Juana Ines de la Cruz, la X Musa

Estos versos, lector mío,                         que a tú deleite consagro,                         y sólo tienen de buenos                 conocer yo que son malos,                     ni disputártelos quiero                             ni quiero recomendarlos,                porque eso fuera querer                    hacer de ellos mucho caso.

Cuando pienso en México no puedo evitar visualizar todos los tópicos que han ido alimentando los medios de comunicación a lo largo de los años: Machismo, narcotráfico, corrupción… Si retrocedo al siglo XVII  me toca desenterrar la opresiva época del Virreinato, cuando “Nueva España” era gobernada por un representante del rey.

La educación de las mujeres de la época (criollas) se reducía a aprender el catecismo, buenos modales y trabajos manuales. Debían de ser virtuosas, obedientes y sumisas. El mejor método para conseguir ese objetivo era mantenerlas en la más absoluta ignorancia, por eso no asistían a la escuela, no era necesario que supieran leer ni escribir.

Que dentro de la estructura social que marginaba a las mujeres de la cultura y la educación, sea precisamente una mujer la mayor exponente de la poesía colonial rompe con todos los tópicos y eleva a Juana Inés de la Cruz a la categoría de “Mujer sabia”.

Con el objeto de liberarme de prejuicios la despojo del titulo de “Sor” y de los “habitos”, que sin duda le abrieron las puertas a la gran formación humanística que revela su obra. Descubro entonces a una creadora capaz de hacer sombra a Gongora y a los grandes autores del Barroco, cuya creatividad abarcaba la poesía (Profana, sacra y filosófica), la prosa, la música y la pintura.

Su vida (12 de noviembre, 164 –17 de abril 1695, México) puede dividirse en tres periodos bien diferenciados:

  • Sus años en la Corte Virreinal:                                                                                              A pesar de ser una época breve deja una profunda huella en su literatura. Juana tuvo una estrecha relación con la virreina, dando pie a la leyenda de una “amistad amorosa”. Entre los 16 y los 20 años vivió en la corte, aprendió los usos y costumbres cortesanos de la Nueva España del siglo XVII. Su ingenio poético y sus conocimientos filosóficos provocaron la admiración de cuantos participaban en las tertulias cortesanas, en las cuales fue el centro de atención. A los 19 años, justo cuando comenzaba a alcanzar renombre, decidió hacerse novicia con las Carmelitas descalzas, una experiencia le duró apenas tres meses, pues no pudo con la dureza de la regla. Regresó al “mundanal ruido” y a los 21 años, se integró para siempre en otra orden menos rígida, la de las Jerónimas.

  • Su vida conventual:                                                                      

    Juana renunció al matrimonio, que le impedía dedicarse a la vida intelectual, pero su ingreso en el convento no respondía a una vocación religiosa, era una forma de libertad espiritual. Sin obligaciones domesticas, ni ataduras, podía desarrollar su talento literario. Allí tuvo la oportunidad desenvolver sus inquietudes intelectuales… pero también su deseo de ser conocida. En las Jerónimas “la regla era blanda y las infracciones numerosas y generales”. Ella no fue una excepción: “fue una monja tibia y no se distinguió ni por el fervor ni por el rigor”. Sor Juana se sirvió del convento para “saber” y de sus relaciones con los virreyes para que su conocimiento fuera divulgado y discutido. De hecho fue la virreina la que ordenó publicar por primera vez sus poemas y gracias  ella podía salir del convento sin restricciones.

  • Sus últimos años:                                                                                                                    Se reducen al drama de una mujer sola que lucha contra los prejuicios de una sociedad intolerante. Se convirtió en un ejemplo de rebeldía contra la autoridad, llegando incluso a cuestionar los valores de la sociedad patriarcal.

Dos composiciones fundamentales de esa época son su Carta Atenagórica (Critica al sermón  del jesuita Antonio Vileira), que supuso el principio del fin de su producción literaria, por su censura a los aspectos socio-políticos del sistema colonial, y finalmente su Respuesta a Sor Filotea de la Cruz nombre bajo el cual se escondía el poderoso Obispo de Puebla. En la epístola Juana se las arregla para hacer una sutil defensa de sus posiciones como contestación a todas las recriminaciones que le hizo el obispo, advirtiéndole que ninguna mujer debía afanarse por aprender de ciertos temas filosóficos. En su defensa, Sor Juana señala a varias mujeres doctas, como Hipatía de Alejandría, filósofa neoplatónica asesinada por cristianos en el año 415 (La carta no se público hasta el año 1700)                                                                                    Aunque, finalmente atrapada por las intrigas y amenazas de sus enemigos, se vio obligada a quemar sus libros y a hacer penitencia ratificando sus votos religiosos. Falleció poco después a consecuencia de una epidemia mientras cuidaba de las monjas enfermas.

Análisis:                                                                                                                                             Su obra es un claro exponente del barroquismo literario, donde se reflejan las sutilezas y dobles sentidos del juego erótico. En sus versos se plantean los dilemas entre “los afectos profundos” y “las urgencias del cuerpo” Sigue leyendo

Anuncios

Belén Imperfecto

Nunca llegan al portal
las figuras del belén.
Los pastores se han quedado
sin las piernas por correr.
No encuentran los Reyes Magos
la estrellita de papel.
Los camellos en el musgo
ya no se pueden mover.
El río de plata sigue
desembocando al revés.
La lavandera del lago
nunca acaba de tender.
Herodes hoy ha encendido
las mismas luces de ayer.
En las montañas la nieve
no se puede deshacer.
La Virgen está esperando
y esperando San José
La comadrona no llega
y ya empieza a anochecer.
El pastor tampoco viene
con la hierba para el buey.
Los hombres no llegan nunca
a la cueva de Belén.
La Virgen está esperando
y el Niño Jesús también.

