Sed de Mar

                

Sentada en la orilla de la Mar inmensa

evoco su historia, sin limites, ni edad,

aquí, antes de que sus aguas acunaran la vida,

 de que el tiempo se dividiese en noche y día

                                                Sedienta de leyendas de Dioses y Héroes.

Vestida con puntillas de espuma blanca

escucho su canción de calma y marejada.

Mecida por el suave son de las olas

aspiro el olor a sal marina, a bosque de algas.

                                               Sedienta del agua de otros mares.

Mis ojos navegan sobre el azul

salpicado de escamas de plata antigua,

buscando el incendio escarlata del horizonte,

mientras el Sol se hunde en las frías simas.

                                                Sedienta de la luz de otros atardeceres.

Y el recuerdo de las altas olas del Atlántico

desplomándose sobre los acantilados,

desdibujados entre la borrosa niebla,

desata en mi alma una tempestad de saudade.

                                                Sedienta de pisar la arena blanca de las Cies.

                                                                                              Mª Jesús Mandianes

Antes que el tiempo se acuñara en días,

el mar, el siempre mar, ya estaba y era.

Luis Borges

Prego (A terra é un cruceiro)

Cita

Foto de Mª Jesús Mandianes en la capilla de Baltar (Ourense) año 1986

Inspira o cantar do trobeiro

Cos teus agarimos e apertas;

as chans largacías e abertas

abrangue cos brazos, Cruceiro.

a

Acende co nume divino,

o fogo da verba faiscante;

que brile nos eidos e cante

teu longo espreitar no camiño!

a

Na ialma do vate cravuña

e estampa, sinxelo, memorias;

das túas enxebres estorias

ser quero fidel testemuña.

a

Cuberto de séculos e hedra

ti sabes de risos e dores;

ti sabes de mágoas e amores,

edoso Cruceiro de pedra.

a

Sentado a carón do teu pé,

agardo, afeuzado, que fales,

rei croado dos nosos veigales,

non vou sen ouvirte, abofé!

a

Saberás mil sabencias, trobeiro,

cantarás mil cantigas, poeta;

túas verbas gasállanme, ouh vate,

pola fe que puxeches na teima.

a

Albiscache a verdá:

os cruceiros non somos moreas de pedras.

O canteiro non ergue bonecos.

O canteiro ALUMEA!

a

Dános ollos e ialma

cando CREA!

                                      Manuel Rodríguez (“A terra é un Cruceiro”, fragmento)

Sobre Manuel Rodríguez:

(Paralela, Lugo, 11 de diciembre de 1934 – Lugo, 13 de febrero de 1990) Manuel fue hijo de emigrantes, el mismo emigrante galego, con seis año llegó Cataluña acompañado de sus padres, como tantos niños gallegos. Poeta, obrero como el mismo se reivindicaba. Con el paso del tiempo desarrolló una importante carrera literaria. En la emigración no olvidó sus raíces, y su aportación a la cultura gallega fue importante sobre todo en los años de la Transición. Fue cronista oficial del Centro Gallego de Barcelona y corresponsal de varios diarios, en los que informó de la vida cultural y social de los gallegos

Fue premiado en numerosos concursos literarios. Destacan los primeros premios de poesía Meigas e Trasgos de Sarria en los años 1976 y 1980, el Premio Xosé M.ª Chao Ledo en el III Certamen Literario de Villalba en 1977, y el primer premio del Certamen Literario de Begonte en 1985.

En prosa, consiguió el primer premio Nós de Barcelona en 1980. En Sarria, merecieron el premio Meigas e Trasgos dos cuentos suyos en 1977 y en 1986. En 1985 y 1987 quedó finalista en la sección de Reportaje de los Premios Galicia de Periodismo.

El año de su fallecimiento (1990), fue nombrado a título póstumo «Hijo Predilecto del Ayuntamiento de Paradela» y «Lucense del año 1989».

