Sin Palabras

Entre tu cuerpo y el mío,

el roce suave de las manos

acortando distancias,

encendiendo la llama del deseo.

a

No necesitamos palabras,

nuestras miradas se desnudan.

a

Nadando en tus pupilas azules,

me dejo llevar por la marea,

de la pasión desbordada

entre el oleaje de las sabanas.

a

No necesitamos palabras,

nuestras miradas se penetran.

a

Cuando la tormenta cesa

en la cama dos náufragos,

desconocidos dándose la espalda,

sin saber que decir.

a

No necesitamos palabras,

nuestras miradas se despiden.

                                                 Mª Jesús mandianes

Una Habitación Propia (Virginia Woolf)

Autora: Virginia Wolf

Estilo: Ensayo

Editorial: Seix Barral

Idioma original: Ingles

Traductora: Laura Pujol

Cuanto puedo ofreceros es una opinión sobre un punto sin demasiada importacia: Una mujer debe de tener dinero y una habitación propia para poder escribir novelas”

Análisis:

En 1928 le ofrecieron a Virginia dar un conjunto de charlas que giraban sobre el tema “la mujer y la novela”. Al comienzo de su exposición manifiesta su deseo sincero de que tras el discurso le quede a cada una de las participantes “una pepita de verdad pura”. Esa verdad se expone de manera diáfana en este ensayo.

“Una habitación Propia” debe suponer para todas las mujeres mucho más que la necesidad de tener un espacio físico propio, también el reconocimiento  de un espacio intimo donde puedan dar cabida y reconocer sus propios deseos, sus aspiraciones y necesidades, desterrando el servilismo, casi genético que nos pone siempre al servicio de los demás. 

Casi un siglo después suscribo cada una de las reflexiones de Virginia, que van mucho más allá   de la “necesidad de tener dinero para dedicarse a escribir”. Aprovecha la coyuntura para  exponer desde una óptica feminista, tanto la explotación y la pobreza de la que son víctimas las mujeres, como la violencia ejercida  sobre las mismas en una sociedad dominada por el patriarcado. Puedo constatar que desgraciadamente las circunstancias expuestas siguen siendo una triste realidad.

Con un estilo coloquial y un lenguaje irónico deja patente su capacidad analítica, logrando una exposición amena a través de un “relato” donde la prosa realista y la metáfora se complementan,  consiguiendo captar el interés de las oyentes y las lectoras.

Desgrana con ironía las situaciones de inferioridad a las que se ven sometidas las mujeres de su tiempo: Desde la imposibilidad de acceder a una biblioteca si no llevaban un acompañante, hasta la necesidad del permiso paterno para trabajar:

Desliza la relación de la religión con el poder y el dinero, que durante la “edad de la fe” fluía de los bolsillos de nobles, reyes y reinas, y más tarde en la “edad de la razón” de los mercaderes y comerciantes, todos intentando comprar un trocito de eternidad. No se olvida mencionar los diezmos con los que el clero exprimía al pueblo, que debía de ser servil y aceptar todos los sufrimientos impuestos desde la pirámide del poder, para así llegar al paraíso.

Muestra su espíritu antibelicista, reconociendo que los hombres han sido manipulados para dejarse matar en nombre de una bandera, aunque paradójicamente admite que fueron los conflictos armados  los que abrieron las puertas de la libertad a las mujeres, durante la primera y la segunda guerra mundial.

Muestra ante sus jóvenes oyentes el lesbianismo como una forma de sexualidad tan valida como la heterosexualidad, reflexionando sobre la posibilidad de que en nuestro cerebro se mezclen por igual emociones y características, tanto masculinas como femeninas, aunque adormecidas por una educación alienante.

Resumen:

Capt.I: Inicia su análisis sobre el tema más importante para ella “la pobreza de las mujeres” desmitificando la maternidad, la presenta como un lastre que ha impedido progresar a las mujeres. Después de haber parido infinidad de hijos, de haberlos criado, de haber administrado el hogar, es improbable que la mayoría de las mujeres pudieran dedicarse a ganar dinero. Y de haberlo hecho las leyes creadas por los hombres les hubieran denegado la posibilidad de administrarlo, porque hasta finales del XIX su dinero era propiedad del marido.

