Antología de Spoon River

Autor: Edgar Lee Masters              

Estilo: poesía                   

Traducción: Jesús y Fabio López P.

Edición: Jesús Lopez Pacheco

Editorial: Cátedra

 

Ollie McGee

¿Os habéis fijado en un hombre mustio y cabizbajo

que deambula por el pueblo?

Es mi marido, que con secreta crueldad,

nunca confesada, me robó juventud y belleza.

Hasta que, llena de arrugas y con los dientes amarillos,

perdida la dignidad y de vergüenza humillada,

me bajaron a esta tumba.

¿Y qué creéis que le roe a mi marido por dentro?

¡La cara de la que fui y la otra que hizo de mí!

Las dos le están llevando al sitio donde yazgo.

Logro mi venganza después de muerta.

 

Amanda Barker

Henry me dejó embarazada

sabiendo que yo no podía dar la vida

sin perder la mía.

Así entré en mi juventud por los pórticos del  polvo

Caminante, en el pueblo en que viví creen

que Henry me amó con amor de esposo.

Desde el polvo proclamo

 que me mató para satisfacer su odio.

Análisis:                                                                                                                                      Edgar Lee Master consigue hacer realidad la popular sentencia Si los muertos hablaran” a través de  su  poemario “La Antología de Spoon River “(1915). Un  pueblo   inventado  donde  solo  se  escuchan las voces de los muertos, que  reinterpretan  unas veces con amargura, otras con ironía, los  epitafios y  los  motivos  escultóricos  que  adornan  sus tumbas. Son  autobiografías  comprimidas, testimonios, confesiones o acusaciones  póstumas, presentadas  ante  “El tribunal supremo” del más allá para ser revisados cuando ya “todos duermen bajo la colina”

El abogado Edgar Lee, les da la oportunidad de contar su historia real, la que se esconde tras las bellas dedicatorias. Ya que en la ciudad de los muertos no tiene sentido mentir, el miedo al que dirán y la vergüenza desaparecieron en el mismo instante en que perdieron la vida, convirtiendo acciones, omisiones y consecuencias en hechos irreversibles, por eso cada composición deja el regusto amargo que provoca escuchar un “tardío acto de contrición”

Whedon, director de periódico

Ser capaz de ver todos los aspectos de cada asunto;
estar en todos los sitios, serlo todo, no ser nada durante un tiempo;
falsear la verdad, subirte a su grupa cuando te conviene;
manipular los grandes sentimientos y pasiones de la especie humana
con segundas intenciones, con fines astutos;
llevar, como los actores griegos, una máscara
—tu periódico de ocho páginas—, tras la que te acurrucas
para declamar por el altavoz de los grandes titulares:
«¡Éste soy yo, un gigante!».
Vivir así la vida de un ladrón furtivo,
envenenado con las palabras anónimas
de tu alma escondida.
Echar tierra, si te lo pagan, a los escándalos,
desenterrarlos a los cuatro vientos por venganza
o para vender más periódicos,
aplastando vidas y reputaciones, si hace falta;
ganar a cualquier precio, salvo el de tu propia vida;
ostentar un poder diabólico que socava todo civismo,
como un muchacho paranoico que pone un tronco en la vía
y hace descarrilar al expreso.
Ser director de un periódico, como yo lo fui.
Y luego yacer aquí, junto al río, justo en el lugar
donde desaguan las alcantarillas del pueblo
y se arroja la basura, las latas vacías
y se esconden los fetos.

Sigue leyendo

Anuncios

25 de Noviembre

Un día para conjurar el horror,

para agitar el sufrimiento

ante la mirada escandalizada

de las buenas conciencias.

a

Turbada su delicada sensibilidad

por la brutalidad de imágenes,

que muestra el noticiario

mientras saborean el postre.

a

estremecidas por un escalofrío,

escuchan el rosario de nombres

resbalando como lluvia ácida

sobre códigos de leyes inútiles.

a

Mañana regresaran al olvido

de las esquelas mortuorias,

al estante de los relatos de terror,

al desván de los recuerdos lúgubres.

a

Otras seguirán atrapadas en la oscuridad,

viviendo en el país de las pesadillas,

aisladas en el cuarto oscuro del desamparo,

esperando ser solo un nombre más.

