Hemingway delira

Imagen

7caribe

A la deriva la noche…
la selva invade el lanchón,
la luna, bola de sangre,
la devoró el tiburón,
las olas vuelan tiñosas
rizadas por un ciclón,
“Pilar” navega sin rumbo
bajo un diluvio de ron…

En el Caribe
se vive como se escribe,
se escribe como se vive,
en el Caribe.
Bajo la noche guajira
Hemingway delira.

Una sirena picúa
es proa de mascarón,
una bandera, a jirones,
lleva pintado el blasón:
“Cabeza de cocodrilo
y cuerpo de Camarón…”
Gregorio, el viejo marino,
aún sigue siendo el patrón…

Una langosta mulata
anda buscando el timón,
y llora una viuda negra
sobre la tripulación…
Lejana, ‘Finca Vigía’
sufre una alucinación…
Ernest, el aventurero,
se bate contra el Dragón…

En el Caribe…
y se bebe y se mueve y se bebe
en el Caribe…
y se mueve y se bebe y se mueve
en el Caribe… al compás del viejo son…
Bajo la noche guajira
Hemingway delira.

                                      Luis Eduardo Aute

Música y la literatura siempre mirándose de frente, en un ejercicio de seducción continuo. La música inspirando los poemas más bellos, imprimiendo a la ficción la dulzura romántica del amor, el carácter inequívoco de intriga, o el escalofrío del terror. Haciendo revivir instantes inolvidables, impulsándolos a bailar para olvidar penas… porque la vida es un carnaval y hay que vivir cantando. Porque no, para darle un nuevo empuje a este blog y hacerlo salir del letargo y la monotonía.

La literatura transformada por la magia de la música en operas célebres, en musicales inolvidables.pez En canciones convertidas de pronto en las señas de identidad de un poeta, de un novelista o de un dramaturgo, incluso en el lema de una revolución.

Yo me he dejado seducir por ese ritmo del “son cubano”, que también sabe imprimir Elíades Ochoa a la composición de Aute y por la voz bien timbrada del cantante, adivino que templada con algún trago de ron. Cautivada por la percusión de las guitarras y el coro de fondo repitiéndome que “en el Caribe y en cualquier parte se escribe como se vive”. Una letra sublime que narra las aventuras de Ernest Hemingway en los casi 20 años que vivió en Cuba, en una casa llamada “Finca Vigía” donde escribió “El viejo y el mar” y “Por quien doblan las campanas”. Siempre al limite, a la deriva, porque  Ernets vivía como escribía, y escribía cuanto podía.


Las horas

las-horasAutor: Michael Cunningham

Estilo: Novela

Editorial: El Aleph

Idioma original: Ingles

Traductor: J. Zulaika

Todos somos devorados lentamente por el tiempo. El único consuelo que tenemos es “esta hora o aquella” en nuestra vida, contra toda probabilidad se abre de pronto y nos da todo lo que habíamos imaginado, a esas horas siguen otras más oscuras y más arduas.

Análisis:                                                                                                                                        Las horas” es un titulo que me traslada directamente a la mitología griega. Eran la tres hijas de Zeus y Temis y guardan una estrecha relación con la trayectoria vital de las protagonistas:img_2960

Talo es la hora de la primavera, la que planta el fruto. La que escribe (Virginia Woolf)

Auxo, la hora del verano, la que hace crecer el fruto. La que engendra vida y lee (Laura Brown)

Carpo, la hora del otoño la que cosecha el fruto. La que en la edad madura se recoge en la comodidad de su hogar (Clarissa Vaughn)

En cuanto a la estructura narrativa de la novela es similar a “las matrioskas rusas”, escondida tras la primera historia se encuentra otras semejantes, tal vez menos brillantes, más pueriles, pero los días, las horas de las protagonistas se llenan con las mismas inquietudes y temores, la misma rutina asfixiante.

El autor utiliza el estilo narrativo “flujo de conciencia” , el mismo que utilizaba Virginia Woolf en su novela, “la señora Dalloway”. Se caracteriza porque los pensamientos y las percepciones de los personajes son descritos como si estuvieran pasando en la vida real.

Las protagonistas deben enfrentar dos tabús de la sociedad occidental con consecuencias dramáticas para las más vulnerables: La homosexualidad y la locura.

