Entre Piedra y Piedra

Delicadas puntillas bordadas,

dibujando hiedras trepadoras,

rosas aflorando de rocas vivas,

bosques de rígidas palmeras,

paraísos terrenales de piedras.

a

Muros de silencio pétreo

atesorando el eco grave

de étereos cantos místicos,

castas voces petrificadas

durmiendo el sueño eterno.

a

Emociones de piedra vieja,

abrigadas de musgo cálido,

relatando historias antiguas

de soñadores sacrificados

en paredones de ira ciega.

a

Y entre piedra y piedra

alguna ventana abierta

viendo como el tiempo,

reloj de arena movediza

disuelve la vida entre polvo.

                                                        Mª Jesús Mandianes

El Feminismo una Cuestión de Supervivencia

El feminismo es una cuestión de supervivencia para las mujeres. Seguimos siendo victimas de discriminación laboral, patrimonial, sexual. Magistratura de trabajo rebosa de despidos improcedentes, casualmente cuando nos quedamos embarazadas. ¿Cuantas denuncias han sido interpuestas este último año por viudas, a las que cuñados sinvergüenzas engañan inventándose derechos sobre su patrimonio? ¿Cuantas denuncias contra jefes tocones, contra compañeros acosadores?

Por no hablar machismo ejercido en medios de comunicación y en redes sociales. Esos medios y periodistas que muestran la cosificación sin tapujos, esos que hablan del maltrato adornado de amor romántico, esas novelas y películas que crean estereotipos y limitan la autonomía de la mujer, esos ataques en redes sociales y acosos hacia el feminismo….

Lo peor es que el sistema patriarcal, sigue teniendo como transmisoras y cómplices a mujeres, por acción u omisión. Callando las situaciones de violencia de la que son conscientes, o siendo directamente cómplices de los abusos realizados por los hombres.

Afortunadamente cada vez somos más las mujeres hartas del machismo y sus métodos, pero tenemos que ser aún más. Es tiempo de acción, no de silencio, y toca tomar partido para no ser cómplices de esta barbarie.

Mª Jesús Mandianes

Vuit de Març

Amb totes dues mans
alçades a la lluna,
obrim una finestra
en aquest cel tancat.


Hereves de les dones
que cremaren ahir
farem una foguera
amb l’estrall i la por.
Hi acudiran les bruixes
de totes les edats.
Deixaran les escombres
per pastura del foc,
cossis i draps de cuina
el sabó i el blauet,
els pots i les cassoles
el fregall i els bolquers.


Deixarem les escombres
per pastura del foc,
els pots i les cassoles,
el blauet i el sabó
I la cendra que resti
no la canviarem
ni per l’or ni pel ferro
per ceptres ni punyals.
Sorgida de la flama
sols tindrem ja la vida
per arma i per escut
a totes dues mans.


El fum dibuixarà
l’inici de la història
com una heura de joia
entorn del nostre cos
i plourà i farà sol
i dansarem a l’aire
de les noves cançons
que la terra rebrà.
Vindicarem la nit
i la paraula DONA.
Llavors creixerà l’arbre
de l’alliberament.

                   Maria Mercè Marçal

Poeta en Nueva York

Autor: Federico G. Lorca

Estilo: Poesía

Introducción: M. Clementa

Editorial: Catedra

Para esta lectora ha supuesto un reto descifrar el sentido de los versos del genial poeta, analizar las metáforas, el simbolismo nuevo de cada palabra, descubrir la musicalidad de todo el conjunto. Una vez leído el último poema, me planteo una pregunta ¿ Es necesario entender el significado? Tal vez no, tal vez basta con disfrutar de la belleza de las imágenes, conmoverse al leer las confesiones de su “yo liberado”, o sobrecogerse ante la descripción del sufrimiento de los más débiles en el submundo que no se muestra en las postales turísticas de la gran Nueva York.                                                                                          

Federico vivió en Nueva York desde el 25 de junio de 1929, hasta el 4 de marzo de 1930, nueve meses, fundamentales en su trayectoria literaria. De esa experiencia nació “Poeta en Nueva York“, el poemario, escrito entre 1929 y 1930 durante su estancia en la Universidad de Columbia. Se publicaría en 1940, cuatro años después de su muerte.

