Charneca en Flor (Florbela Espanca)

Collage de Mª Jesús Mandianes sobre la obra de Florbela EspancaTítulo: Charneca en Flor (Antologia esencial)                                                                               Autora: Florbela Espanca                                                                                                             Estilo: Poesía                                                                                                                              Presentación: L. Alfonso Limpo                                                                                                    Editora: Regional Extremadura

Turista incorregible, callejeo por las tortuosas ruas de Lisboa a pleno Sol, intentando localizar “la librería Bertrand”. Por fin doblando la esquina de la rua Garret, una fachada de azulejos azules y blancos anuncia “A livraria máis antigua do mundo”. Accedo, aspirando el olor a madera antigua, historias de conspiradores, revolucionarios y tertulias de intelectuales.                   

Rebusco entre las estanterías un libro sin definir… últimamente al entrar en una librería espero que los libros me encuentren a mí, suele suceder que efectivamente me encuentran. En esta ocasión la fotografía de una mujer joven, sofisticada, de mirada atormentada, llama mi atención desde un expositor, es Florbela, una desconocida que me invita a leer sus poemas. Se presenta con una dedicatoria de Fernando Pessoa: “Alma innovadora. Irma gémea da minha”

El poemario en portugués bajo el título “Sonetos” me condujo a su antología esencial “Charneca en Flor” traducida al castellano, ojeándolo al azar leo:

Deja que te recite mis versos al oído.
Versos de mármol
tallados expresamente para ti.

Colgada de sus versos me perdí por el laberinto del Chiado hasta llegar al intrincado mosaico de callejuelas empinadas que forman el barrio de Alfama. Desde la entrada de un restaurante espectáculo escuché cantar uno de sus poemas transformados en Fado “Se tu viesses ver-me”. Traspasé la puerta sin pensarlo, rendida a la voz aterciopela, melancólica, de la cantante, a su interpretación trágica, acompañada por el llanto de la guitarra portuguesa… sin duda Florbela tenía alma de fadista, a pesar de confesar que no le gustaban los tipismos portugueses ¡Una más de sus contradicciones!

Mª Jesús Mandianes

Análisis:                                                                                                                                Charneca es una metáfora: Tierra florecida, vestida de novia, pero tierra estéril que no puede dar frutos. Un símbolo de su maternidad frustrada, un paisaje que refleja su propio estado de ánimo, siempre atormentado.

Charneca en Flor” es sobre todo el título de su obra maestra, obra que no encontraba editor, a pesar de que según decía, “era de todos sus poemarios el mejor”. Y es el epígrafe que se le ha querido dar a su “antología esencial” que recoge ochenta de sus sonetos en edición bilingüe (castellano y portugués)
Sigue leyendo

Anuncios

Cassini

Imagen

Otoño para evocar su ausencia.
Veinte años navegando sola,
sola no, en compañía del tiempo
los dos surcando el espacio infinito.
a
Cassini, buscando horizontes nuevos,
liberando los limites de la imaginación,
capturando con su mirada mágica
la misteriosa belleza del Universo.
a
Chronos compartiendo su Odisea,
impulsado por una curiosidad insaciable,
alargándose para seguir a la viajera
en busca del atormentado Saturno.
a
Supremo hacedor de un Cosmos
de océanos etéreos y volcanes helados,
tormentas agitadas por el violento Tifón,
anillos de roca y cristal para ocultar sus secretos.
a
Barreras que no detienen a la Exploradora,
sus ojos futuristas desvelan ocultos enigmas,
buscan el instante perfecto para desaparecer
en el ojo del huracán, rumbo a otra dimensión.
a
Desde la orilla opuesta escribo pensando en tí:
Hoy el mar, es una parabola trazada desde un horizonte
sombreado de pinzaladas grises, sobre su pupila
acuosa, caen despacio blandas lagrimas de lluvia otoñal.
                                                                                                        Mª Jesús Mandianes

 

Balzac y la Pequeña Modista China

Autor: Dai Sijie                                    Estilo: Novela                               Idioma: Catalán                          Editorial: El Balancí                  Traductora: Marta Marfany

Ya han pasado muchos años, pero aún tengo gravada en la memoria una imagen del periodo de nuestra reeducación, con una precisión excepcional: Frente a la mirada impasible de un cuervo de pico rojo, Luo, con un cesto a la espalda, avanzaba a gatas por un paso de unos treinta centímetros de ancho rodeado a ambos lados por un profundo precipicio. Dentro del cesto de bambú, anodino, sucio, pero solido, estaba escondido un libro de Balzac, “El padre Goriot”, que en chino tenía por titulo “El viejo Go”, iba a leerlo a la “Pequeña Modista” que continuaba siendo una montañesa; bonita pero inculta.

