El Guardián de los Cerezos

cerezas buenasCuando se busca tanto el modo de hacerse temer se encuentra siempre primero el de hacerse odiar. (Montesquieu)

– ¡Otra vez la pareja de mocosos escalando la tapia! ¡Mira con que pachorra se quitan los zapatos para trepar por las ramas más recias de mi cerezo!

– ¡Mismamente como si fueran dos monos! ¡Hay que ver la jeta de los endemoniados niños y de sus padres!

– ¡Será que no les he llamado la atención en medio de la plaza, con todos los vecinos delante, para que les caiga la cara de vergüenza!

– Que mi huerto es propiedad privada -les he dicho- Explicárselo a vuestros hijos, que ya son mayorcitos y los lleváis muy sueltos. Mano dura es lo que necesitan. – Así mismo se lo he echado a la cara.-

– Y ellos porfiando. ¡Pero Julián hombre! ¿A tí que más te da? ¿Para que quieres tantas cerezas? ¿Para que se pudran en los árboles?. ¿No sería mejor que las coman los chavales? ¡Tan grandes y hermosas que están! Sigue leyendo

El Mundo Perfecto de Sally Swatland

Ni una nube en el cielo, ni sombra de marejada en la playa. Solo la costa bañada por la espuma de olas, como puntillas acariciando los pies de unos niños siempre rubios, guapos, felices. Es la imagen más tierna del sueño americano, que Sally plasma para deleite de sus familias.

Y yo me asomo embelesada a ese mundo ideal, en el que hasta el océano parece estar posando para que el retrato salga perfecto. El mar revestido con toda la paleta de azules imaginable, ribeteado de la blonda marina más delicada. El cielo, casi traslucido, adornado de borreguillos de algodón, nada debe enturbiar la belleza de los niños acicalados con sus trajecitos años 20.

El conjunto es un placebo que nos distrae de otra realidad, donde la infancia no tiene la piel tan clara, ni es tan guapa. Me atrevería a decir que alguna de esas damas americanas, que pasan el tiempo asistiendo a subastas a favor de causas nobles, la calificaría de “fea”. Es la dolorosa realidad de un mundo infantil donde no hay lugar para la inocencia, ni existe la palabra vacaciones, son niños que lo único que han aprendido en sus pocos años de vida es a conjugar el verbo “sobrevivir”

Mª Jesús Mandianes

Del impresionismo al Neo-Impresionismo

Las características del Impresionismo son muy claras, intenta plasmar más que cualquier otro estilo la luz y sus efectos en los paisajes e instantes de la vida. La gran estrella del movimiento impresionista es sin duda el paisaje, cuya diversidad de matices permite a los artistas jugar con los colores. Se caracteriza por el uso de tonalidades puras, sin mezcla, y por el contraste cromático. En la paleta de los pintores dominan los tonos claros y brillantes, no hay lugar para el negro ni sus variantes. Buscan el contacto con el aire libre (pintura a “plein air”) El tema es un pretexto para captar la luz y la atmósfera.

Este gran movimiento pictórico generó diferentes ramas, como el posimpresionismo y el Neo-impresionismo, un estilo que se caracteriza por el gran despliegue decorativo, donde se podía encuadrar la obra de Sally Swatland.  En sus trabajos se puede observar la relevancia que recupera el dibujo, que el impresionismo había relegado en favor de las manchas de color.

swatland

Las características principales del Neo-impresionismo:

  • Formas concebidas dentro de una geometría de masas puras, bien definidas. Preocupación por el volumen.
  • Retorno a la ordenación meditada del cuadro, aplicando los principios clásicos de la composición.
  • Aplicación del principio de la mezcla óptica: los tonos son descompuestos en los colores básicos puros para que el ojo los restituya en la visión lejana normal.
  • Utilización de la técnica del puntillismo: los cuadros son pintados mediante pequeñas pinceladas o punteados de colores puros para así lograr la mezcla óptica.