                                                                 Mª Jesús Mandianes

Hilos

 Collage de Mª Jesús MandianesTitulo: Hilos

Autora: Chantal Maillard

Estilo: Poesía

Editorial: Tusquets

Grandes palabras como Dios, verdad, mundo, realidad, no son más que pensamientos y esos son los Hilos, exteriorizados como Poemas-Husos, que  cada una de ellas es un hilo mental. En Hilos, hay un personaje que tropieza con los conceptos, los cuestiona, pero cada vez que lo hace se paraliza y termina siendo el personaje “Cual”: (Entrevista del País)                                                                                                           

Reflexión personal:                                                                                                                         Los versos de Chantal están compuestos de palabras en las que profundiza  intentando recuperar su sentido original, como cuando las pronunció por primera vez el ser humano, repitiéndolas despacio, tratando de entender su alcance. Las exprime hasta reducirlas a la idea abstracta, las desmenuza, busca todos los significados y encuentra otros nuevos, invitando a la reflexión filosófica, a com-padecer-la, expresión que repito mentalmente al final de la lectura de cada uno de sus poemas-huso,  interpretándola como “padecer con ella”

Porque en sus poemas no hay palabras que consuelen, ni que liberen de la angustia. Son cicatrices abiertas, son vértigo, inquietud, angustia, miedo, sentimientos que nacen del sufrimiento que siente ante el suicidio de su hijo. Sus versos son gritos de aflicción por una perdida irreparable, también por su enfermedad, por eso el huso principal es el dolor… probablemente sin la escritura no hubiera podido sobrevivir a tanta perdida.

Anális y resumen:                                                                                                                               El poemario se divide en dos partes: Hilos y Cual. Hilos a su vez se subdivide en varias partes. La primera se titula Poemas-Husos está constituida por 24 poemas, que se mueven sobre un único huso, como una metáfora sobre el estado de animo. Le siguen otras siete secciones: Calma, Irse, De pie, Irse, El cuarto, Visitas o sueños; La luz, el aire, el pájaro.

Son poemas donde la autora analiza sus sentimientos y emociones desde “afuera”, distanciandose del propio “Yo” para poder relativizar la mágnitud de su sufrimento, inventado palabras que le ayuden a cambiar su realidad, a transformarla, creando una nueva realidad que e ajuste a los vocablos que ha creado. Rompiendo así el esquema de la filososofía racionalista, cuyo pilar fundamental es la razón como fuente de conocimiento y la realidad que existe fuera del sujeto que la percibe. Al contrario Chantal pone en duda la existencia de esa realidad, considera que todo lo que llamamos “real” depende, exclusivamente de nuestra conciencia, de nuestras ideas.

Uno”, poema en el cual Chantal parece cuestionar su propia identidad, enrededada en una telaraña de “sospechas” “dudas” y “contradicciones”. Donde a veces cuesta entender el sentido que quiere darle a cada palabra. “Uno” como concepto filosófico que define la unidad primordial del ser, uno siguiendo el “hilo” metafórico de una idea que la mente segrega y va “hilando”.

Pero no hay silencio.

No mientras se dice.

No lo hay. Hay hilo,

otro hilo.

La palabra silencio dentro.

Dentro de uno-¿Uno?

En el “Pánico” (pág.21) la poeta describe el terror que siente en su interior invadiéndolo todo: Su yo, su habitación, su casa. Usa neologismos (giro nuevo en una lengua) compuestos de dos palabras y guión: casa-huesos. Corta los versos con continuos puntos seguidos reduciéndolos a hilos (pensamientos)

El cansancio. La sed. El pánico,

Dentro,

Fuera no se mueve.

Dentro, pánico.

Humedad que traspasa

la casa-huesos

Sigue leyendo

Charneca en Flor (Florbela Espanca)

Collage de Mª Jesús Mandianes sobre la obra de Florbela EspancaTítulo: Charneca en Flor (Antologia esencial)                                                                               Autora: Florbela Espanca                                                                                                             Estilo: Poesía                                                                                                                              Presentación: L. Alfonso Limpo                                                                                                    Editora: Regional Extremadura

Turista incorregible, callejeo por las tortuosas ruas de Lisboa a pleno Sol, intentando localizar “la librería Bertrand”. Por fin doblando la esquina de la rua Garret, una fachada de azulejos azules y blancos anuncia “A livraria máis antigua do mundo”. Accedo, aspirando el olor a madera antigua, historias de conspiradores, revolucionarios y tertulias de intelectuales.                   