Novela de pretendido contenido autobiográfico, que presenta una visión amable de la “Revolución cultural China” llevada a cabo por el presidente Mao Zedong de 1966 a 1976. Su lectura no debe hacernos olvidar que fueron diez años de sangriento caos, que dejó cerca de dos millones de muertos; una economía arrasada y un patrimonio cultural destruido. Sus víctimas fueron sobre todo la clase intelectual, escritores y artistas fueron perseguidos, encarcelados y asesinados. Las acusaciones generalizadas de «actividades contrarrevolucionarias» a profesionales cualificados llevaron a una paralización del desarrollo tecnológico y educativo del país. Una generación entera de jóvenes se vio privada de la posibilidad de una educación superior más allá de la repetición de lemas revolucionarios.

Análisis:                                                                                                                                                                  Contada en primera persona, el narrador es a la vez protagonista de una historia que escribe desde el recuerdo de sucesos contados en presente, aunque sucedieron en un pasado indefinido. No obstante el autor plantea el desenlace cambiando de perspectiva, en lugar de mantener el estilo narrativo, opta por conceder voz propia al Molinero, a Luo y a la Modista. Una decisión que desde mi punto de vista desmonta la estructura de novela y la acerca al relato.

Sorprende el tono humorístico, que utiliza para describir las condiciones extremas en las que se desarrollaba la vida de unos personajes sometidos a “trabajos forzados”. Luo y Day incluso acaban perdiendo la noción del tiempo entendido como experiencia vital constructiva, ya que transcurre como la repetición de unas obligaciones rutinarias que los anula como seres inteligentes. Hay que señalar que a pesar del tono desenfadado que utiliza para describir las situaciones más brutales, queda claro el trasfondo crítico hacia el fanatismo ciego impuesto por régimen maoista.

El mayor acierto de la novela es sin duda la utilización de un lenguaje coloquial, buscando la empatia de los lectores hacia unos personajes y unas circunstancias excepcionales, más que la exhibición de una prosa brillante. “La lengua” adquiere tal importancia que sustituye a los libros prohibidos cuando los protagonistas ponen a prueba sus dotes interpretativas a través de la literatura oral, convirtiéndose en un estímulo mental para los habitantes del pueblo.

La obra pone de relieve el poder de la lectura reflexiva para formar y transformar la personalidad de los individuos. Como medio para alcanzar la libertad de pensamiento, aún en las más férreas dictaduras, por eso los regímenes autoritarios temen tanto cualquier expresión artística. Aunque la interpretación del contenido de los libros es bien diferente según las manos en las que caen. Mientras Dai parece fascinado por Romanin Ronald y su obraJean-Christophe”, Luo prefiere los personajes atormentados de Balzac como “Ursule Miroüet”, se otorga el papel de Pigmalión de “la costurera” a la que pretende refinar leyéndole sus obras, paradojicamente la chica extrae una pobre conclusión: La belleza de la mujer es un tesoro que no tiene precio.

Resumen:                                                                                                                                                                La historia explica las peripecias de dos amigos adolescentes, que son enviados a una lejana población cerca de la frontera con el Tibet para someterlos al proceso de reeducación establecido por Mao en los años sesenta (S. XX. Allí descubren que un compañero esconde una maleta con las grandes obras de la literatura universal. Su lectura a escondidas y la aparición de una joven modista cambiara sus vidas, logrando una efectiva “reeducación”

Os Gatos

Foto de Mª Jesús Mandianes en Baltar (Ourense), agosto 2017

En la pequeña aldea
solo quedan viejos y gatos.
Sobre los muros de piedra,
observan indolentes
las pupilas húmedas
de los forasteros en su tierra.

Mágicas miradas, teñidas de verde
vigilan a distancia a los intrusos
recorriendo las calles empedradas,
la escuela muda de voces infantiles,
la iglesia vacía de oraciones,
el cementerio de tumbas olvidadas.

Maullando, se enredan mimosos
entre los pies impacientes
por cruzar la puerta del “lar”.
Mimetizados entre los recuerdos,
esperan que termine el verano
para marcar su territorio de “saudade”.