Medita sobre el efecto de la pobreza en la mente y lo desagradable que era sentirse excluido por razón de sexo, una desigualdad que conduce a la falta de educación, a la inseguridad y a la pobreza a las mujeres, mientras a los hombres les abre el camino de la formación, la prosperidad y la seguridad.

Capt.II: Analiza porque un sexo era tan próspero y otro tan pobre. ¿Qué efecto tiene la pobreza en la creación de la novela?

Su gran pregunta es ¿Por qué son pobres las mujeres? Para indignación de Virginia había eruditos que escribían sobre “la inferioridad mental, moral y física de las mujeres”. Todos ellos hablaban desde la dominación, el poder, el dinero y la influencia. Era el dominio del patriarcado. Cuando los eruditos hablaban de la inferioridad de las mujeres, lo que hacían en el fondo era defender su superioridad, para el patriarcado era de enorme importancia estar convencido de que la mitad de la especie humana es inferior a ellos.

Establece una relación entre una situación económica estable y la estabilidad emocional. La independencia económica te abre la mente y te da libertad de pensamiento. Está convencida de que la sociedad evolucionará y que dentro de unos años las mujeres realizaran todas las actividades y esfuerzos que en su época le estaban prohibidos.

Capitulo III: Sobre la violencia contra la mujer: Era un derecho reconocido al hombre, y lo practicaba sin avergonzarse tanto en las clases altas como en las bajas. Si una mujer se negaba a casarse con el hombre escogido por el padres se exponía a que la encerraran y la pegaran sin que nadie se escandalizara. El matrimonio no era una cuestión de afecto sino de avaricia familiar.

En las novelas y obras de teatro se las presentaba como protagonistas fuertes, y con iniciativa pero en la vida real apenas sabían leer y escribir, eran una propiedad más del marido. De vez en cuando aparece alguna reina como Isabel I, o alguna gran dama, pero de la vida de las mujeres corrientes apenas sabemos nada.

¿Cómo iban a escribir grandes obras, si las casaban antes de los 16 años? Si no iban a la escuela y no sabían leer ni escribir (S. XVI). La castidad tenía entonces una importancia religiosa en la vida de una mujer, un residuo de ese sentido de la castidad es lo que dictó la anonimidad de las mujeres hasta muy tardío el siglo XIX, ocultando las escritoras su identidad bajo nombres masculinos: Geirge Eliot, George Sand, Currer Bell.

Escribir es una obra genial, es casi una proeza de una profunda dificultad. Porque hay que trabajar (de la literatura no se come) Los escritores sufren toda clase de desalientos: obligaciones familiares, problemas económicos… Para la mujer escritora estas dificultades se multiplican, tener unas habitación propia era impensable hasta el siglo XIX salvo que los padres fueran mu ricos y complacientes. La mujer estaba sometida a la voluntad del padres, del marido o del hermano.

En el siglo XIX no solo no se alentaba a las mujeres a ser artistas, al contrario se las desairaba, insultaba y sermoneaba. Aquí nos acercamos de nuevo al complejo masculino que ha tenido tanta influencia sobre el movimiento feminista: El deseo del hombre no tanto de que ella sea inferior, sino de él sentirse superior y le coloca a la cabeza de las artes, de la política, de los oficios y de la cultura en general. La historia de la oposición de los hombres a la emancipación de las mujeres es más interesante que el relato de la emancipación misma.

Encontrar en siglos precedentes mujeres en un estado mental adecuado para poder escribir poesía es casi imposible. Basta observar sus casas oscuras y estrechas, la cantidad de hijos que parían, el enorme trabajo domestico que debían realizar. Solo alguna gran dama podía aprovechar su estatus social para escribir algo firmando bajo seudónimo y arriesgándose a las más duras críticas.