La homosexualidad planea a lo largo de toda la novela como la forma en que las tres diferentes generaciones han sido capaces de expresar su sexualidad. Virginia Woolf atreviéndose a amar de una manera diferente a sus hermanas y a alguna de sus amigas, intentando así liberarlas de las marcas de género para romper el orden establecido por los hombres. En resumen intentando destruir la estructura patriarcal con un gesto tan trivial como el famoso beso apasionado entre Clarissa y Elizabet en “La señora Dalloway”.

En el caso de Laura Brown, como una más de las contradicciones de la monótona vida de ama de3e2ce9488effa-74-1 casa, que un día descubre por casualidad su atracción física por una vecina, hecho que contribuye a desestabilizar su frágil equilibrio psicológico. ¿Como puede justificar el equivoco beso a su vecina? ¿Como se puede encuadrar en su papel de perfecta esposa y madre?

Mientras Clarissa Vaughnn vive su homosexualidad libremente sin disimulos ni necesidad de esconderse. Mantiene una relación estable con su pareja, Sally, con la que curiosamente reproduce los roles sociales más conservadores. Vive para hacer felices a los demás, organiza fiestas, cuida a Richard, hace regalos a su hija, aunque a veces se plantea la posibilidad de que su propia vida tal vez no tenga sentido.

La locura es una de las circunstancias a las que se enfrentan las tres protagonistas, en la primera trama se presenta en forma de enfermedad, ya que Virginia padece un trastorno bipolar. En la segunda, Laura manifiesta una depresión producida al sentirse agobiada por unas obligaciones rutinarias, que todo el mundo espera que cumpla. En la tercera la demencia se manifiesta en Richard (escritor e hijo de Laura Brown, al que cuida Clarisa) como una de las consecuencias del Sida que padece.

Resumen:                                                                                                                                            El libro relata un solo día en la vida de tres mujeres en épocas y espacios distintos, pero con los mismos problemas. Todas bajo la influencia de un personaje de ficción “La señora Dalloway”. Sigue leyendo

Invierno

invierno4Atmósfera gris sobre un escenario

de ladrillo rojo y asfalto plomizo,

 solo recorrido por la fuerza impetuosa del viento ,

interpretando un gregoriano con voz profunda.

a

Las últimas hojas muertas cuelgan

en las ramas cenicientas de los arboles.

Como los restos de un sudario pútrido,

no logran cubrir la desnudez de su esqueleto.

a

El frio implacable congela la vida,

aletargada tras los cristales de una ventana,

reduce el tiempo a una perdida irreparable,

traspasa la piel anunciando la llegada del invierno.

a

A través de la cristalera ensombrecida de vaho

se adivina una mirada surcada de arrugas,

intuyendo la presencia del frio definitivo,

adivinando que ha llegado a la última estación.

a

Perdida la esperanza de regresar a la primavera

vuelve despacio al cobijo del viejo sillón,

al abrigo familiar de la toquilla de lana,

al olor envolvente a manzanas maduras.

a

Sus pupilas cansadas recorren despacio un álbum,

tal vez fotografías evocadoras de instantes felices,

de pronto se posan nostálgicas en un sofá vacío,

balbuceando una oración para sus recuerdos más queridos.

                                                                           Mª Jesús Mandianes

Si menges una llimona sense fer ganyotes

limon

Autor: Sergi Pàmies

Estilo: Narración

Idioma: Catalán

Editorial: Quaderns Crema

Análisis:                                                                                                                     El titulo es en si mismo un reto a los lectores, que después de saborear el primer relato se vuelven adictos al regusto ácido, casi amargo, del resto de las narraciones. Es fácil quedar enganchados a la espontaneidad de una prosa donde el autor, en unas pocas frases, plasma los rasgos psicológicos de unos personajes con circunstancias tan comunes como la falta de efecto, o la vulnerabilidad emocional, que surge de una experiencia traumática.

Sin embargo es difícil leerlos intentando contener una mueca de inquietud ante  retratos donde cualquiera puede verse reflejado, porque los protagonistas somos nosotros mismos, seres anónimos de pronto sorprendidos por el vacío de una vida sometida a la rutina y desprovista de estímulos. Donde a menudo no  tenemos otra salida que resignarnos a  “vivir jodidos pero contentos”

Son “pacientes” que presentan los síntomas de alguna de las “enfermedades silenciosas” características de la sociedad actual: la incomunicación, factor desencadenante del sentimiento de soledad y abandono, descritos por Sergi con la misma escueta precisión que utilizaba Hopper en sus retratos.