Rebusco entre las estanterías un libro sin definir… últimamente al entrar en una librería espero que los libros me encuentren a mí, suele suceder que efectivamente me encuentran. En esta ocasión la fotografía de una mujer joven, sofisticada, de mirada atormentada, llama mi atención desde un expositor, es Florbela, una desconocida que me invita a leer sus poemas. Se presenta con una dedicatoria de Fernando Pessoa: “Alma innovadora. Irma gémea da minha”

El poemario en portugués bajo el título “Sonetos” me condujo a su antología esencial “Charneca en Flor” traducida al castellano, ojeándolo al azar leo:

Deja que te recite mis versos al oído.
Versos de mármol
tallados expresamente para ti.

Colgada de sus versos me perdí por el laberinto del Chiado hasta llegar al intrincado mosaico de callejuelas empinadas que forman el barrio de Alfama. Desde la entrada de un restaurante espectáculo escuché cantar uno de sus poemas transformados en Fado “Se tu viesses ver-me”. Traspasé la puerta sin pensarlo, rendida a la voz aterciopela, melancólica, de la cantante, a su interpretación trágica, acompañada por el llanto de la guitarra portuguesa… sin duda Florbela tenía alma de fadista, a pesar de confesar que no le gustaban los tipismos portugueses ¡Una más de sus contradicciones!

Mª Jesús Mandianes

Análisis:                                                                                                                                Charneca es una metáfora: Tierra florecida, vestida de novia, pero tierra estéril que no puede dar frutos. Un símbolo de su maternidad frustrada, un paisaje que refleja su propio estado de ánimo, siempre atormentado.

Charneca en Flor” es sobre todo el título de su obra maestra, obra que no encontraba editor, a pesar de que según decía, “era de todos sus poemarios el mejor”. Y es el epígrafe que se le ha querido dar a su “antología esencial” que recoge ochenta de sus sonetos en edición bilingüe (castellano y portugués)
Sigue leyendo

Cassini

Imagen

Otoño para evocar su ausencia.
Veinte años navegando sola,
sola no, en compañía del tiempo
los dos surcando el espacio infinito.
a
Cassini, buscando horizontes nuevos,
liberando los limites de la imaginación,
capturando con su mirada mágica
la misteriosa belleza del Universo.
a
Chronos compartiendo su Odisea,
impulsado por una curiosidad insaciable,
alargándose para seguir a la viajera
en busca del atormentado Saturno.
a
Supremo hacedor de un Cosmos
de océanos etéreos y volcanes helados,
tormentas agitadas por el violento Tifón,
anillos de roca y cristal para ocultar sus secretos.
a
Barreras que no detienen a la Exploradora,
sus ojos futuristas desvelan ocultos enigmas,
buscan el instante perfecto para desaparecer
en el ojo del huracán, rumbo a otra dimensión.
a
Desde la orilla opuesta escribo pensando en tí:
Hoy el mar, es una parabola trazada desde un horizonte
sombreado de pinzaladas grises, sobre su pupila
acuosa, caen despacio blandas lagrimas de lluvia otoñal.
                                                                                                        Mª Jesús Mandianes

 

Balzac y la Pequeña Modista China

Autor: Dai Sijie                                    Estilo: Novela                               Idioma: Catalán                          Editorial: El Balancí                  Traductora: Marta Marfany

Ya han pasado muchos años, pero aún tengo gravada en la memoria una imagen del periodo de nuestra reeducación, con una precisión excepcional: Frente a la mirada impasible de un cuervo de pico rojo, Luo, con un cesto a la espalda, avanzaba a gatas por un paso de unos treinta centímetros de ancho rodeado a ambos lados por un profundo precipicio. Dentro del cesto de bambú, anodino, sucio, pero solido, estaba escondido un libro de Balzac, “El padre Goriot”, que en chino tenía por titulo “El viejo Go”, iba a leerlo a la “Pequeña Modista” que continuaba siendo una montañesa; bonita pero inculta.

