Mòbils amb límits d’edat

Acaben de passar els reis amb un munt de regals; per a la meva sorpresa els més desitjats no són les nines, ni les pilotes… els mòbils són l’objecte de desig de nens que no superen els cinc anys i es queden embadalits davant de la pantalla sense fer cas de res ni de ningú.

El sentit comú ens diu que els nens tenen tota la vida per fer servir els mòbils, així  que no cal posar-los un smartphone a la mà quan encara son uns “nadons”. Aquesta és una temptació que tenen molts pares per a que el nen deixi de molestar. Però el manual d’instruccions del mòbil no especifica les conseqüències del seu ús a edats  tan curtes.

Fa uns mesos l’Acadèmia Americana de  Pediatria va recomanar que els nens de 0 a 3 anys no tinguessin cap contacte amb els mòbils, els de 3 a 6 anys una hora al dia i dels 6 als 12 anys no més de dues hores per dia.

Les conseqüències de la seva utilització sense límits poden anar des de la obesitat per sedentarisme,  al dèficit d’atenció en disminuir la concentració i la memòria dels nens. Sense oblidar les alteracions del somni  i l’addicció infantil que  els aïlla del seu entorn i algunes vegades els torna agressius.

A molts pares els dona tranquil·litat que el seu fill porti un mòbil a sobre perquè així poden controlar on són,  sobretot quan han d’anar i tornar sols de l’escola i són encara petits. En aquests casos els pares haurien d’establir normes sobre l’ús dels telèfons i predicar amb l’exemple no enviant missatges mentre condueixen o apagant-lo quan estan menjant en família.

A més, els pares han de controlar l’ús que el seus fills fan dels telèfons perquè no es donen compte dels riscos de donar les seves dades personals a desconeguts, de compartir fotos compromeses o accedir a continguts no adequats per a la seva edat.

Per a concloure, els pares han d’aconseguir que els seus fills comprenguin que hi ha vida més enllà de les pantalles dels seus mòbils. Aquests són una eina que permet la comunicació i dona accés ràpid a la informació, però no són un substitut de les relacions humanes.

25 N: contra la represión de las mujeres iraníes

Los que se consideran dueños de la verdad absoluta empiezan descalificando, menospreciando e insultando a las mujeres que no siguen sus normas en la forma de vestir y acaban asesinándolas por no llevar hiyak cubriendo algo “tan provocativo” como el cabello femenino.

Señores casposos, intransigentes e hipócritas: la primera lección del feminismo es el respeto absoluto a los/las semejantes de cualquier edad, sexo y condición; lo que implica que las críticas a algo tan aleatorio como el aspecto físico y la manera de vestir son una agresión psicológica a la dignidad del otro/otra, que puede ser considerada delito.

La muerte de Mahsa Amini, arrestada por la “policía de la moral” y asesinada por no llevar el pelo cubierto con el hiyab, ha provocado la explosión de la rebeldía contenida de las mujeres iraníes, que ven como día a día se recortan sus derechos:

Para casarse, trabajar, viajar, abrir una cuenta bancaria o heredar están sometidas a leyes anacrónicas y dependen de la voluntad del jefe de familia. Para divorciarse una mujer deberá fundamentar su decisión ante el juez y esperar su autorización. Los hijos le serán confiados hasta los dos años en el caso de un varón, hasta los siete en el de una niña.

La premio Nobel iraní Shrin Ebadi (abogada y jueza) lleva años denunciando que “el Gobierno iraní quiere restringir el acceso de las mujeres a la universidad para que dejen de ser activas en la sociedad y para que vuelvan al hogar”. La policía de la moralidad quiere reeducar a las mujeres para que regresen a sus casas y dediquen todos sus esfuerzos a procrear nuevas  generaciones de machistas, pero la jóvenes  madres saben que deben educar hijas e hijos en el  feminismo como una cuestión de supervivencia.

Bajo los lemas “Justicia, libertad y no al hiyab obligatorio” y “Mujeres, vida y libertad”, las mujeres salen cada día a la calle a manifestarse sin utilizar el velo. Han convertido a Mahsa Amini en un símbolo de la protesta, en su nombre se rebelan contra la progresiva discriminación de las mujeres, porque «Las leyes actuales en Irán, las leyes islámicas, no son más que una excusa para pisotear los derechos de la mujer»

¡Les voreres son pels vianants!