Resumen:                                                                                                             Veinte relatos donde el autor nos presenta a unos seres humanos, cuyas carencias afectivas, los lanzan a una huida hacia delante sin posibilidad de retorno. Individuos tan desdichados que en su afán de recuperar la felicidad perdida escuchan al primer charlatán que les aconseja “arrojarse al abismo”. Sigue leyendo

Poema de Navidad de Joseph Brodsky

navidad9Cae la nieve dejando al mundo reducido.
En esa época, se dan al desenfreno, los Pinkerton,

y te descubre a ti mismo, de cualquier manera,
la huella impresa en ella con descuido.
Esos hallazgos no exigen tributo.
Silencio por todo el barrio.
!Cuánta luz se metió en ese trozo de estrella
al llegar la noche! Tanta como fugitivos en una balsa.
No te ciegues, !mira! Tú también eres huérfano,
Desarraigado, canalla, estás fuera de la ley;
no busques, porque nada tienes. De tu boca,
como de un dragón, salen bocanadas de humo.
Mejor será que reces en voz alta, como un segundo Nazareno,
por los reyes sin reino que vagan por los presentes
en ambos confines de la tierra,
y por todos los niños en sus cunas.

                                                                 Joseph Brodsky, Diciembre de 1986

Veinticuatro de diciembre”es una de las poesías incluidas en la obra “Poemas de Navidad” donde Brodsky, prescindiendo de tópicos y sensiblerías, intenta una reflexión profunda sobre ese tiempo donde el consumismo convulsivo domina la voluntad de la buena gente, dispuesta a endeudarse a cambio de una vana ilusión de felicidad. El autor pretende cambiar el nivel de conciencia de los lectores haciendo que reflexionen sobre lapoemarionavidad1 posibilidad de que bajo los destellos de las luces navideñas, a su lado camine un fugitivo, un exiliado, una victima de todas las injusticias ocultas tras el decorado de la dulce Navidad

Cuenta que inició el poemario en una dacha de Komarovo, donde le sirvió de inspiración el recorte de una revista polaca representando la adoración de los Magos de Oriente. A partir de entonces se propuso escribir un poema todas las navidades durante los últimos veinticinco años de su vida, siempre sorprendido ante el hecho de que un “supuesto acontecimiento” como el nacimiento de un hombre (Cristo) pudiese dividir la historia de la humanidad en dos partes: antes y después de su advenimiento.

Escritas en versos pareados, imitando las rimas del folclore popular, parte de su magia se pierde inevitablemente en la traducción de J.J Herrera y Esvetlana Maliavina. Esta última interpreta el significado de los poemas de Navidad como “un intento por superar la luz, pues sólo mirando fijamente en la oscuridad se puede distinguir la estrella, signo de esperanza y equilibrio”

Reseña    bibliográfica:                                                                                                              Joseph Brodsky (Leningrado 1940- Nueva York 1996) Premio Nobel de Literatura 1987. Fue un adolescente rebelde que abandonó los estudios a los quince años para dedicarse a escribir poemas y aprender idiomas. En la sociedad soviética de la época era inaceptable un joven que no estudiaba ni trabajaba, por lo que fue acusado de parasitismo social, siendo deportado en 1964 a una granja colectiva en la penitenciaría de Arjanguelsk, a orillas del río Dvina, donde le obligaron a acarrear estiércol durante un año y medio. Había sido condenado a cinco años, pero fue indultado gracias a la intervención de Ana Ahmátova, Dimitri Shostakóvich y otros artistas importantes. Sigue leyendo

Bearn o la sala de les nines

librobearn1Autor: Llorençs Villalonga

Estilo: Novela

Idioma: Mallorquín

Editorial: Ediciones 62

as

Els meus ulls ja no saben sinó contemplar dies i sols perduts…” Salvador Espriu

Análisis:                                                                                                                              Uno de los principales atractivos de la novela es  sin duda leerla en mallorquín. La utilización del vocabulario propio de la Isla, con palabras como: al.lot, xot, moix  y el uso de diferentes formas del artículo salat: sa, est, ses, le da a todo el relato una sonoridad y un encanto especial.

A través de Bearn, su autor retrata la aristocracia rural de Mallorca, una clase social condenada a la desaparición, arrastrada por el poder económico y político de la emergente burguesía. Villalonga por medio de Mosén Juan Mayol, narrador interno, describe un mundo donde los “señores” vivían rodeados de privilegios, sin haber hecho ningún merito para disfrutar de ellos, y por descontado sin trabajar.