Novela de pretendido contenido autobiográfico, que presenta una visión amable de la “Revolución cultural China” llevada a cabo por el presidente Mao Zedong de 1966 a 1976. Su lectura no debe hacernos olvidar que fueron diez años de sangriento caos, que dejó cerca de dos millones de muertos; una economía arrasada y un patrimonio cultural destruido. Sus víctimas fueron sobre todo la clase intelectual, escritores y artistas fueron perseguidos, encarcelados y asesinados. Las acusaciones generalizadas de «actividades contrarrevolucionarias» a profesionales cualificados llevaron a una paralización del desarrollo tecnológico y educativo del país. Una generación entera de jóvenes se vio privada de la posibilidad de una educación superior más allá de la repetición de lemas revolucionarios.

Análisis:                                                                                                                                                                  Contada en primera persona, el narrador es a la vez protagonista de una historia que escribe desde el recuerdo de sucesos contados en presente, aunque sucedieron en un pasado indefinido. No obstante el autor plantea el desenlace cambiando de perspectiva, en lugar de mantener el estilo narrativo, opta por conceder voz propia al Molinero, a Luo y a la Modista. Una decisión que desde mi punto de vista desmonta la estructura de novela y la acerca al relato.

Sorprende el tono humorístico, que utiliza para describir las condiciones extremas en las que se desarrollaba la vida de unos personajes sometidos a “trabajos forzados”. Luo y Day incluso acaban perdiendo la noción del tiempo entendido como experiencia vital constructiva, ya que transcurre como la repetición de unas obligaciones rutinarias que los anula como seres inteligentes. Hay que señalar que a pesar del tono desenfadado que utiliza para describir las situaciones más brutales, queda claro el trasfondo crítico hacia el fanatismo ciego impuesto por régimen maoista.

El mayor acierto de la novela es sin duda la utilización de un lenguaje coloquial, buscando la empatia de los lectores hacia unos personajes y unas circunstancias excepcionales, más que la exhibición de una prosa brillante. “La lengua” adquiere tal importancia que sustituye a los libros prohibidos cuando los protagonistas ponen a prueba sus dotes interpretativas a través de la literatura oral, convirtiéndose en un estímulo mental para los habitantes del pueblo.

La obra pone de relieve el poder de la lectura reflexiva para formar y transformar la personalidad de los individuos. Como medio para alcanzar la libertad de pensamiento, aún en las más férreas dictaduras, por eso los regímenes autoritarios temen tanto cualquier expresión artística. Aunque la interpretación del contenido de los libros es bien diferente según las manos en las que caen. Mientras Dai parece fascinado por Romanin Ronald y su obraJean-Christophe”, Luo prefiere los personajes atormentados de Balzac como “Ursule Miroüet”, se otorga el papel de Pigmalión de “la costurera” a la que pretende refinar leyéndole sus obras, paradojicamente la chica extrae una pobre conclusión: La belleza de la mujer es un tesoro que no tiene precio.

Resumen:                                                                                                                                                                La historia explica las peripecias de dos amigos adolescentes, que son enviados a una lejana población cerca de la frontera con el Tibet para someterlos al proceso de reeducación establecido por Mao en los años sesenta (S. XX. Allí descubren que un compañero esconde una maleta con las grandes obras de la literatura universal. Su lectura a escondidas y la aparición de una joven modista cambiara sus vidas, logrando una efectiva “reeducación”

Os Gatos

Foto de Mª Jesús Mandianes en Baltar (Ourense), agosto 2017

En la pequeña aldea
solo quedan viejos y gatos.
Sobre los muros de piedra,
observan indolentes
las pupilas húmedas
de los forasteros en su tierra.

Mágicas miradas, teñidas de verde
vigilan a distancia a los intrusos
recorriendo las calles empedradas,
la escuela muda de voces infantiles,
la iglesia vacía de oraciones,
el cementerio de tumbas olvidadas.

Maullando, se enredan mimosos
entre los pies impacientes
por cruzar la puerta del “lar”.
Mimetizados entre los recuerdos,
esperan que termine el verano
para marcar su territorio de “saudade”.

Con el otoño regresarán a la soledad
pintada de nostalgia y silencio,
roto por la poesía de sus maullidos,
por el crujir de las hojas secas
bajo las leves pisadas de los felinos,
guardianes de la memoria del pueblo.

                                                                              Mª Jesús Mandianes

                                                                       (Para mi hermana Ana Mandianes)