¿Puede influir el sexo del novelista en su integridad, que es la columna vertebral del escritor? Pone como ejemplo la novela de Jane Eire de Emily Brontë, donde la historia acaba convirtiéndose en una queja personal, se ve claramente que la cólera empaña la integridad de Bronte como novelista. Recordó que la habían privado de la parte de experiencia que le correspondía, de que la habían oprimido, la habían hecho estancarse en una rectoría cuando ella hubiera querido andar libre por el mundo.

Virginia reflexiona sobre las novelas escritas por mujeres, sus autoras habían alterado sus valores en deferencia a la opinión ajena y se expresaban como escribirían las mujeres, no como lo harían los hombres, porque en el XIX una mujer tenía que ser muy rebelde y muy valiente para desoír las críticas masculinas a sus obras, Solo Austen y Bronte escriben tal como piensan y como sienten. No obstante bajo seudónimos.

La literatura se ha empobrecido al cerrar las puertas a la mujer. ¿Le importa a alguien la creación por parte de una mujer corriente de un estilo de prosa que expresara su manera de pensar cuando se siente excluida y diferente?

Conclusión: Hay que tener quinientas libras en el bolsillo y una habitación con un pestillo en la puerta para poder escribir (Un espacio propio, sin presiones), dinero para viajar, dinero para divertirse porque la libertad intelectual depende de cosas materiales, la poesía depende de la libertad intelectual .Cuando os pido que ganéis dinero y tengáis una habitación propia. Os pido que viváis en presencia de la realidad y que llevéis una vida estimulante. Os sea posible o no comunicarla.

Concluye con una reflexión critica: A finales del XIX y a principios del XX la ignorancia de las mujeres ya no se puede justificar en el hecho de que tienen obligaciones domésticas e hijos que criar. Recuerda que desde 1866 hay en Inglaterra dos colegios universitarios para mujeres, que en el año 1880 la ley autoriza a la mujer a ser propietaria de sus propios bienes y que en ella año 1919 se le concedió el voto. Además  les esta permitido ejercer la mayoría de profesiones. Por lo tanto la excusa de que han faltado oportunidades, preparación, estimulo, tiempo y dinero no sirve ya, es necesario trabajar y prepararse para salir de la oscuridad. termina aconsejando el control de la natalidad “con dos hijos es suficiente.

Sobre Virginia Woolf (Londres, 25 de enero de 1882Sussex, 28 de marzo de 1941):

En ese perfil de musa griega, tantas veces reproducido, ya la expresión de melancolía se impone sobre su belleza, ya en su mirada se adivinaban síntomas de un desequilibrio psicológico. Debido a su enfermedad mental y a su muerte, Virginia aparece como un personaje tragico, siempre triste, aunque la otra cara de su personalidad bipolar era la de una mujer valiente, divertida y feliz.

Fue una “niña victoriana” en una casa de familia numerosa, lo suficientemente tenaz para conseguir que su padre, el ensayista Leslie Stephen, abriera para ella las puertas de su biblioteca, y le diese libre acceso a la cultura griega, la historia universal y la literatura inglesa.

En la adolescencia perdió a su madre y ese duelo, en palabras de Woolf, “nos transformó en seres hipócritas, inmersos en los convencionalismos del dolor”. Al poco tiempo, su hermanastro Gerald Duckworth la sometió a “abusivos tanteos exploratorios por debajo del vestido”, experiencia que relataría al cabo de cuatro décadas en el texto autobiográfico “Apuntes del pasado”. Sigue leyendo

Sed de Mar

                

Sentada en la orilla de la Mar inmensa

evoco su historia, sin limites, ni edad,

aquí, antes de que sus aguas acunaran la vida,

 de que el tiempo se dividiese en noche y día

                                                Sedienta de leyendas de Dioses y Héroes.

Vestida con puntillas de espuma blanca

escucho su canción de calma y marejada.

Mecida por el suave son de las olas

aspiro el olor a sal marina, a bosque de algas.