La novedad de esta edición reside en la incorporación de las ilustraciones a los poemas, siguiendo el orden señalado por el autor para una de sus producciones literarias más importantes. Le dedicó más atención que a ninguna de sus creaciones, dando lugar a un poemario sobrio, donde realiza una visión crítica del capitalismo y la industrialización, que deshumaniza, aliena y corrompe a los individuos. Además denuncia la situación de discriminación y marginación de la población negra.

A esta denuncia se unirá un ataque a la hipocresía de la Iglesia Católica por la complicidad entre el poder eclesiástico y el poder financiero, que condena a los seres humanos tanto a la miseria económica como a la miseria espiritual y moral.

Desgraciadamente su inesperada muerte impidió que perfilara totalmente la obra. Este hecho supone la “no total resolución” de sus versos y el complejo mundo literario en ellos existente. Influido por el surrealismo hace desaparecer la descripción real de las cosas, las sustituye por imágenes simbólicas. Deja  al libre albedrío del lector encontrar el significado, lo que implica una dificultad añadida a la hora de interpretarlos.

Para esta lectora supone un reto descifrar el sentido de los versos del genial poeta, analizar las metáforas, el simbolismo nuevo de cada palabra, descubrir la musicalidad de todo el conjunto, por lo que agradece el análisis que incluye María Clementa de todas las composiciones (apéndice, pag. 241) mostrando los dos elementos esenciales de “Poeta en nueva York”: La Ciudad y el Poeta.

  • La Ciudad: Lorca define la “ciudad” que aparece en sus poemas neoyorquinos como una abstracción impersonal sin lugar ni tiempo dentro de un nuevo concepto “la ciudad mundo” totalmente deshumanizada, frente a la que reivindica el retorno a la naturaleza . El protagonista se ve a si mismo formando parte de ese paisaje urbano:

    Yo estaba en la terraza luchando con la luna                                                           Enjambres de ventanas acribillaban un muslo de la noche                                               en mis ojos bebían las dulces vacas de los cielos                                                               y las brisas de largos remos                                                                                        golpeaban los cenicientos cristales de Broadway                                               

Es una contraposición entre el mundo interior del poeta y el caótico mundo exterior, presenta la gran metrópoli como destructora de los valores humanos donde se respira muerte y soledad:

Debajo de las multiplicaciones
hay una gota de sangre de pato.
Debajo de las divisiones
hay una gota de sangre de marinero.
Debajo de las sumas, un río de sangre tierna;
un río que viene cantando
por los dormitorios de los arrabales,
y es plata, cemento o brisa
en el alba mentida de New York.
Existen las montañas, lo sé.
Y los anteojos para la sabiduría,
lo sé.  Pero yo no he venido a ver el cielo.
He venido para ver la turbia sangre,
la sangre que lleva las máquinas a las cataratas
y el espíritu a la lengua de la cobra.
 

  • El Poeta:  El eje principal  del poemario no es la ciudad, sino la interioridad  de  su “yo” , protagonista poético. Utiliza la primera persona del singular para indicar que “el poeta es él, contando su verdad de hombre de sangre”. Esta verdad implica una manifestación de sus inclinaciones amorosas:

Pero no quiero mundo ni sueño, voz divina,
quiero mi libertad, mi amor humano
en el rincón más oscuro de la brisa que nadie quiera.
¡Mi amor humano!

Lorca plasma en sus poemas todas las facetas de su personalidad con una libertad nueva, en la que manifiesta sus deseos amorosos, en el poema Oda a Walt Whítman, realiza una exaltación al amor homosexual :

Por eso no levanto mi voz, viejo Walt Whítman,
contra el niño que escribe
nombre de niña en su almohada,
ni contra el muchacho que se viste de novia
en la oscuridad del ropero,
ni contra los solitarios de los casinos
que beben con asco el agua de la prostitución,
ni contra los hombres de mirada verde
que aman al hombre y queman sus labios en silencio

El poemario refleja una influencia del movimiento surrealista, buscando imágenes poéticas que consigan impactar al receptor, enlazando la visión que ofrece del mundo neoyorquino con el universo intimo del protagonista poético. Ejemplo claro es: Paisaje con dos tumbas y un perro asirio:

Amigo,
levántate para que oigas aullar
al perro asirio.
Las tres ninfas del cáncer han estado bailando,
hijo mío.
Trajeron unas montañas de lacre rojo
y unas sábanas duras donde estaba el cáncer dormido.
El caballo tenía un ojo en el cuello
y la luna estaba en un cielo tan frío
que tuvo que desgarrarse su monte de Venus
y ahogar en sangre y ceniza los cementerios antiguos.