Es mosén Juan, hijo natural y depositario de las memorias del protagonista, Don Antonio de Bearn, quien recrea las vivencias y desarrolla la personalidad de ese hombre lleno dedon-antonio contradicciones. Un ilustrado racionalista admirador de Voltaire y Didelot, que sin embargo se comporta como un autentico señor feudal, dueño de vidas y haciendas. Era capaz de impartir castigos físicos a sus criados, además parecía ejercer el “derecho de pernada” sobre todo el género femenino de sus posesiones. Incluso se permitió seducir a Dona Xima, su sobrina de 18 años (cuando la mayoría de edad de la mujer era a los 25 años).

Muestra a Don Toni como un espectador pasivo de la aniquilación de esa nobleza de la que formaba parte y de la ruina económica de su propia familia. Indiferente al desastre, solo parecía interesado por el espíritu de la ilustración, las nuevas doctrinas políticas, y los constantes progresos del siglo XIX, que en la Mallorca de la época se consideraban brujerías. Vestido con un habito Franciscano y con una peluca blanca estilo Luis XV polemiza con su hijo mostrando un carácter vitalista y la profunda convicción de que “la razón” es el único medio de lograr el conocimiento que conduce al progreso.

ximaFrente a la fuerza de sus argumentos poco podía la beatería del seminarista ingenuo y reprimido sexualmente que era Joanet, cuya obsesión consistía en lograr que el señor se arrepintiera de la vida disoluta que había llevado para salvar su alma. Para quien Dona Xima era la representación del mal absoluto… Lucifer era bellísimo. A pesar de su juventud se muestra como el más firme defensor de la tradición y de una religiosidad que controlaba todos los aspectos de la vida.

Hay que destacar la ironía que despliega el autor a lo largo de la obra, sus personajes podían tener conductas absolutamente inmorales, pero jamas perdían las buenas mariaantoniamaneras al relacionarse entre ellos. Dona Mª Antonia, esposa del protagonista, es el más claro ejemplo, a pesar de las constantes infidelidades del marido, hacía como que no se enteraba. Cuando se encuentra con Dona Xima la saluda cortésmente a pesar de la humillación de la que había sido objeto. Le parecía de una pésima educación que el gobierno les obligara a pagar impuestos…. “si todavía se lo pidiesen por favor, ya verían si les daban algo de lo que les sobraba”

En cuanto a “la sala de las muñecas”, que planea a lo largo de toda la novela como un lugar misterioso donde se esconden oscuros secretos, no es que más un símbolo nina¿Que enigma oculta una sala repleta de peponas inanimadas y documentos antiguos? Realmente ninguno, solo son delirios de un antepasado homosexual, vinculado a una logía masónica. Al abrir la puerta de esa habitación lo único que se percibe es la ausencia de vida, la sensación de parálisis temporal, del inmovilismo y la decadencia de ese Bearn donde nunca sucede nada…«Destruïda la sala de les nines, vanament intentaré escodrinyar si existien misteris tenebrosos i si, rera el vel, hi havia tan sols un mur.»

Para terminar, desde mi punto de vista, el desenlace es decepcionante, digno de un folletín. Una licencia del autor, que después de reprobar los usos y costumbres de la sociedad de la que forma parte, improvisa una conspiración masónica contra Don Toni, para mayor gloria de la censura, como siempre dispuesta a prohibir la publicación de una novela que dejaba al descubierto los “pecados” de la clase dominante.

Sigue leyendo

Podrías ser Tú

cartel00Imagina, podría ser tu madre,

la Scheherazade de las mil y una noches en la niñez,

esa adivina a la que no puedes ocultar inquietudes ni anhelos ,

la consejera que escucha, sugiere y acepta tus decisiones.

a

Humillada, insultada, golpeada, violada

a

Imagina, podría ser tu hermana,

la chiquilla para quien eres un héroe protector,

esa cría con la que es imposible enfadarse,

la pequeña hechicera de mirada risueña.

a

Humillada, insultada, golpeada, violada

a

Imagina, podría ser tu amiga,

la niña con quien jugabas en el parque,

esa compañera de clase dispuesta a ayudarte,

la confidente a la que cuentas tus proyectos.

a

Humillada, insultada, golpeada, violada

a

Imagina, podría ser tu vecina,

la chica que te encuentras en el ascensor,

esa muchacha tímida que apenas se atreve a saludarte,

la mujer con la que te gustaría compartir la vida.

a

Humillada, insultada, golpeada, violada

a

Imagina, podrías haber sido tú

si fueras una mujer, una joven, una niña

en una sociedad donde  confunden virilidad,

con violencia ciega contra la esencia de la feminidad.

                                                                                            Mª Jesús Mandianes