                                               Sedienta del agua de otros mares.

Mis ojos navegan sobre el azul

salpicado de escamas de plata antigua,

buscando el incendio escarlata del horizonte,

mientras el Sol se hunde en las frías simas.

                                                Sedienta de la luz de otros atardeceres.

Y el recuerdo de las altas olas del Atlántico

desplomándose sobre los acantilados,

desdibujados entre la borrosa niebla,

desata en mi alma una tempestad de saudade.

                                                Sedienta de pisar la arena blanca de las Cies.

                                                                                              Mª Jesús Mandianes

Antes que el tiempo se acuñara en días,

el mar, el siempre mar, ya estaba y era.

Luis Borges

Prego (A terra é un cruceiro)

Cita

Foto de Mª Jesús Mandianes en la capilla de Baltar (Ourense) año 1986

Inspira o cantar do trobeiro

Cos teus agarimos e apertas;

as chans largacías e abertas

abrangue cos brazos, Cruceiro.

a

Acende co nume divino,

o fogo da verba faiscante;

que brile nos eidos e cante

teu longo espreitar no camiño!

a

Na ialma do vate cravuña

e estampa, sinxelo, memorias;

das túas enxebres estorias

ser quero fidel testemuña.

a

Cuberto de séculos e hedra

ti sabes de risos e dores;

ti sabes de mágoas e amores,

edoso Cruceiro de pedra.

a

Sentado a carón do teu pé,

agardo, afeuzado, que fales,

rei croado dos nosos veigales,

non vou sen ouvirte, abofé!

a

Saberás mil sabencias, trobeiro,

cantarás mil cantigas, poeta;

túas verbas gasállanme, ouh vate,

pola fe que puxeches na teima.

a

Albiscache a verdá:

os cruceiros non somos moreas de pedras.

O canteiro non ergue bonecos.

O canteiro ALUMEA!

a

Dános ollos e ialma

cando CREA!

                                      Manuel Rodríguez (“A terra é un Cruceiro”, fragmento)

Sobre Manuel Rodríguez:

(Paralela, Lugo, 11 de diciembre de 1934 – Lugo, 13 de febrero de 1990) Manuel fue hijo de emigrantes, el mismo emigrante galego, con seis año llegó Cataluña acompañado de sus padres, como tantos niños gallegos. Poeta, obrero como el mismo se reivindicaba. Con el paso del tiempo desarrolló una importante carrera literaria. En la emigración no olvidó sus raíces, y su aportación a la cultura gallega fue importante sobre todo en los años de la Transición. Fue cronista oficial del Centro Gallego de Barcelona y corresponsal de varios diarios, en los que informó de la vida cultural y social de los gallegos

Fue premiado en numerosos concursos literarios. Destacan los primeros premios de poesía Meigas e Trasgos de Sarria en los años 1976 y 1980, el Premio Xosé M.ª Chao Ledo en el III Certamen Literario de Villalba en 1977, y el primer premio del Certamen Literario de Begonte en 1985.

En prosa, consiguió el primer premio Nós de Barcelona en 1980. En Sarria, merecieron el premio Meigas e Trasgos dos cuentos suyos en 1977 y en 1986. En 1985 y 1987 quedó finalista en la sección de Reportaje de los Premios Galicia de Periodismo.

El año de su fallecimiento (1990), fue nombrado a título póstumo «Hijo Predilecto del Ayuntamiento de Paradela» y «Lucense del año 1989».

Cruceiro y Capilla de la Virgen (Baltar, Ourense)

Sally Heathcote, Sufragista

Guionista: Mary M. Talbot

Ilustradores: K. Charlesworth y Talbot

Estilo: Novela gráfica

Editorial: La cúpula

Traducción: Lorenzo Díaz

Diseño Cubierta: Andrés Salvarezza

Analisis:

Una novela gráfica para leer y “ad-mirar”, ya que la guionista y los ilustradores logran armonizar a la perfección el elaborado guión con unas ilustraciones de enorme calidad, donde desarrollan todas las peculiaridades del lenguaje visual:

  • Carteles a página completa que introducen cada uno de los tres capítulos, donde despliegan todo el encanto vintage de la época.                                         

  • Reproducciones de insignias, panfletos y estandartes de la WSPU, siempre con el violeta y el verde acompañando al blanco, impregnando de veracidad y fuerza la lucha de Sally Heathcote, personaje imaginario que representa el desafío de tantas mujeres anónimas.