Cruceiro y Capilla de la Virgen (Baltar, Ourense)

Sally Heathcote, Sufragista

Guionista: Mary M. Talbot

Ilustradores: K. Charlesworth y Talbot

Estilo: Novela gráfica

Editorial: La cúpula

Traducción: Lorenzo Díaz

Diseño Cubierta: Andrés Salvarezza

Analisis:

Una novela gráfica para leer y “ad-mirar”, ya que la guionista y los ilustradores logran armonizar a la perfección el elaborado guión con unas ilustraciones de enorme calidad, donde desarrollan todas las peculiaridades del lenguaje visual:

  • Carteles a página completa que introducen cada uno de los tres capítulos, donde despliegan todo el encanto vintage de la época.                                         

  • Reproducciones de insignias, panfletos y estandartes de la WSPU, siempre con el violeta y el verde acompañando al blanco, impregnando de veracidad y fuerza la lucha de Sally Heathcote, personaje imaginario que representa el desafío de tantas mujeres anónimas.

  • Viñetas de estilo realista realizadas en escala de grises, acompañadas de documentación exhaustiva. Son reflejo fiel de la sombría sociedad británica, de la que se escapa la nota de color del cabello de las protagonistas, autentica metáfora visual, que va del anaranjado de Sally, al morado de la Sra, Pankhurs, pasando por el castaño de Emmeline.

  • El color amarillo sobre las siluetas negras para darle fuerza dramática al relato, cuando las sufragistas más radicales recurren a la violencia incendiaria, obligandonos a recordar que para lograr el derecho al voto hubo mujeres que se vieron obligadas a utilizar metodos de “guerrilla urbana”

  • Termino con la minuciosa composición de las páginas divididas en grupos de ocho viñetas, donde apenas sin palabras se expone de manera gráfica la huelga de hambre de las sufragistas y su alimentación forzosa, mostrada a través de los barrotes de la cárcel. El gris oscuro de la tortura se impone sobre la melena anaranjada de Sally y cubre sus sueños de un inquietante azul cobalto.

En cuanto al relato literario va mucho más lejos que un simple guión de cómic. La rápida y eficaz introducción en el contexto histórico, la división cronológica de las secuencias y la rigurosa documentación lo elevan a la categoría de ensayo.

M.Talbot logra transmitir la la dureza de la lucha sufragista a través de las experiencias de Sally (personaje ficticio) que incluyen la prisión, las huelgas de hambre y la “guerrilla urbana”. La guionista tomó como punto de referencia un libro titulado “Suffragette Sally” escrito por Gertrude Colmore y publicado en 1911, que cuenta la historia de tres mujeres ficticias y su participación en el WSPU luchando por el sufragio femenino. Cada una pertenecía a una clase social diferente: Sally Simmons era una doncella, Edith Carstairs era una “constitucionalista” de clase media y Geraldine Hilluna aristocrata.

Tengo que añadir que no es una lectura fácil, los continuos saltos en el tiempo (flashback y flashforward) hacen que el lector deba poner los cinco sentidos en la narración, intuyendo desde el comienzo que el enfrentamiento de dos posturas: la moderada representada por los Srs. Pethick-Lawrence y la radical representada por la Sra. Pankhurst, acabaría en una traición. Terriblemente real.

La obra incorpora como anexos: Una Cronologia, Anatociones, Fuentes y Traducción de cartales, pancartas y pintadas. Lo que da una idea de la rigurosidad y el nivel de exigencia de la obra. Sigue leyendo

El Amante

Autora: Marguerite Duras

Estilo: Novela

Traductora: Ana Mª Moix

Editorial: Fabula Tusquets

A los dieciocho años envejecí, no sé si a todo el mundo le ocurre lo mismo, nunca lo he preguntado. Ese envejecimiento fue brutal. Vi como se apoderaba de mis rasgos uno a uno, como agrandaba los ojos, como hacia la mirada más triste, la boca más definitiva, cómo grababa la frente con grietas profundas.

Análisis:

Ciento cincuenta páginas intensas donde una anciana Margaritte Duras “confiesa” su precoz iniciación al sexo, que no al amor, en una relación desigual marcada por perjuicios raciales y sexuales, a través de la cual la  protagonista parece querer escapar de la dramática situación familiar.

