Hilos

 Collage de Mª Jesús MandianesTitulo: Hilos

Autora: Chantal Maillard

Estilo: Poesía

Editorial: Tusquets

Grandes palabras como Dios, verdad, mundo, realidad, no son más que pensamientos y esos son los Hilos, exteriorizados como Poemas-Husos, que  cada una de ellas es un hilo mental. En Hilos, hay un personaje que tropieza con los conceptos, los cuestiona, pero cada vez que lo hace se paraliza y termina siendo el personaje “Cual”: (Entrevista del País)                                                                                                           

Reflexión personal:                                                                                                                         Los versos de Chantal están compuestos de palabras en las que profundiza  intentando recuperar su sentido original, como cuando las pronunció por primera vez el ser humano, repitiéndolas despacio, tratando de entender su alcance. Las exprime hasta reducirlas a la idea abstracta, las desmenuza, busca todos los significados y encuentra otros nuevos, invitando a la reflexión filosófica, a com-padecer-la, expresión que repito mentalmente al final de la lectura de cada uno de sus poemas-huso,  interpretándola como “padecer con ella”

Porque en sus poemas no hay palabras que consuelen, ni que liberen de la angustia. Son cicatrices abiertas, son vértigo, inquietud, angustia, miedo, sentimientos que nacen del sufrimiento que siente ante el suicidio de su hijo. Sus versos son gritos de aflicción por una perdida irreparable, también por su enfermedad, por eso el huso principal es el dolor… probablemente sin la escritura no hubiera podido sobrevivir a tanta perdida.

Anális y resumen:                                                                                                                               El poemario se divide en dos partes: Hilos y Cual. Hilos a su vez se subdivide en varias partes. La primera se titula Poemas-Husos está constituida por 24 poemas, que se mueven sobre un único huso, como una metáfora sobre el estado de animo. Le siguen otras siete secciones: Calma, Irse, De pie, Irse, El cuarto, Visitas o sueños; La luz, el aire, el pájaro.

Son poemas donde la autora analiza sus sentimientos y emociones desde “afuera”, distanciandose del propio “Yo” para poder relativizar la mágnitud de su sufrimento, inventado palabras que le ayuden a cambiar su realidad, a transformarla, creando una nueva realidad que e ajuste a los vocablos que ha creado. Rompiendo así el esquema de la filososofía racionalista, cuyo pilar fundamental es la razón como fuente de conocimiento y la realidad que existe fuera del sujeto que la percibe. Al contrario Chantal pone en duda la existencia de esa realidad, considera que todo lo que llamamos “real” depende, exclusivamente de nuestra conciencia, de nuestras ideas.

Uno”, poema en el cual Chantal parece cuestionar su propia identidad, enrededada en una telaraña de “sospechas” “dudas” y “contradicciones”. Donde a veces cuesta entender el sentido que quiere darle a cada palabra. “Uno” como concepto filosófico que define la unidad primordial del ser, uno siguiendo el “hilo” metafórico de una idea que la mente segrega y va “hilando”.

Pero no hay silencio.

No mientras se dice.

No lo hay. Hay hilo,

otro hilo.

La palabra silencio dentro.

Dentro de uno-¿Uno?

En el “Pánico” (pág.21) la poeta describe el terror que siente en su interior invadiéndolo todo: Su yo, su habitación, su casa. Usa neologismos (giro nuevo en una lengua) compuestos de dos palabras y guión: casa-huesos. Corta los versos con continuos puntos seguidos reduciéndolos a hilos (pensamientos)

El cansancio. La sed. El pánico,

Dentro,

Fuera no se mueve.

Dentro, pánico.

Humedad que traspasa

la casa-huesos

Sigue leyendo

Anuncios

Chove en Santiago

Chove en Santiago                                                                        Llueve en Santiago
meu doce amor                                                                             mi dulce amor
camelia branca do ar                                                                    camelia blanca del aire
brila entebrecida ao sol.                                                               brilla entenebrecida al Sol

Chove en Santiago                                                                      Llueve en Santiago
na noite escura                                                                            en la noche oscura
herbas de prata e sono                                                                hierbas de plata y sueño
cobren a valeira lúa.                                                                   cubren la desierta Luna.

Olla a choiva pola rúa                                                                 Mira la lluvia por la calle
laio de pedra e cristal.                                                                 llanto de piedra y cristal.
Olla no vento esvaido                                                                 mira en el viento desvaido
soma de cinza do teu mar.                                                          sombra de ceniza de tu mar.

