la voluntad de la buena gente, dispuesta a endeudarse a cambio de una vana ilusión de felicidad. El autor pretende cambiar el nivel de conciencia de los lectores haciendo que reflexionen sobre lapoemarionavidad1 posibilidad de que bajo los destellos de las luces navideñas, a su lado camine un fugitivo, un exiliado, una victima de todas las injusticias ocultas tras el decorado de la dulce Navidad

Cuenta que inició el poemario en una dacha de Komarovo, donde le sirvió de inspiración el recorte de una revista polaca representando la adoración de los Magos de Oriente. A partir de entonces se propuso escribir un poema todas las navidades durante los últimos veinticinco años de su vida, siempre sorprendido ante el hecho de que un “supuesto acontecimiento” como el nacimiento de un hombre (Cristo) pudiese dividir la historia de la humanidad en dos partes: antes y después de su advenimiento.

Escritas en versos pareados, imitando las rimas del folclore popular, parte de su magia se pierde inevitablemente en la traducción de J.J Herrera y Esvetlana Maliavina. Esta última interpreta el significado de los poemas de Navidad como “un intento por superar la luz, pues sólo mirando fijamente en la oscuridad se puede distinguir la estrella, signo de esperanza y equilibrio”

Reseña    bibliográfica:                                                                                                              Joseph Brodsky (Leningrado 1940- Nueva York 1996) Premio Nobel de Literatura 1987. Fue un adolescente rebelde que abandonó los estudios a los quince años para dedicarse a escribir poemas y aprender idiomas. En la sociedad soviética de la época era inaceptable un joven que no estudiaba ni trabajaba, por lo que fue acusado de parasitismo social, siendo deportado en 1964 a una granja colectiva en la penitenciaría de Arjanguelsk, a orillas del río Dvina, donde le obligaron a acarrear estiércol durante un año y medio. Había sido condenado a cinco años, pero fue indultado gracias a la intervención de Ana Ahmátova, Dimitri Shostakóvich y otros artistas importantes. Sigue leyendo

Podrías ser Tú

cartel00Imagina, podría ser tu madre,

la Scheherazade de las mil y una noches en la niñez,

esa adivina a la que no puedes ocultar inquietudes ni anhelos ,

la consejera que escucha, sugiere y acepta tus decisiones.

a

Humillada, insultada, golpeada, violada

a

Imagina, podría ser tu hermana,

la chiquilla para quien eres un héroe protector,

esa cría con la que es imposible enfadarse,

la pequeña hechicera de mirada risueña.

a

Humillada, insultada, golpeada, violada

a

Imagina, podría ser tu amiga,

la niña con quien jugabas en el parque,

esa compañera de clase dispuesta a ayudarte,

la confidente a la que cuentas tus proyectos.

a

Humillada, insultada, golpeada, violada

a

Imagina, podría ser tu vecina,

la chica que te encuentras en el ascensor,

esa muchacha tímida que apenas se atreve a saludarte,

la mujer con la que te gustaría compartir la vida.

a

Humillada, insultada, golpeada, violada

a

Imagina, podrías haber sido tú

si fueras una mujer, una joven, una niña

en una sociedad donde  confunden virilidad,

con violencia ciega contra la esencia de la feminidad.

                                                                                            Mª Jesús Mandianes