Els accidents diaris que provoquen  l’ús dels patinets elèctrics a les voreres m’ha portat, com a veïna del barri, a escriure dient el què penso sobre aquest assumpte, que a més amoïna a tot el veïnat.

La mort fa uns mesos d’una dona de 90 anys atropellada per un patinet a l’Hospitalet, deixa clar que són un perill per als vianants, sobretot per la gent gran i les persones amb mobilitat reduïda, perquè tenen manca de reflexos i també els falta capacitat de reacció.

patinete prohibidos

Són a aquestes persones a les que l’Administració té l’obligació de protegir especialment; no només desenvolupant una normativa que prohibeixi l’ús d’aquests vehicles a les voreres, a més han de procurar que es compleixi, posant vigilància policial en punts estratègics i si cal multant els infractors.

Cal que quedi clar que els patinets elèctrics són vehicles que poden arribar als 80 km/h., per tant, han de circular pels carrils bici o per la calçada. Com les bicicletes, han de portar matrícula i els seus conductors casc de protecció i armilla reflectant. Per descomptat, no s’ha d’usar el mòbil o haver ingerit alcohol o drogues quan es condueix el patinet.

D’aquesta manera s’evitaran les discussions i baralles que es produeixen entre els conductors i els vianants. Nosaltres veiem com dia a dia ens envaeixen el nostre espai natural per caminar amb tranquil·litat. Cal recordar que la vorera és l’únic espai destinat als vianants, hem de defensar aquest lloc on ens comuniquem, conversem, intercanviem, juguem, correm, o passegem.

En conclusió, cal pressionar a l’Ajuntament i a la direcció general de trànsit per a què mantinguin en la Legislació de Seguretat Viària les característiques no circulatòries i peatonals de les voreres, i per reforçar la idea que són tan sols pels vianants.

Mª Jesús Mandianes

Como hormigas

metro ernest descals

Túnel de metro (Ernest Descals)

Son la seis de la mañana,

bajo la luna pálida

las bocas de los metros

vomitan hormigas aturdidas,

aún dormidas sueñan

una vida diferente.

Sueños rotos

a golpes de realidad.

a

Obreras obedientes,

abren la puerta a sus jefes,

rellenan formularios,

alimentan rebaños de turistas,

levantan rascacielos,

cobran en negro.

Impacientes miran el reloj,

marca las seis de la tarde.

a

Bajo la luna pálida

son sombras engullidas

por las bocas de los metros,

hacinadas en trenes

regresan al nido,

casi dormidas sueñan

que recobran la dignidad.

a

A veces se revelan,

llenan calles y plazas

recuerdan que tienen alma,

son mujeres y hombres,

hablan, ríen, se enamoran,

reivindican su condición humana

con un poema de rima libre.

a

Rebeldes, infringen normas,

saltan semáforos en rojo,

hacen el amor en la playa,

pintan muros de casas ocupadas

con grafitis de colores brillantes,

escriben en caligrafía anarquista

¡Aquí vive gente!

                                     Mª Jesús Mandianes

Va pensiero (Verdi)

Un primero de mayo enmarcado en un escenario apocalíptico, la guerra, el hambre y la peste cabalgan libres por la geografía del planeta. Todo preparado para que nosotros, pobres hormigas proletarias, aceptemos la política de los hechos consumados sin rechistar.

Debemos resignarnos a realizar cualquier sacrificio; las calefacciones apagadas porque es imposible pagar el precio del gas; los aparatos de aire acondicionado se han convertido en un elemento más de decoración, enchufarlos supone la quiebra de la economía familiar.

La multiplicación del precio de la compra es normal, las semillas de girasol vienen de Ucrania (el aceite lo tienen almacenado desde hace dos años), los cereales de Rusia, mientras los campos de Castilla están sin cultivar. Como consecuencia se incrementa el coste de la carne, de la leche y los huevos … ¿Qué podemos hacer nosotros, pobres hormigas, ante esta situación?

Acostumbrarnos a vivir en la precariedad aceptando como si fuera la Biblia las peroratas de los políticos: «vuestros» sacrificios son necesarios para alcanzar un futuro mejor… o tal vez revelarnos, recuperar nuestra dignidad llenando las calles y las plazas para reivindicar nuestra condición de trabajadores con unos derechos irrenunciables.

Clases Online para una Universidad Virtual

En una videoconferencia se puede transmitir información, pero no permite trabajar en profundidad los contenidos, reduce al profesor a la condición de busto parlante y desde luego, no solo no fomenta la interacción con los compañeros, sino que los condena al aislamiento.