Soma e cinza do teu mar                                                            Sombra y ceniza de tu mar
Santiago, lonxe do sol                                                                Santiago, lejos del Sol
agoa da mañan anterga                                                              agua de mañana antigua    trema no meu corazón.                                                              tiembla en mi corazón.

Federico García Lorca

 

25 de Julio, desde el ardiente verano mediterráneo “bebo” despacio las estrofas del poema de Lorca, saboreando la delicada frescura de cada verso, sedienta de ver caer la lluvia sobre las piedras de Santiago. Por que hoy es un día para desandar todos los caminos por los que me ha conducido la vida y volver a perderme entre la niebla y las calles antiguas siguiendo el lamento de las gaitas. Llegar hasta el claustro del colegio Fonseca y sentada en un banco de piedra leer el poemario de este andaluz empapado de saudade, que hechizado por la fuerza formidable de Compostela se sintió poeta de la mar atormentada, de la alta hierba, de la lluvia pausada.

Federico García Lorca era un experto de la lírica gallega y de la sensibilidad de esa tierra a la que visitó en varias ocasiones. Su cultura y sus paisajes, formaron parte de su vida desde la primera visita en 1916. En 1917 escribió en un artículo: “Se comprende, viendo el paisaje de Galicia, el carácter triste de sus habitantes y su música, que dice de penas, de amores, de imposibles”

A finales de otoño de 1932 la revista Yunque publicó Madrigal á cibdá de Santiago (“Madrigal a la ciudad de Santiago”). Posteriormente compuso Romaxe de Nosa Señora da Barca (“Romería de Nuestra Señora De La Barca”), Cantiga do neno da tenda (“Cantiga del niño de la tienda”), Noiturnio do adoescente morto (“Nocturno del adolescente muerto”), Canzón de cuna pra Rosalía de Castro, morta (“Canción de cuna para Rosalía de Castro,muerta”) y Danza da lúa en Santiago (“Danza de la luna en Santiago”).

Mª Jesús Mandianes

 

Renoir entre mujeres

pierre-auguste_renoir_-_julie_manetRenoir muestra su fascinación por la mujer con múltiples retratos donde plasma el mundo femenino desde todas sus facetas y en todas las etapas de la vida. Sus pinceles inmortalizan la inocencia infantil en la mirada soñadora de una niña acariciando el gato que ronronea en su regazo. Burguesas refinadas vestidas con la discreta elegancia que se espera de su clase social. Pinturas que contrastan con la ternura que emanan jóvenes madres amamantando a sus hijos. Punto y aparte en la obra del autor son las sofisticadas muchachas que retrata alternando en el Moulin de la Galette, reflejan en su rostro la alegría de vivir. Vestidas con trajes de colores brillantes hablan mostrando una actitud relajada, bailan y se mueven en todas direcciones desbordantes de vitalidad.

Sus desnudos son la representación de la sensualidad reflejada a través de mujeres jóvenes, de piel tersa y rebosantes de salud. Algunas integradas en paisajes idílicos, otras sorprendidas en su aseo diario. Odaliscas exuberantes, recostadas sobre un sofá o tendidas sobre la cama, con expresión desinhibida miran directamente al espectador sin asomo de duda o pudor en su retina.

Renoir entre mujeres. Del ideal moderno al ideal clásico” ofrece una visión amplia del ideal femenino que fue adaptándose a los distintos estilos artísticos con los que Renoir experimentó, desde el impresionismo al clasicismo, pasando por las etapas en las que se adivina la influencia de Rubens o Tiziano, yendo más lejos de Miguel Ángel o Rafael. Además confronta sus obras con las de otros artistas que pintaron los mismos temas, cada uno desde su óptica particular

Todo un universo femenino representado en la exposición organizada por la Fundación Mapfre gracias a los prestamos realizados por los museos parisinos de Orsay y de la Orangerie. Le acompañan otros 30 lienzos realizados por autores coetáneos de la talla de Van Gogh, Cézanne, Degàs o Picasso, junto a trabajos de los catalanes Ramon Casas, Santiago Rusiñol o Carles Casagemas, que pintaron los mismos escenarios de Montmartre que Renoir.

En la Fundación Mapfre, Casa Garriga i Nogués, del 17 de septiembre de 2016 al 8 de enero de 2017.

El Mundo Perfecto de Sally Swatland

Ni una nube en el cielo, ni sombra de marejada en la playa. Solo la costa bañada por la espuma de olas, como puntillas acariciando los pies de unos niños siempre rubios, guapos, felices. Es la imagen más tierna del sueño americano, que Sally plasma para deleite de sus familias.