Está divido en diez secciones presentadas cada una con un titulo y una ilustración:

I – Poemas de la soledad en Columbia University: Los poemas de este apartado son los más intimistas del conjunto, el poeta compara su amargo estado de animo actual con los tiempos felices de su infancia. En la composición “Vuelta de paseo” recoge su angustia vital, se encuentra “asesinado por el cielo” reflejando un cierto hastío. Sentimiento que queda reforzado en 1910 (intermedio) época de su idílica niñez a la que contrapone la edad adulta donde la autenticidad desaparece escondida tras “la vestimenta”. “Tu infancia en Menton” guarda una estrecha relación con el anterior, esa época de absoluta felicidad trastocada en la más absoluta soledad “La soledad de los Hoteles”.

Mención a parte merece “Fabula y rueda de los tres amigos” donde el poeta objetiva su amor perdido, Emilio Aladren. A través de una macabra danza realizada por tres personajes que ya están “helados”, para su interpretación es fundamental la fotografía que acompaña al poema titulada “estudiantes bailando vestidos de mujer”. Los versos finales donde compone su muerte simbólica, leídos desde la distancia, resultan proféticos:

Cuando se hundieron las formas puras
bajo el cri cri de las margaritas,
comprendí que me habían asesinado.
Recorrieron los cafés y los cementerios y las iglesias,
abrieron los toneles y los armarios,
destrozaron tres esqueletos para arrancar sus dientes de oro.
Ya no me encontraron.
¿No me encontraron?
No. No me encontraron.

Sigue leyendo

Manos

Como idiomas nuevos

dibujando en el aire

palabras sin voz,

emociones mudas

nacidas del silencio,

aleteando entre los dedos

a

Como mariposas calladas.

a

Como miradas profundas

iluminando la oscuridad,

penetrantes pupilas

descifrando sobre la piel

huellas de cicatrices ocultas,

versos tatuados en el alma.

a

Como poetas ciegos

a

Como tejedoras de sueños,

remendando las alas rotas,

hilando ilusiones nuevas

perfumadas de alegría,

desplegadas hacia el cielo

echan a volar dichosas

a

Como pájaros libres.

                                                     Mª Jesús Mandianes

El Talento de Mr. Ripley

Estilo: Novela de suspense

Autora: Patricia Highsmith

Traductor: Jordi Beltrán

Editorial: Anagrama

                                                                                                                                                “ Tal vez lleve dentro de mí un impulso criminal grave y reprimido, pues de lo contrario no me interesarían tanto los delincuentes o no escribiría sobre ellos tan a menudo.”                        Análisis:                                                                                                                                                                               En El talento de Mr. Ripley, su autora evidencia una fascinación perversa por todos los trastornos que atormentan la mente. Escudándose en su condición de narradora omnisciente desarrolla en la novela la personalidad de un sociópata tipo, caracterizado por la falta de empatía hacia los demás, egocentrismo, desapego a las normas sociales, y una tendencia a simular sentimientos. Es inestable y emocionalmente impulsivo, lo cual desencadena situaciones de violencia extrema.

Provocadora también como escritora, no duda en sorprender y desconcertar al lector con el desarrollo de una novela donde el desequilibrado protagonista consigue salir indemne de los crímenes, engaños y suplantaciones de personalidad que lleva acabo, es ahí donde reside la originalidad de la novela. Conduciendo al lector a un proceso de evolución paralelo a la trasformación del protagonista. Empieza sintiendo lastima por su infancia de niño maltratado, comprensión ante sus primeras pillerias, estupefacción ante su capacidad de mimetismo, parasitando a su futura victima y copiando no solo su aspecto físico sino su carácter. Utiliza siempre un lenguaje sobrio, desterrando adjetivos, pero creando golpes de efecto con los que mantiene la tensión a lo largo de la obra.