Personalmente definiría la novela como transgresora, tanto en el fondo como en la forma, no solo porque desarrolla una narrativa caótica, que utiliza indistintamente la primera y a la tercera persona, además mezcla pasado y presente, recurso con el que acentúa su desorden emocional,  producido por la aberrante simbiosis entre una familia tóxica y un amante perturbador, ambos bordean la pedofilia y la prostitución de menores.

El Amante supone para Margaritte un paso adelante en el abandono del existencialismo para evolucionar hacia la “Nuveau Roman” adoptando una escritura errática, pasional, lo mismo que su personalidad. Prescinde de un hilo conductor, y de la trama en el sentido estricto. Prefiere no ceñirse a ningún estilo para contar el desgarro interior que le producen sus vivencias personales.

Todo ello no disminuye la belleza del lenguaje poético, la fuerza de los espacios en blanco, como silencios después de cada párrafo, de cada confesión, queriendo recuperar fuerzas para evocar su historia de iniciación en el placer y el dolor. Así logra imprimir a todo al conjunto la sensación de desolación que sobrevuela la novela.

Destacaría la descripción de los paisajes exóticos, que a veces adoptan la forma de un guión de cine: El crepúsculo caia siempre a la misma hora todo el año. Era muy corto, casi brutal. Durante la estación de las lluvias, durante semanas, el cielo no se veía, estaba cubierto por una niebla uniforme que ni siquiera la luz de la luna atravesaba.

La evocación de los olores que envuelven la ciudad: Los olores de caramelo llegan a nuestra habitación, el de los cacahuetes tostados, el de la sopa china, de carnes asadas, de hierbas, de jazmín, de ceniza de incienso de fuego de leña, el fuego que se transporta aquí en cestos, se vende en las calles, el aroma de la ciudad es el de los pueblos del campo, de la selva.(Saigón)

Solo añadir, a titulo personal, que a lo largo de la lectura del relato no podía dejar de pensar que “la memoria siempre es una gran mentirosa”, estamos ante un episodio biográfico ficcionado, la realidad fue mucho menos romántica. La literatura le permitió embellecer “su vergüenza” y darle un tono novelesco.

Resumen:

Una novela ambientada en la Indochina de los años veinte. Con una prosa que evoca detalladamente la vida en el Saigón de la Francia colonial. Donde la autora narra la relación de una adolescente de quince años con un rico comerciante chino de veinte seis, “El hombre  de Cholén”, deslumbrada por su dinero muestra una total indiferencia a los sentimientos de él. Sigue leyendo

Cándido o el Optimismo

Autor: Voltaire (1758)

Estilo: Cuento filosófico

Editorial: Sísifo

Traductor: Fernández Moratín

El escritor debe de poseer perfectamente su idioma, hablarle con pureza, con armonía constante, sin que la versificación o la rima alteren la claridad o la energía de los pensamientos ni destruyan la belleza de la imagen.

Análisis: Voltaire, a través de Candido nos conduce a un mundo disparatado, a veces cruel, otras cómico, donde la historia contada tiene una doble finalidad:

  1. Desarrollar y confrontar de forma crítica todos los temas filosóficos planteados en la Ilustración tales como  religión y el fanatismo, la libertad política y la tiranía, el conocimiento y el oscurantismo, la felicidad y el destino, la libertad y la esclavitud.

  2. Denunciar la degeneración y la intolerancia de todos los estamentos del antiguo régimen utilizando un lenguaje fluido, ameno y fácil de entender con la intención de minar las estructuras feudalistas aún vigentes en el siglo XVIII:

– La corrupción en la que estaba inmerso el régimen absolutista imperante en toda Europa, criticando de forma inteligente, sutil y valiente el sistema social de la época que le tocó vivir, que podría trasladarse punto por punto al mundo  actual, donde nada parece haber cambiado.