  • Viñetas de estilo realista realizadas en escala de grises, acompañadas de documentación exhaustiva. Son reflejo fiel de la sombría sociedad británica, de la que se escapa la nota de color del cabello de las protagonistas, autentica metáfora visual, que va del anaranjado de Sally, al morado de la Sra, Pankhurs, pasando por el castaño de Emmeline.

  • El color amarillo sobre las siluetas negras para darle fuerza dramática al relato, cuando las sufragistas más radicales recurren a la violencia incendiaria, obligandonos a recordar que para lograr el derecho al voto hubo mujeres que se vieron obligadas a utilizar metodos de “guerrilla urbana”

  • Termino con la minuciosa composición de las páginas divididas en grupos de ocho viñetas, donde apenas sin palabras se expone de manera gráfica la huelga de hambre de las sufragistas y su alimentación forzosa, mostrada a través de los barrotes de la cárcel. El gris oscuro de la tortura se impone sobre la melena anaranjada de Sally y cubre sus sueños de un inquietante azul cobalto.

En cuanto al relato literario va mucho más lejos que un simple guión de cómic. La rápida y eficaz introducción en el contexto histórico, la división cronológica de las secuencias y la rigurosa documentación lo elevan a la categoría de ensayo.

M.Talbot logra transmitir la la dureza de la lucha sufragista a través de las experiencias de Sally (personaje ficticio) que incluyen la prisión, las huelgas de hambre y la “guerrilla urbana”. La guionista tomó como punto de referencia un libro titulado “Suffragette Sally” escrito por Gertrude Colmore y publicado en 1911, que cuenta la historia de tres mujeres ficticias y su participación en el WSPU luchando por el sufragio femenino. Cada una pertenecía a una clase social diferente: Sally Simmons era una doncella, Edith Carstairs era una “constitucionalista” de clase media y Geraldine Hilluna aristocrata.

Tengo que añadir que no es una lectura fácil, los continuos saltos en el tiempo (flashback y flashforward) hacen que el lector deba poner los cinco sentidos en la narración, intuyendo desde el comienzo que el enfrentamiento de dos posturas: la moderada representada por los Srs. Pethick-Lawrence y la radical representada por la Sra. Pankhurst, acabaría en una traición. Terriblemente real.

La obra incorpora como anexos: Una Cronologia, Anatociones, Fuentes y Traducción de cartales, pancartas y pintadas. Lo que da una idea de la rigurosidad y el nivel de exigencia de la obra. Sigue leyendo

El Amante

Autora: Marguerite Duras

Estilo: Novela

Traductora: Ana Mª Moix

Editorial: Fabula Tusquets

A los dieciocho años envejecí, no sé si a todo el mundo le ocurre lo mismo, nunca lo he preguntado. Ese envejecimiento fue brutal. Vi como se apoderaba de mis rasgos uno a uno, como agrandaba los ojos, como hacia la mirada más triste, la boca más definitiva, cómo grababa la frente con grietas profundas.

Análisis:

Ciento cincuenta páginas intensas donde una anciana Margaritte Duras “confiesa” su precoz iniciación al sexo, que no al amor, en una relación desigual marcada por perjuicios raciales y sexuales, a través de la cual la  protagonista parece querer escapar de la dramática situación familiar.

Personalmente definiría la novela como transgresora, tanto en el fondo como en la forma, no solo porque desarrolla una narrativa caótica, que utiliza indistintamente la primera y a la tercera persona, además mezcla pasado y presente, recurso con el que acentúa su desorden emocional,  producido por la aberrante simbiosis entre una familia tóxica y un amante perturbador, ambos bordean la pedofilia y la prostitución de menores.