Demuestra una gran habilidad desarrollando los diálogos internos del personaje, a través de ellos analiza el funcionamiento de la psique de un individuo con un grave complejo de inferioridad, llegando a despreciar su propia identidad para asumir la de Dicke, del que está enamorado. Esta homosexualidad insinuada es aprovechada por la autora (1955) para hacer crítica de una sociedad homófoba que desprecia a los que tienen otras inclinaciones sexuales. Incluso se adivina una tendencia fetichista en la veneración que muestra hacia todos los objetos que habian sido propiedad de de su amigo.

El personaje resulta tan potente que esta lectora está dispuesta a pasar por alto una trama que no se sostiene. Resulta imposible que nadie sea capaz de detectar la suplantación de personalidad, ni la falsificación de firmas. Lo verdaderamente impactante de esta novela es el talento de Mr. Ripley para mantener una doble personalidad durante meses sin que nadie se percate, poniendo de paso de relieve la incompetencia de la policía italiana. Efectivamente, tiene talento de gran actor, del que ya informa en las primeras páginas de la novela, y en un ejercicio de cinismo, utiliza para justificar ante sí mismo sus crímenes.

Para finalizar destacar la fascinación que, como buena americana, muestra la autora por la vieja Europa, manifiesta a través de las poeticas observaciones que realiza Ton Ripley sobre cada una de las ciudades que visita, donde se adivina la pluma de la autora recreando las impresiones de sus propios viajes.

Resumen:                                                                                                                                                                         Tom Ripley vive en Nueva York rodeado de una mediocridad que lo asfixia, a pesar de su talento especial para hacer “cualquier cosa” para sobrevivir, sus trapicheos no consiguen arrancarlo de la miseria . Cuando el magnate Herbert Greenleaf le propone viajar a Italia con los gastos pagados para persuadir a su hijo, Dickie, a volver a los Estados Unidos y dirigir el negocio familiar, Ripley empieza a ver una oportunidad para construir una nueva vida. Al llegar a su destino conoce Dickie Greenleaf, del que se enamora, y a su amiga Marge Sherwood. Inicia una relación de amistad con ambos, gracias a sus mentiras (hizo creer a Dickie que estudiaron en la misma universidad y que comparten la misma pasión por el jazz). Cuando Dickie empieza a cansarse de mantenerlo y a sospechar su homosexualidad, lo rechaza y muestra su cara más hostil. Ripley se hunde al ver cómo puede desaparecer el nuevo estilo de vida al que se ha acostumbrado, por lo que sacará de nuevo a flote su talento para la supervivencia y también su falta de escrúpulos. Al mismo tiempo florecerá su peligrosa personalidad de psicópata.

En ese momento el ritmo de la novela gire hacía el género policíaco y de suspense, adentrándonos en el círculo de engaños, mentiras y suplantaciones de identidad de Tom Ripley,  a su vez pone de relieve la psique enferma de un personaje que de pronto parece que va a desmoronarse para después mostrar ataques de una ira homicida incontrolable Sigue leyendo

Desde El Escondite

Con un hilo de voz me canta,

mientras nos acurrucamos

en nuestro secreto escondite

de esta casa del terror:

a

¡Si apagas la luz de tus ojos

el monstruo se desvanece,

no escuches sus amenazas

congelan tu cálida risa !

a

¡Tu risa! amanecer alegre,

remedio contra la amargura,

sosiego del puño de hierro,

su rendición incondicional.

a

¡Chitón!boquita de trapo,

juguemos a salvar la vida,

¡silencio pececito juguetón!

 acechan pupilas de hielo.

a

Gritos de ira desmedida,

violentas notas desafinadas,

quebraron su voz de cristal.

Mi madre, jilguero herido.

a

Garganta rota de dolor,

alas de paloma cortadas,

Mi madre, abrazo protector,

me liberó de la casa del terror .

                                                         Mª Jesús Mandianes