Con el otoño regresarán a la soledad
pintada de nostalgia y silencio,
roto por la poesía de sus maullidos,
por el crujir de las hojas secas
bajo las leves pisadas de los felinos,
guardianes de la memoria del pueblo.

                                                                              Mª Jesús Mandianes

                                                                       (Para mi hermana Ana Mandianes)

El Arte de Volar

Autor: Antonio Altarriva

Dibujante: Joaquim Aubert

Estilo: Novela gráfica

Editorial: Edicions de Ponent

Prólogo: Antonio Martín

Analisis:                               “El arte de volar” surge del trabajo en equipo de Altarriba y Aubert, cuya complicidad da lugar a una historia magnifica contada a tres voces: Altarriba (hijo) se introduce en el relato como narrador externo reflexionando sobre la muerte de su padre “porque yo estaba con él, o quizá era con él, y ahora una vez muerto él está en mí”. Al mismo tiempo nos conduce hacia la historia contada por el narrador interno (padre) “la tristeza se hizo tan honda que empezaba a dolerme… notaba un intenso desgarro en mi interior”. La tercera voz es sin duda el lápiz de Joaquim Aubert cuyas viñetas son el complemento perfecto del relato, añadiendo el dramatismo justo a la historia contada. El resultado final es un cómic de una calidad reconocida con numerosos premios (Premio del Salón del Cómic de Barcelona, Premi Nacional de Còmic de Catalunya, Premio Cálamo, Premio de la Crítica…

En blanco y negro para que Altarriva describa el dolor que le produjo la muerte de su padre, Antonio Altarriva, que se suicidó arrojándose al vacío desde la cuarta planta de la Residencia Sardero (La Rioja) en la primavera de 2001 dejando tras de sí un puñado de cuartillas donde transcribió sus recuerdos, un conjunto de frustraciones y derrotas que marcaron su vida. Antonio (hijo) desarrolla la novela desde la reflexión intima, con la perspectiva que le da el conocimiento del carácter y las emociones del personaje, pero respetando la “visión”  que surge de la experiencia vital de su padre.

Mezcla realidad y ficción; dando lugar a una historia donde se “recuperan” estampas olvidadas de una España costumbrista, plasmando la duras condiciones de vida de los campesinos, a pesar de lo cual siempre  les quedaba tiempo para la amistad leal y el humor. Recuerda las humillaciones que sufrieron los exiliados, su regreso a cambio de  la claudicación de todos los ideales. Y como no, tiene espacio el erotismo alegre e inconsciente de la adolescencia y el destierro francés, que acaba derivando en el “sexo reprimido” triste, pecaminoso y gris de la España franquista.

En blanco y negro para que Kim plasme en viñetas detallistas la vida de un perdedor, uno de tantos españoles a los que le tocó vivir los acontecimientos históricos que marcaron la primera mitad de la España del siglo XX, y que nos recuerda a través de sus ilustraciones: La caída de la monarquía, la II República y la Guerra Civil. Mención a parte merecen las ilustraciones que muestran el durísimo exilio y la vida en los campos de refugiados, son una lección de historia para no olvidar y una llamada de atención sobre circunstancias similares por las que atraviesan miles de seres humanos en la actualidad. Personalmente me gustaría destacar la maestría del dibujante al reflejar el deterioro psicológico y físico del protagonista en la última etapa de su vida, a la que en un definitivo acto de dignidad y valentía decide poner fin. Diría que casi sobran las palabras.

Resumen:                                                                                                                           El arte de volar es la historia de un hombre que nació en el mundo rural donde sobrevivir era lo único que importaba, su niñez se alimentó de castigos y de trabajo de sol a sol. A pesar de todo tuvo tiempo para la amistad y los sueños. En su juventud apostó siempre por el bando de los vencidos, pasando a engrosar las filas de los perseguidos por sus ideas, de los exiliados en el país de la libertad, igualdad y fraternidad, bellos principios que les fueron negados a los refugiados republicanos. Antonio representa a todos aquellos que quisieron volar a lomos de la utopía y se acabaron estrellando contra la dura realidad, donde para subsistir había que renunciar a todos los ideales.

Una “caida” que el autor divide en cuatro etapas:

  • 3ª Planta 1910 – 1931 – El coche de madera
  • 2ª Planta 1931 – 1949 – Las alparagatas de Durruti
  • 1ª Planta 1949 – 1985 – Galletas amargas
  • El Suelo  1985 – 2001 – La madriguera del topo

Chove en Santiago

Chove en Santiago                                                                        Llueve en Santiago
meu doce amor                                                                             mi dulce amor
camelia branca do ar                                                                    camelia blanca del aire
brila entebrecida ao sol.                                                               brilla entenebrecida al Sol

Chove en Santiago                                                                      Llueve en Santiago
na noite escura                                                                            en la noche oscura
herbas de prata e sono                                                                hierbas de plata y sueño
cobren a valeira lúa.                                                                   cubren la desierta Luna.