La presencialidad es un elemento indiscutible en la formación universitaria, por consiguiente, intentar reducir la educación a un intercambio de voces a través de unas pantallas supone una perversión del concepto de universidad, que tiene como prioridad transformar a los alumnos (seres humanos) a través de los conocimientos que en ella se imparte.

Así pues, la enseñanza no presencial entorpece el proceso de aprendizaje a través de la investigación y la experimentación. Dificulta la socialización y frena el intercambio de puntos de vista; es complicado expresarse libremente cuando se sabe que las opiniones personales están siendo gravadas.

Por otro lado, la pandemia ha puesto de relieve la existencia de una gran brecha digital en nuestra sociedad. No todos los estudiantes disponen de herramientas informáticas ni de conexiones adecuadas para seguir las clases. Las diferencias económicas condicionan la posibilidad de recibir una educación de calidad. Supeditar la enseñanza a estos factores supone trasgredir el principio de la universalidad de la Educación.

Para concluir, el “estado de excepción” que ha obligado a recurrir a una medida excepcional de carácter temporal, como es la enseñanza online, no puede utilizarse para desmantelar la educación universitaria en aras de un falso propósito de modernidad. Sería un error que ni los profesores, ni los alumnos, ni la universidad como “Alma Mater” puede consentir.

Sobre la Discriminación Laboral Femenina

 

Que las mujeres estamos discriminadas en el mundo laboral es un hecho cierto que hoy nadie se atreve a poner en duda, al menos en público. Porque en la intimidad algunos empresarios no dudan en exponer sus prejuicios: Los costos laborales de las mujeres son siempre superiores a los de los hombres. Estos supuestos costos laborales se derivan básicamente de la protección legal de la maternidad y de un pretendido “abuso” de situaciones derivadas de nuestra condición femenina.

Efectivamente las mujeres sufrimos discriminación en todas las etapas laborales de nuestra vida:

Cuando empezamos a trabajar como becarias, en cierto tipo de empresas nos limitamos a hacer el papel de “floreros”: Hacer fotocopias, o servir cafés en las reuniones de ejecutivos es lo máximo a lo que podemos aspirar. Somos aprendices y en el mundo de la empresa se empieza desde abajo. Mejor no sacar a relucir diplomas, posgrados o masters, pueden representar una amenaza para nuestro jefe.

No vamos a profundizar en ese tipo de situaciones en las que los “floreros” se convierten en “trofeos”, explotar las situaciones de vulnerabilidad para proponer un contrato a cambio de sexo es una realidad que no se reduce solo al mundo del espectáculo o de los medios audio visuales.

Cuando por fin conseguimos un empleo remunerado, nos vamos a enfrentar con un nuevo obstáculo: La discriminación salarial, aunque trabajemos más y mejor que nuestros compañeros, nuestro salario será menor. Esta es una realidad aceptada con resignación por todas nosotras, a pesar de saber que se está violando un derecho reconocido en el artículo 23.2 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, el cual establece que toda persona tiene derecho, sin discriminación alguna, a igual salario por igual trabajo.

Un artículo breve y bien expresado, que no parece haber calado en el mundo empresarial, porque en España las mujeres cobramos un 14,9% menos que los hombres por hora trabajada y un 23% menos por mes trabajado según el último Informe de la OIT.

A la discriminación en el empleo hay que sumar la discriminación social que sufrimos, derivada de la  desvalorización de los trabajos que realizamos relacionados con los cuidados de las personas. Las mujeres seguimos realizando las tres cuartas partes del trabajo de cuidado en el hogar, trabajo que aún no recibe reconocimiento por su importancia en la sociedad y la economía y que sigue sin ser remunerado.

Se puede decir que la maternidad esta penalizada en el mundo laboral, son muchas las mujeres que se enfrentan a la amenaza del paro al quedar embarazadas, o posteriormente, a la reducción de su jornada laboral para cuidar de los hijos pequeños. Según un estudio que recoge la OIT, el 45% de las mujeres no vuelven a su horario laboral tras tener un hijo.

Añadir que muchas empresas incumplen “La ley de conciliación laboral y familiar” a pesar de que establece que tenemos derecho a unos horarios que permitan compaginar el trabajo con las necesidades familiares y personales, en la práctica el reconocimiento legal no implica su cumplimiento. Tras la crisis de 2008 la conciliación tiene un precio: la reducción salarial, que nos obliga a plantear la posibilidad de dejar de trabajar para cuidar a nuestros hijos.