Y yo me asomo embelesada a ese mundo ideal, en el que hasta el océano parece estar posando para que el retrato salga perfecto. El mar revestido con toda la paleta de azules imaginable, ribeteado de la blonda marina más delicada. El cielo, casi traslucido, adornado de borreguillos de algodón, nada debe enturbiar la belleza de los niños acicalados con sus trajecitos años 20.

El conjunto es un placebo que nos distrae de otra realidad, donde la infancia no tiene la piel tan clara, ni es tan guapa. Me atrevería a decir que alguna de esas damas americanas, que pasan el tiempo asistiendo a subastas a favor de causas nobles, la calificaría de “fea”. Es la dolorosa realidad de un mundo infantil donde no hay lugar para la inocencia, ni existe la palabra vacaciones, son niños que lo único que han aprendido en sus pocos años de vida es a conjugar el verbo “sobrevivir”

Mª Jesús Mandianes

Del impresionismo al Neo-Impresionismo

Las características del Impresionismo son muy claras, intenta plasmar más que cualquier otro estilo la luz y sus efectos en los paisajes e instantes de la vida. La gran estrella del movimiento impresionista es sin duda el paisaje, cuya diversidad de matices permite a los artistas jugar con los colores. Se caracteriza por el uso de tonalidades puras, sin mezcla, y por el contraste cromático. En la paleta de los pintores dominan los tonos claros y brillantes, no hay lugar para el negro ni sus variantes. Buscan el contacto con el aire libre (pintura a “plein air”) El tema es un pretexto para captar la luz y la atmósfera.

Este gran movimiento pictórico generó diferentes ramas, como el posimpresionismo y el Neo-impresionismo, un estilo que se caracteriza por el gran despliegue decorativo, donde se podía encuadrar la obra de Sally Swatland.  En sus trabajos se puede observar la relevancia que recupera el dibujo, que el impresionismo había relegado en favor de las manchas de color.

swatland

Las características principales del Neo-impresionismo:

  • Formas concebidas dentro de una geometría de masas puras, bien definidas. Preocupación por el volumen.
  • Retorno a la ordenación meditada del cuadro, aplicando los principios clásicos de la composición.
  • Aplicación del principio de la mezcla óptica: los tonos son descompuestos en los colores básicos puros para que el ojo los restituya en la visión lejana normal.
  • Utilización de la técnica del puntillismo: los cuadros son pintados mediante pequeñas pinceladas o punteados de colores puros para así lograr la mezcla óptica.

Aunque para una profana en la pintura como yo, a la que es difícil distinguir las diferencias entre los tres estilos, este es un detalle secundario. Hay veces que una solo busca en la observación de un cuadro el placer estético. Sobretodo que el pincel no recoja ninguna forma de crítica social, tan saturadas están nuestras miradas de contemplar el dolor, que en ocasiones necesitamos adormecernos contemplando a niños jugando en la playa. Sigue leyendo

Amarillean los árboles

escribir

Amarillean los arboles,

sus hojas se amontonan

en mi pedazo de acera,

las piso sin querer

y ellas me gritan

que no se acostumbran

a ser otoño.

Y yo las miro,

y no se qué decir

porque yo tampoco me acostumbro

a que los árboles se queden dormidos

a tener que escuchar

el lamento de unas hojas

que se quiebran con mis pasos.

Amarillean como las imágenes

de las fotografías

amontonadas en cajas de zapatos.

Esos zapatos que recorren la ciudad

sobre la ropa vieja de los árboles,

ropa arrugada y rota

que se lamenta una y otra vez

de no poder ser al menos

fotografías olvidadas.

                                                   Ana Merino (Madrid, 1971)

En la “semana de la poesía 2016” las calles del barrio de Sant Marti escriben versos y los vecinos olvidando las prisas se paran a leerlos impresionados por la belleza de los poemas, por la profundidad del mensaje, y a veces  por la sorpresa de descubrir una firma femenina en medio de tanto varón.

Hoy he tropezado con un poema de Ana Merino, lo he leído y releído fascinada por la ana merinosencillez  de unas palabras que dicen tanto… yo tampoco me acostumbro a ser otoño.

Avergonzada de mi ignorancia busco en google su imagen y en la wikipedia descubro el historial de una  poetisa que forma parte de la “Generación poética del 2000”. Con un curriculum impresionante: Su primer poemario,  “Preparativos para un viaje”, obtuvo el premio Adonais en 1994. Es autora además de “Los días gemelos” Visor 1997; “La voz de los relojes” Visor 2000; “Juegos de niños” Visor 2003, Premio Fray Luis de León, y “Compañera de celda” Visor 2006, traducido al ingles en 2007.