Olla a choiva pola rúa                                                                 Mira la lluvia por la calle
laio de pedra e cristal.                                                                 llanto de piedra y cristal.
Olla no vento esvaido                                                                 mira en el viento desvaido
soma de cinza do teu mar.                                                          sombra de ceniza de tu mar.

Soma e cinza do teu mar                                                            Sombra y ceniza de tu mar
Santiago, lonxe do sol                                                                Santiago, lejos del Sol
agoa da mañan anterga                                                              agua de mañana antigua    trema no meu corazón.                                                              tiembla en mi corazón.

Federico García Lorca

 

25 de Julio, desde el ardiente verano mediterráneo “bebo” despacio las estrofas del poema de Lorca, saboreando la delicada frescura de cada verso, sedienta de ver caer la lluvia sobre las piedras de Santiago. Por que hoy es un día para desandar todos los caminos por los que me ha conducido la vida y volver a perderme entre la niebla y las calles antiguas siguiendo el lamento de las gaitas. Llegar hasta el claustro del colegio Fonseca y sentada en un banco de piedra leer el poemario de este andaluz empapado de saudade, que hechizado por la fuerza formidable de Compostela se sintió poeta de la mar atormentada, de la alta hierba, de la lluvia pausada.

Federico García Lorca era un experto de la lírica gallega y de la sensibilidad de esa tierra a la que visitó en varias ocasiones. Su cultura y sus paisajes, formaron parte de su vida desde la primera visita en 1916. En 1917 escribió en un artículo: “Se comprende, viendo el paisaje de Galicia, el carácter triste de sus habitantes y su música, que dice de penas, de amores, de imposibles”

A finales de otoño de 1932 la revista Yunque publicó Madrigal á cibdá de Santiago (“Madrigal a la ciudad de Santiago”). Posteriormente compuso Romaxe de Nosa Señora da Barca (“Romería de Nuestra Señora De La Barca”), Cantiga do neno da tenda (“Cantiga del niño de la tienda”), Noiturnio do adoescente morto (“Nocturno del adolescente muerto”), Canzón de cuna pra Rosalía de Castro, morta (“Canción de cuna para Rosalía de Castro,muerta”) y Danza da lúa en Santiago (“Danza de la luna en Santiago”).

Mª Jesús Mandianes

 

A Lagoa de Antela, lembranza

Desde Ginzo de Limia a Villar de Barrio, es poco camino, pero, si se quiere, puede durar un día. Abajo se ve la laguna Antela, que ahora andan para desecar; esta fue la obsesión de los economistas del siglo XVIII, y ahora parece que le llegó la vez. Espesuras de juncos y espadañas ocultan parte de ella en el verano. En el invierno, la habitan aves acuáticas que vienen hasta del más lejano Norte, incluso el cisne boreal, que anidaba en el templo del Apolo Hiperbóreo” e incluso vio volar una garza real y un poco más allá, donde está el abandonado convento franciscano de Trandeiras, uno de sus frailes dio noticia de los temibles cínifes que pululaban por la laguna, amenazando con su zumbido, y que no son otros que los ejércitos encantados del Rey Arturo.” Vicente Risco: (Libro de las horas) Orense, 1961.

La laguna de Antela fue uno de los humedales más grandes de la Península ibérica. Estaba situada en la Comarca da Limia (Ourense). Tocaba los municipios de Xinzo, Sandiás, Vilar de Barrio, y Xunqueira de Ambía. Tenía 7 km. de largo, 6 de ancho y una profundidad media 0,60 metros, aunque en algunas pozas llegaba incluso a los 3 metros. Tenía la belleza de un lago y aparecía subdivida en lagunas, charcos y juncares. Su valor ecológico era enorme ya que estaba habitada por patos y otras aves acuáticas, ranas y sanguijuelas, contaba además con una variada vegetación acuática.