                                        Victor Manuel Arbeloa

…El encanto de esos Belenes en los que conviven pacíficamente Super Mario, Son GoKu y Bob Esponja, donde las ovejas son del tamaño de un dinosaurio y los pastores, liliputienses de todas las épocas. Eso si, los tres Reyes Magos siempre se representan como unos personajes barrocos, cargados de regalos, que a lomos de sus camellos avanzan cada noche unos centímetros empujados por la magia de una mano adulta… ¡Que esta noche no le falte a ningún niño la ilusión de un regalo!

El Primero de Enero

El primero de enero, tararí,
será tan gris como un lunes cualquiera,
sin Drácula escalando el Pirulí,
ni marcianos cruzando la frontera.

Más de lo mismo bajo el cielo añil,
cronos en su fugaz trono vacío,
la anoréxica luna giligil
no exportará vacunas contra el frío.

Llenaré otro galpón municipal
y esperaré el diluvio universal
viendo crecer el bosque por la acera.

El primero de enero (del dos mil),
aunque siga muriéndome por ti,
me iré con la primera que me quiera.

                                                                                     Joaquín Sabina

«El primero de enero», es una de las poesías  que Joaquín Sabina incluyó en su   poemario «Ciento volando de catorce» (2001),  una recopilación de cien sonetos inéditos escritos a lo largo de cuarenta años, donde el artista muestra su habilidad para teñir de ironía el desencanto y las decepciones acumuladas a lo largo de la vida. En  este poema cuenta el escepticismo que le provoca la llegada de un nuevo año, donde solo cabe pensar que continuaremos aferrados a la rutina de una existencia  mediocre.

Frente a la desilusión, compartida en silencio por tantos, solo nos queda el pobre consuelo de brindar con una copa de cava después de disfrazarnos con la mascara de la alegría.

 

 

 

 

Cassini

Imagen

Otoño para evocar su ausencia.
Veinte años navegando sola,
sola no, en compañía del tiempo
los dos surcando el espacio infinito.
a
Cassini, buscando horizontes nuevos,
liberando los limites de la imaginación,
capturando con su mirada mágica
la misteriosa belleza del Universo.
a
Chronos compartiendo su Odisea,
impulsado por una curiosidad insaciable,
alargándose para seguir a la viajera
en busca del atormentado Saturno.
a
Supremo hacedor de un Cosmos
de océanos etéreos y volcanes helados,
tormentas agitadas por el violento Tifón,
anillos de roca y cristal para ocultar sus secretos.
a
Barreras que no detienen a la Exploradora,
sus ojos futuristas desvelan ocultos enigmas,
buscan el instante perfecto para desaparecer
en el ojo del huracán, rumbo a otra dimensión.
a
Desde la orilla opuesta escribo pensando en tí:
Hoy el mar, es una parabola trazada desde un horizonte
sombreado de pinzaladas grises, sobre su pupila
acuosa, caen despacio blandas lagrimas de lluvia otoñal.
                                                                                                        Mª Jesús Mandianes

 

Os Gatos

Foto de Mª Jesús Mandianes en Baltar (Ourense), agosto 2017

En la pequeña aldea
solo quedan viejos y gatos.
Sobre los muros de piedra,
observan indolentes
las pupilas húmedas
de los forasteros en su tierra.

Mágicas miradas, teñidas de verde
vigilan a distancia a los intrusos
recorriendo las calles empedradas,
la escuela muda de voces infantiles,
la iglesia vacía de oraciones,
el cementerio de tumbas olvidadas.

Maullando, se enredan mimosos
entre los pies impacientes
por cruzar la puerta del “lar”.
Mimetizados entre los recuerdos,
esperan que termine el verano
para marcar su territorio de “saudade”.

Con el otoño regresarán a la soledad
pintada de nostalgia y silencio,
roto por la poesía de sus maullidos,
por el crujir de las hojas secas
bajo las leves pisadas de los felinos,
guardianes de la memoria del pueblo.

                                                                              Mª Jesús Mandianes

                                                                       (Para mi hermana Ana Mandianes)

Abril

Crecen amapolas suicidas

entre las vías del tren.

Trepan las hiedras, temerarias,

intentando abrazar la catenaria.

a

Macetas de geranios deprimidos

cuelgan de las colmenas obreras,

mimetizadas entre el hormigón

de los polígonos industriales.

a

Atravesados por los caminos de hierro,

por el balanceo de la locomotora

acunando los sueños de los viajeros,

ciegas sus miradas a la primavera.

a

Fijas las pupilas en los diálogos mudos

de un móvil, reduciendo sus sentimientos

a la impresión táctil de los emoticones,

placebos inútiles para corazones autistas.

a

Y al fondo el Montseny, pincelada verde,

olor a ginesta, salvia y flores de saúco.

Abril radiante, anunciando la fiesta de la vida,

triunfando de nuevo sobre la inteligencia artificial .

                                                                                        Mª Jesús Mandianes

Mujeres por la Paz

Son una multiplicación de voces

aliadas en busca de la reconciliación,

armonizando el trabajo de reconstruir,

ideando mil proyectos de futuro.

a

Aliento vital de un planeta convulso,

exploradoras de horizontes nuevos

abriendo caminos contra la desigualdad,

avanzando sin tregua en busca de su Itaca.

a

Mujeres reinventando el mundo,

derribando muros, destruyendo tabúes,

combatiendo la ignorancia, venciendo el miedo,

alcanzando el sueño de vivir en paz.

                                                                     Mª Jesús Mandianes