El Primero de Enero

El primero de enero, tararí,
será tan gris como un lunes cualquiera,
sin Drácula escalando el Pirulí,
ni marcianos cruzando la frontera.

Más de lo mismo bajo el cielo añil,
cronos en su fugaz trono vacío,
la anoréxica luna giligil
no exportará vacunas contra el frío.

Llenaré otro galpón municipal
y esperaré el diluvio universal
viendo crecer el bosque por la acera.

El primero de enero (del dos mil),
aunque siga muriéndome por ti,
me iré con la primera que me quiera.

                                                                                     Joaquín Sabina

«El primero de enero», es una de las poesías  que Joaquín Sabina incluyó en su   poemario «Ciento volando de catorce» (2001),  una recopilación de cien sonetos inéditos escritos a lo largo de cuarenta años, donde el artista muestra su habilidad para teñir de ironía el desencanto y las decepciones acumuladas a lo largo de la vida. En  este poema cuenta el escepticismo que le provoca la llegada de un nuevo año, donde solo cabe pensar que continuaremos aferrados a la rutina de una existencia  mediocre.

Frente a la desilusión, compartida en silencio por tantos, solo nos queda el pobre consuelo de brindar con una copa de cava después de disfrazarnos con la mascara de la alegría.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s