Contra Jaime Gil de Biedma

jaime3De qué sirve, quisiera yo saber, cambiar de piso,
dejar atrás un sótano más negro
que mi reputación —y ya es decir—,
poner visillos blancos
y tomar criada,
renunciar a la vida de bohemio,
si vienes luego tú, pelmazo,
embarazoso huésped, memo vestido con mis trajes,
zángano de colmena, inútil, cacaseno,
con tus manos lavadas,
a comer en mi plato y a ensuciar la casa?

Te acompañan las barras de los bares
últimos de la noche, los chulos, las floristas,
las calles muertas de la madrugada
y los ascensores de luz amarilla
cuando llegas, borracho,
y te paras a verte en el espejo
la cara destruida,
con ojos todavía violentos
que no quieres cerrar. Y si te increpo,
te ríes, me recuerdas el pasado
y dices que envejezco.

Podría recordarte que ya no tienes gracia.
Que tu estilo casual y que tu desenfado
resultan truculentos
cuando se tienen más de treinta años,
y que tu encantadora
sonrisa de muchacho soñoliento
—seguro de gustar— es un resto penoso,
un intento patético.
Mientras que tú me miras con tus ojos
de verdadero huérfano, y me lloras
y me prometes ya no hacerlo.

Si no fueses tan puta!
Y si yo supiese, hace ya tiempo,
que tú eres fuerte cuando yo soy débil
y que eres débil cuando me enfurezco…
De tus regresos guardo una impresión confusa
de pánico, de pena y descontento,
y la desesperanza
y la impaciencia y el resentimiento
de volver a sufrir, otra vez más,
la humillación imperdonable
de la excesiva intimidad.

A duras penas te llevaré a la cama,
como quien va al infierno
para dormir contigo.
Muriendo a cada paso de impotencia,
tropezando con muebles
a tientas, cruzaremos el piso
torpemente abrazados, vacilando
de alcohol y de sollozos reprimidos.
Oh innoble servidumbre de amar seres humanos,
y la más innoble, que es amarse a sí mismo!

                                                     Jaime Gil de Biedma, poemas póstumos,1968

En la semana de la poesía 2016, Gil de Biedma ha ocupado un lugar destacado. Con jaime1motivo del 25 aniversario de su muerte un homenaje en el TNC bajo el titulo “Rosas de papel”  ha recordado al poeta a través de una selección de sus versos, que muestran sus deseos, temores y un erotismo que acaba produciendole una dolorosa sensación de “desamparo”. Cínico y contradictorio, obligado a convivir con su otro “yo” al que tanto detesta, y que representa la parte más canalla de su personalidad, no duda en sacarlo a la luz enfrentándose a la falsa moralidad de esa burguesía de la que forma parte.


Lluvia purpúra

princeNunca quise causarte ninguna tristeza
nunca quise causarte ningún dolor
solo quise verte una vez sonriendo
solo quise verte sonriendo en la lluvia púrpura

Lluvia púrpura, lluvia púrpura
Lluvia púrpura, lluvia púrpura

Solo quise verte bañándote en la lluvia púrpura
nunca quise ser tu amante de fin de semana
solo quise ser alguna clase de amigo
nena, nunca podría robarte a otro
es una lastima que nuestra amistad tenga que terminar

Lluvia púrpura, lluvia púrpura
Lluvia púrpura, lluvia púrpura

Solo quise verte bajo la lluvia púrpura
cariño,  yo se,  yo se,  yo se que los tiempos están cambiando
es tiempo de que alcancemos algo nuevo
eso significa que tú también
dices que quieres un guía
pero no pareces decidirte
creo que mejor te acercas
y déjame guiarte a la lluvia púrpura

Lluvia púrpura, lluvia púrpura
Lluvia púrpura, lluvia púrpura

Solo quiero verte, solo quiero verte
en la lluvia

                                                               Prince

Confieso que siempre fui critica con ese aspecto androgino y el look barroco que tanto le gustaba cultivar. Adivinaba tras esa estudiada imagen de maketing a un gran narcisista, pero esa canción lograba que le disculpase todas sus excentricidades.

No escuchaba ninguna otra composición suya, pero cuando en “lluvia purpura” quise encontrar alguna perversión del lenguaje que me permitiera seguir criticando su música comercial,  encontré al ser humano revestido de sensibilidad y talento, ese autentico “yo sincero” que seguramente le obligaban a esconder.

El paso del tiempo hizo que la estrella se fuera eclipsando, provablemente en el horizonte solo veia la decadencia física y la ausencia de proyectos nuevos con que sorprender… y a los 57 años le sorprendió la muerte.