El Amante supone para Margaritte un paso adelante en el abandono del existencialismo para evolucionar hacia la “Nuveau Roman” adoptando una escritura errática, pasional, lo mismo que su personalidad. Prescinde de un hilo conductor, y de la trama en el sentido estricto. Prefiere no ceñirse a ningún estilo para contar el desgarro interior que le producen sus vivencias personales.

Todo ello no disminuye la belleza del lenguaje poético, la fuerza de los espacios en blanco, como silencios después de cada párrafo, de cada confesión, queriendo recuperar fuerzas para evocar su historia de iniciación en el placer y el dolor. Así logra imprimir a todo al conjunto la sensación de desolación que sobrevuela la novela.

Destacaría la descripción de los paisajes exóticos, que a veces adoptan la forma de un guión de cine: El crepúsculo caia siempre a la misma hora todo el año. Era muy corto, casi brutal. Durante la estación de las lluvias, durante semanas, el cielo no se veía, estaba cubierto por una niebla uniforme que ni siquiera la luz de la luna atravesaba.

La evocación de los olores que envuelven la ciudad: Los olores de caramelo llegan a nuestra habitación, el de los cacahuetes tostados, el de la sopa china, de carnes asadas, de hierbas, de jazmín, de ceniza de incienso de fuego de leña, el fuego que se transporta aquí en cestos, se vende en las calles, el aroma de la ciudad es el de los pueblos del campo, de la selva.(Saigón)

Solo añadir, a titulo personal, que a lo largo de la lectura del relato no podía dejar de pensar que “la memoria siempre es una gran mentirosa”, estamos ante un episodio biográfico ficcionado, la realidad fue mucho menos romántica. La literatura le permitió embellecer “su vergüenza” y darle un tono novelesco.

Resumen:

Una novela ambientada en la Indochina de los años veinte. Con una prosa que evoca detalladamente la vida en el Saigón de la Francia colonial. Donde la autora narra la relación de una adolescente de quince años con un rico comerciante chino de veinte seis, “El hombre  de Cholén”, deslumbrada por su dinero muestra una total indiferencia a los sentimientos de él. Sigue leyendo

Cándido o el Optimismo

Autor: Voltaire (1758)

Estilo: Cuento filosófico

Editorial: Sísifo

Traductor: Fernández Moratín

El escritor debe de poseer perfectamente su idioma, hablarle con pureza, con armonía constante, sin que la versificación o la rima alteren la claridad o la energía de los pensamientos ni destruyan la belleza de la imagen.

Análisis: Voltaire, a través de Candido nos conduce a un mundo disparatado, a veces cruel, otras cómico, donde la historia contada tiene una doble finalidad:

  1. Desarrollar y confrontar de forma crítica todos los temas filosóficos planteados en la Ilustración tales como  religión y el fanatismo, la libertad política y la tiranía, el conocimiento y el oscurantismo, la felicidad y el destino, la libertad y la esclavitud.

  2. Denunciar la degeneración y la intolerancia de todos los estamentos del antiguo régimen utilizando un lenguaje fluido, ameno y fácil de entender con la intención de minar las estructuras feudalistas aún vigentes en el siglo XVIII:

– La corrupción en la que estaba inmerso el régimen absolutista imperante en toda Europa, criticando de forma inteligente, sutil y valiente el sistema social de la época que le tocó vivir, que podría trasladarse punto por punto al mundo  actual, donde nada parece haber cambiado.

Reducción al absurdo de la filosofía basada en el “optimismo resignado” representada por Leibniz (pensamiento que defiende que nuestro mundo es el mejor de los posibles), y trasladada por Pangloss a su fiel discípulo Candido, el cual pretende aplicarla en todos los aspectos de la vida cotidiana, a pesar de que no le sirve para nada más que para darse de bruces con la realidad una y otra vez.