Reducción al absurdo de la filosofía basada en el “optimismo resignado” representada por Leibniz (pensamiento que defiende que nuestro mundo es el mejor de los posibles), y trasladada por Pangloss a su fiel discípulo Candido, el cual pretende aplicarla en todos los aspectos de la vida cotidiana, a pesar de que no le sirve para nada más que para darse de bruces con la realidad una y otra vez.

Voltaire, usa la ironía para desenmascarar la intolerancia y el fanatismo ejercidos por la iglesia, donde el Tribunal de la Inquisición imponía su criterio a sangre y fuego a los que se atrevían a discrepar. No acepta ni que la autoridad de la Iglesia sea incuestionable, ni que la Biblia sea la verdad revelada. Considera que el conocimiento de Dios se alcanza a través de la razón y la propia observación de la naturaleza. Con lo que se ganó la enemistad del clero desde el papa hasta el último fraile. Fue excomulgado repetidamente, él y los que osaban leerlo. En este enlace se puede ver la Censura ejercida sobre la obra del autor nada menos que en 1845: http://www.filosofia.org/hem/dep/cen/sura064.htm

Las novelas y cuentos de este autor están prohibidos por la santa sede; y como Cándido o el optimismo es una de aquellas, creemos que la alcanza la prohibición, fuera de que en el Índice de libros prohibidos por la sagrada congregación de Roma se incluye nominatim la versión italiana de este, y según la regla XIII de las que están al frente del Índice de la inquisición de España, los libros impresos al principio en una lengua o en alguna señalada impresión, y después prohibidos, se entienden prohibidos en cualquier otra lengua o impresión en que antes o después se traduzcan o den a luz, no declarándose otra cosa en el Índice o Expurgatorio.

Los castigos no evitaron que evidenciara la depravación de las ordenes religiosas, insinuada en la obra con frases fáciles de entender (Pág, 102, habla el hijo del barón: como yo era un joven bonito enseguida, el reverendo padre Croust, superior de aquella casa, me trató con particular amistad). Hoy, tres siglos después, se comienzan a destapar con toda su crudeza las miserias ocultas por el clero.

– Los abusos de la aristocracia, que se consideraban superiores al resto de los mortales. Su sangre azul no podía mezclarse con la de la plebe, poseían una serie de privilegios por nacimiento: No pagaban impuestos directos, tenían leyes y tribunales propios, poseían la mayor parte de las tierras (vivían de las rentas que provenían de ellas y que pagaban los campesinos) y dominaban los cargos de la administración. No olvidemos que además obligaban a alistarse a filas al pueblo sin que pudieran negarse bajo pena de ejecución, eran los “subditos” los que morían y sufrían todas las calamidades en guerras absurdas para mayor gloria de los nobles y sus haciendas.

Los atropellos que ejercían los europeos contra los nativos de América y África, reducidos a la condición de esclavos para que en Europa tomen “azucar ”. En el Dorado un nativo le cuenta a Candido “la avarienta rapacidad de las naciones de Europa, que manifiestan una furia tan insaciable por adquirir los guijarros y el lodo de esta tierra, que a trueque de llevársele no dudaría en acabar con todos nosotros”.

No pasa por alto la corrupción de la justicia en todos sus estamentos: Alguaciles, abogados, magistrados, aceptan sobornos y prevarican sin ningún pudor, arruinando a todos los que acuden a ellos en defensa de sus derechos.

Por último quiero poner en relieve la lucida critica de la prostitución: (Habla Paulina, pág 103: Esta es tal vez la mayor miseria de nuestra profesión: ayer me robo un oficial cuanto tenía y haciendo del enfado y celoso, me dio una paliza solemne y hoy tengo que fingir alegría y buen humor para satisfacer a un fraile)

Voltaire fue el mayor intelectual de su siglo (XVIII), su obra se ha considerado visionaria y adelantada a su tiempo. La intención del precursor de la Revolución Francesa, a la hora de poner en evidencia las desigualdades y de criticar el absolutismo monárquico imperante en Europa, era contribuir al desprestigio de las instituciones del antiguo régimen, introduciendo la semilla de la rebelión en el pueblo para que dejaran de aceptar resignadamente los privilegios de la aristocracia y las arbitrariedades que cometían contra sus súbditos, los cuales empezaban a rechazar esa condición para asumir la de ciudadanos iguales en derechos, obligaciones y libertades.