En Antela existía una gran variedad de hábitats acuáticos permanentes o estacionales, aguas con vegetación flotante (nenúfares), grandes masas de plantas acuáticas emergentes (juncos, carrizos, castañuelas, espadañas). Vegas pobladas de alisos; abedules, fresnos, chopos, sauces, olmos; orillas limosas y bancos de arena. Estaba rodeada por un paisaje agrario formado de tierras cultivadas y pastizales con arboledas de castaños, avellanos, sanguiños y robles.

Dejad que os cuente que Antela no solo era un espacio geográfico, era el epicentro del mil leyendas que tienen su origen en la noche de los tiempos. Porque la antigua laguna era un extraño territorio en el que los menhires competían con las torres medievales. Las campanas de la mítica ciudad de Antioquia, inundada por su idolatría, suenan bajo las aguas cada noche de San Juan, pidiendo perdón por sus pecados. Más tarde, cuando llegó la invasión romana y el río Limia (rio del Olvido) era el fin del mundo conocido, el general Recio Junio Bruto llegó con sus tropas al borde de la laguna y tuvo que hacer frente a un motín. Nadie quería cruzarla porque se creía que al otro lado del Limia se perdía la memoria. Lo resolvió pasando él primero y llamando desde la otra orilla por sus nombres a los jefes, para acreditar que conservaba la memoria. Finalmente, por allí anduvo el rey Arturo con sus tropas en busca del Santo Grial, pero un encantamiento transformó a los soldados en mosquitos.

A pesar de su valor ecológico y su mágia fueron innumerables los intentos de desecamiento y aprovechamiento de sus tierras para la labranza. Los romanos lo intentaron con la construcción de una tupida red de pequeñas canalizaciones, que iban desde Vilar de Barrio hasta la vega de Ponte Liñares, medía 26 kilómetros de largo y 17 metros de ancho aproximadamente. El moderno canal siguió ese mismo trazado. hasta su definitivo desecamiento a partir del comienzo de las obras en el año 1958.

A principios de los 70 la laguna, los ríos y regatos que desembocaban en el Limia, así como los antiguos puentes, ya no era más que un recuerdo, que los más viejos de Xinzo no han olvidado. Cuentan que cuando la desecación estaba en su fase final una nube de gas ascendió del fondo y cubrió el pueblo obligando a sus habitantes a encerrarse en sus casas atemorizados, aunque sin más consecuencias. Poco después las autoridades procedieron al reparto de parcelas entre colonos, y los humedales dieron paso a enormes extensiones con cultivos de patatas. A partir de 1972, se dio comienzo a la extracción de arena para la construcción.

Sobre la desecación:   La desecación de marismas, lagunas y terrenos pantanosos tenía dos objetivos. Por una parte, la obtención de nuevas tierras de cultivo para incrementar la producción agrícola y el nivel de vida de la población local.  Por otra parte, la eliminación de las aguas estancadas, consideradas focos  de  insalubridad  y enfermedades.

En 1831 Juan Manuel Bedoya, canónigo de la catedral de Ourense la favoreció al considerarla “un grande y pestilente charco” en su Memoria sobre el desagüe de la laguna de Antela o de la Limia, en la provincia y obispado de Orense, reino de Galicia. Proponía como solución, el desagüe en el río Limia, que al parecer fue iniciado y abandonado. Nuevos intentos de desecación surgieron, entre ellos el de Toribio Iscar en 1864, el de la Marquesa de Longueville en 1877, pero todos fracasaron por distintos motivos.

Por desgracia, este tipo de actuaciones fueron frecuentes en España a lo largo de los siglos XIX y XX, especialmente durante la Dictadura de Franco. Hay numerosos ejemplos de ellos en La Mancha (Ciudad Real), y en las depresiones del Ebro y del Guadalquivir… En 1956 el Régimen franquista decidió que el Estado se encargase de ejecutar las obras de desecación de Antela. El gobierno promulgó una ley en la que se declaraban de “alto interés nacional las obras de desecación, saneamiento y colonización de la laguna”

Un acto de terrorismo ambiental: Su desecación se considera hoy un acto de terrorismo ambiental y uno de los grandes  fiascos en  la historia de las obras hidráulicas españolas.  Su objetivo  principal  era la puesta  en cultivo de las tierras drenadas,  pero el efecto fue el contrario, arrasó  la productividad por falta de  humedad.  Además la  modificación  de los cauces de los rios Antela y Limia  implicó la  destrucción  de sus  franjas de bosques de ribera, que fueron talados con el pretexto de ganar superficie para el cultivo. Su desaparición dejó indefensos a los cursos fluviales frente a la contaminación originada en las explotaciones agrícolas. Sigue leyendo