Actualmente en el horizonte se adivina otra amenaza: El Impacto de la crisis sanitaria en el mundo laboral femenino. Las mujeres vamos a ser uno de los colectivos más castigados por la pandemia provocada por el Covid19. Por un lado sufriremos las mayores consecuencias económicas, porque la pérdida de empleo relacionada con las medidas de distanciamiento social afecta a los sectores donde predomina el empleo femenino, como el sector servicios, la educación o el ámbito cultural. Por el otro va a reducir a la condición de prejubiladas a muchas compañeras con una gran formación y una probada experiencia laboral.

Pero además, el cierre de colegios y centros educativos, va a suponer para las mujeres con niños un sobre esfuerzo en su cuidado y en el apoyo de las tareas escolares… el corona virus amenaza con relegarnos de nuevo a las tareas domesticas y de cuidado de nuestros hijos. 

1º de Mayo: «El tiempo de las Cerezas»

Artículo 35 de la Constitución: Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo.

Un 1 de mayo con todos los ciudadanos bajo arresto domiciliario, sospechosos de ser portadores de una carga vírica letal, aunque no tengamos síntomas. Colectivamente estamos cansados, cabreados, hartos del confinamiento. Estamos preocupados por nuestros trabajos, por nuestros negocios cerrados, por lo que pasará después. Por nuestros hijos confinados y con su vida en suspenso. Por los problemas de convivencia que surgen en muchos hogares.

Un 1 de mayo donde se cuentan miles de muertos por la precaria situación de la sanidad a causa de los recortes realizados por los gobiernos de derechas (tanto en España como en Cataluña) desde la crisis económica de 2008. Con miles de trabajadores sanitarios contagiados, agotados, desbordados por la situación. Teniendo que enfrentar este desastre sin medios y sin medidas eficaces de protección…Y pensar que en algunos medios se murmura que ya hay una vacuna esperando al mejor postor… seguro que es uno de esos bulos que la guardia civil quiere cortar de raíz.

Hoy no habrá manifestaciones a pesar de la gravedad de la situación económica (la salud es lo primero, dicen) pero las colas frente a los comedores sociales son cada vez más largas. El número de parados crece exponencialmente día a día. Los ERTE (Expedientes de regulación de empleo temporal) se amontonan con cientos de miles de trabajadores afectados.  El PIB ha caído este trimestre el 5’2 y el próximo trimestre puede ser catastrófico para el país. Al gabinete de crisis se le olvida que la salud mental y física está estrechamente unida la estabilidad económica… en el horizonte solo dos alternativas, o la vacuna o la inmunidad del rebaño.

Y mientras tanto los ciudadanos seguimos confinados en nuestras casas pensando que estamos a salvo, como si fuésemos animales domésticos a los que se alimenta y mantiene encerrados indefinidamente hasta que al “pastor” le interese. Ya es hora de despertar y analizar con espíritu crítico la escalada de medidas que se están tomando mientras nosotros seguimos hibernando. A primera vista están dirigidas a lograr el control total de los individuos. Nos dejan sin libertad de reunión, de asociación, de manifestación (todo por nuestro bien) ¿Es el coronavirus una excusa para imponer una nueva forma de dictadura?

Con tanto tiempo para pensar (¡qué peligro!) este primero de mayo he recordado “Le temps des cerises” aquella canción tan asociada a la Comuna de Paris de 1871, uno de los mayores acontecimientos revolucionarios de la historia. Por primera vez el proletariado se sublevó y fue capaz de derrocar el poder establecido, formar sus propios órganos de gobierno y reemplazar al Estado monárquico, burgués y capitalista. Se declaró la ciudad de París independiente, libre y dueña de sí misma. No había internet, ni redes sociales… pero si hambre y desesperación. Una situación muy parecida a la de algunos países de Sudamérica, donde se empiezan a plantear un duro dilema: O morir de corona virus o morir de hambre (El miedo no es invencible)

La magnitud de esta tragedia deja en evidencia la debilidad del sistema económico capitalista que tiene como único objetivo el enriquecimiento rápido a través de la globalización, la robotización (incrementando constantemente el numero de parados)  y como no, la  especulación inmobiliaria.  Asimismo revela su incapacidad para gestionar la crisis sanitaria que nos ha tocado vivir, crisis que puede desembocar en un nuevo «temps des cerises»

Mª Jesús Mandianes