 

Sigue leyendo

Mi Madre

Abrazos de alegría acogedora,

sonrisa de menta fresca,

recitaba una letanía de nombres,

anunciando la hora de merendar,

ceremonia mágica de sus manos

realizando cada tarde un milagro,

                                    La multiplicación del pan con chocolate.

Toda una vida entregada

al cuidado de las semillas de su vientre,

sabiendo que echarían raíces lejos,

que un día dejarían el jardín vacio de risas.

Ahora, sus manos huerfanas de caricias,

piden la limosna de un abrazo,

                                               para saciar el hambre de cariño

De regreso a la edad de la inociencia,

parece una niña perdida

dentro del paisaje desolado de la piel,

mapa exacto que dibuja

las huellas del camino recorrido.

En cada arruga de su cara, una caricia

                                          iluminando los ojos sedientos de alegría.

          Mª Jesús Mandianes

Recuperando el Espíritu de la Internacional

Defendamos la alegría de la clase trabajadora, que a pesar de todo en pie resiste” Benedetti

Este 1 de mayo debe representar un nuevo punto de partida para el proletariado contra la pasividad de las organizaciones sindicales. Es el momento de recuperar todos los símbolos que representan la lucha de la clase obrera, y sobre todo todos los derechos de los obreros, que con la excusa de la crisis se han ido recortando.

No se puede tolerar que a pesar del repunte de los beneficios empresariales y de la recuperación económica, los trabajadores tengan salarios de miseria que les impiden llegar a fin de mes, y lo más grave, impiden independizarse a jóvenes sobradamente preparados. Los pensionistas, también en el punto de mira, mediante la reducción de prestaciones, o directamente la congelación y reducción real de sus cuantías, dan una lección saliendo a luchar y reivindicando sus derechos.

En definitiva se trata de la destrucción del estado del bienestar para implantar el nuevo neoliberalismo, que pasa por bajar los impuestos, privatizar los servicios públicos y reducir el papel del estado al mínimo. Las organizaciones obreras y la negociación colectiva solo son para la “elite” una dificultad en la creación de una jerarquía natural de triunfadores y perdedores, el resultado es la perdida de derechos de la clase media y baja.

Arriba los pobres del mundo
en pie los esclavos sin pan
alcémonos todos al grito
¡Viva la Internacional!
Removamos todas las trabas
Que oprimen al proletario
Cambiemos al mundo de base
Hundiendo al imperio burgués.

Agrupémonos todos
en la lucha final
y se alzan los pueblos
por la Internacional.

Agrupémonos todos
en la lucha final
y se alzan los pueblos con valor
por la Internacional.

El día que el triunfo alcancemos
ni esclavos ni dueños habrá
los odios que al mundo envenenan
al punto se extinguirán

El hombre del hombre es hermano
derechos iguales tendrán
la tierra será el paraíso
patria de la humanidad.

Agrupémonos todos
en la lucha final
y se alzan los pueblos
por la Internacional.

Agrupémonos todos
en la lucha final
y se alzan los pueblos con valor
por la Internacional

Partitura de Pierre Degeyter

Sobre la Internacional: En 1871, un obrero francés que había participado en la revolución de 1848 y en la Comuna de París, Eugène Pottier, escribió en francés la letra de la que pasaría a ser La Internacional, el himno de los trabajadores de todo el mundo. Pottier había organizado a los diseñadores de telas (era su oficio, además de escritor) incorporando su gremio a la AIT (Primera Internacional) desde 1864. Con la derrota de la Comuna se exilió en Inglaterra y EEUU, pero volvió a Francia en 1880, murió en 1887 sin escuchar su composición. Fue musicalizada en 1888 por P. Degeyter que la entregó a “La Lira de los Trabajadores” . Durante algunos años sólo la entonaban los obreros franceses. En 1892 fue aprobada por la II Internacional como el himno oficial de los trabajadores.

Letra de Eugène Pottier