Voltaire, usa la ironía para desenmascarar la intolerancia y el fanatismo ejercidos por la iglesia, donde el Tribunal de la Inquisición imponía su criterio a sangre y fuego a los que se atrevían a discrepar. No acepta ni que la autoridad de la Iglesia sea incuestionable, ni que la Biblia sea la verdad revelada. Considera que el conocimiento de Dios se alcanza a través de la razón y la propia observación de la naturaleza. Con lo que se ganó la enemistad del clero desde el papa hasta el último fraile. Fue excomulgado repetidamente, él y los que osaban leerlo. En este enlace se puede ver la Censura ejercida sobre la obra del autor nada menos que en 1845: http://www.filosofia.org/hem/dep/cen/sura064.htm

Las novelas y cuentos de este autor están prohibidos por la santa sede; y como Cándido o el optimismo es una de aquellas, creemos que la alcanza la prohibición, fuera de que en el Índice de libros prohibidos por la sagrada congregación de Roma se incluye nominatim la versión italiana de este, y según la regla XIII de las que están al frente del Índice de la inquisición de España, los libros impresos al principio en una lengua o en alguna señalada impresión, y después prohibidos, se entienden prohibidos en cualquier otra lengua o impresión en que antes o después se traduzcan o den a luz, no declarándose otra cosa en el Índice o Expurgatorio.

Los castigos no evitaron que evidenciara la depravación de las ordenes religiosas, insinuada en la obra con frases fáciles de entender (Pág, 102, habla el hijo del barón: como yo era un joven bonito enseguida, el reverendo padre Croust, superior de aquella casa, me trató con particular amistad). Hoy, tres siglos después, se comienzan a destapar con toda su crudeza las miserias ocultas por el clero.

– Los abusos de la aristocracia, que se consideraban superiores al resto de los mortales. Su sangre azul no podía mezclarse con la de la plebe, poseían una serie de privilegios por nacimiento: No pagaban impuestos directos, tenían leyes y tribunales propios, poseían la mayor parte de las tierras (vivían de las rentas que provenían de ellas y que pagaban los campesinos) y dominaban los cargos de la administración. No olvidemos que además obligaban a alistarse a filas al pueblo sin que pudieran negarse bajo pena de ejecución, eran los “subditos” los que morían y sufrían todas las calamidades en guerras absurdas para mayor gloria de los nobles y sus haciendas.

Los atropellos que ejercían los europeos contra los nativos de América y África, reducidos a la condición de esclavos para que en Europa tomen “azucar ”. En el Dorado un nativo le cuenta a Candido “la avarienta rapacidad de las naciones de Europa, que manifiestan una furia tan insaciable por adquirir los guijarros y el lodo de esta tierra, que a trueque de llevársele no dudaría en acabar con todos nosotros”.

No pasa por alto la corrupción de la justicia en todos sus estamentos: Alguaciles, abogados, magistrados, aceptan sobornos y prevarican sin ningún pudor, arruinando a todos los que acuden a ellos en defensa de sus derechos.

Por último quiero poner en relieve la lucida critica de la prostitución: (Habla Paulina, pág 103: Esta es tal vez la mayor miseria de nuestra profesión: ayer me robo un oficial cuanto tenía y haciendo del enfado y celoso, me dio una paliza solemne y hoy tengo que fingir alegría y buen humor para satisfacer a un fraile)

Voltaire fue el mayor intelectual de su siglo (XVIII), su obra se ha considerado visionaria y adelantada a su tiempo. La intención del precursor de la Revolución Francesa, a la hora de poner en evidencia las desigualdades y de criticar el absolutismo monárquico imperante en Europa, era contribuir al desprestigio de las instituciones del antiguo régimen, introduciendo la semilla de la rebelión en el pueblo para que dejaran de aceptar resignadamente los privilegios de la aristocracia y las arbitrariedades que cometían contra sus súbditos, los cuales empezaban a rechazar esa condición para asumir la de ciudadanos iguales en derechos, obligaciones y libertades.

 

Sigue leyendo