Aunque para una profana en la pintura como yo, a la que es difícil distinguir las diferencias entre los tres estilos, este es un detalle secundario. Hay veces que una solo busca en la observación de un cuadro el placer estético. Sobretodo que el pincel no recoja ninguna forma de crítica social, tan saturadas están nuestras miradas de contemplar el dolor, que en ocasiones necesitamos adormecernos contemplando a niños jugando en la playa. Sigue leyendo

Adiós ríos, adiós fontes

Adiós, ríos; adiós, fontes;
adios, regatos pequenos;
adios, vista dos meus ollos:
non sei cando nos veremos.
Miña terra, miña terra,
terra donde me eu criei,
hortiña que quero tanto,
figueiriñas que prantei,
prados, ríos, arboredas,
pinares que move o vento,
paxariños piadores,
casiña do meu contento,
muíño dos castañares,
noites craras de luar,
campaniñas trimbadoras,
da igrexiña do lugar,
amoriñas das silveiras
que eu lle daba ó meu amor,
camiñiños antre o millo,
¡adios, para sempre adios!
¡Adios groria! ¡Adios contento!
¡Deixo a casa onde nacín,
deixo a aldea que conozo
por un mundo que non vin!
Deixo amigos por estraños,
deixo a veiga polo mar,
deixo, en fin, canto ben quero…
¡Quen pudera non deixar!…

Mais son probe e, ¡mal pecado!,
a miña terra n’é miña,
que hastra lle dan de prestado
a beira por que camiña
ó que naceu desdichado.
Téñovos, pois, que deixar,
hortiña que tanto amei,
fogueiriña do meu lar,
arboriños que prantei,
fontiña do cabañar.
Adios, adios, que me vou,
herbiñas do camposanto,
donde meu pai se enterrou,
herbiñas que biquei tanto,
terriña que nos criou.
Adios Virxe da Asunción,
branca como un serafín;
lévovos no corazón:
Pedídelle a Dios por min,
miña Virxe da Asunción.
Xa se oien lonxe, moi lonxe,
as campanas do Pomar;
para min, ¡ai!, coitadiño,
nunca máis han de tocar.
Xa se oien lonxe, máis lonxe
Cada balada é un dolor;
voume soio, sin arrimo…
¡Miña terra, ¡adios!, ¡adios!
¡Adios tamén, queridiña!…
¡Adios por sempre quizais!…
Dígoche este adios chorando
desde a beiriña do mar.
Non me olvides, queridiña,
si morro de soidás…
tantas légoas mar adentro…
¡Miña casiña!,¡meu lar!

                                                                Rosalía de castro

El 25 de julio es una fecha para que todos los gallegos repartidos por el mundogallego mostremos sin pudor nuestra faceta más sentimental. El día de la Patria Gallega hace aflorar hasta en los más desarraigados la saudade de una tierra que nos forzó a emigrar para no morir de hambre. A pesar de lo cual a todos se nos cae un lagrimón al escuchar el poema de Rosalía de Castro, que supo captar como nadie la dureza de la vida de unos  campesinos famélicos y maltratados.

La poetisa es la voz que expresa en versos, escritos en gallego, la miseria de un pueblo desdeñado dentro y fuera de sus fronteras, desconfiado a fuerza de soportar desprecios, nostálgico a fuerza de acumular ausencias.

decastroRosalía (S. XIX) fue la defensora de una patria humillada y una lengua ridiculizada por “los señoritos” que solo hablaban castellano. Escribiendo en gallego, cuando nadie lo hacia, logró que sus paisanos recuperaran el orgullo de tener un idioma propio con el que se comunican y expresan emociones. Ese es el hecho diferencial que logra unir a los naturales de un pueblo aunque vivan lejos.

 Fue precursora del feminismo denunciando los obstáculos con las que se enfrentaban las mujeres que escribían poesía, un medio dominado por los hombres:  Aínda non lles é permitido ás mulleres escreberen o que senten e o que saben… para que ese momento llegase tuvieron que luchar muchas mujeres, pero esa es otra historia. Hoy toca recitar bajito: Miña terra, miña terra, non sei cando nos veremos…

Mª Jesús Mandianes

Todos NO somos Leo Messi

UM-Messi¡Todos NO somos Leo Messi!Todos nos ganamos millones por jugar a futbol, ni por hacer publicidad de una marca de patatas fritas. Todos No defraudamos a Hacienda, porque sabemos que de nuestros impuestos dependen las pensiones, la sanidad y las escuelas. Parte de esos tributos también se utilizan para que pobres niños, como los que murieron abrasados hace unos días aquí al lado, puedan tener becas que les permitan ir de colonias o campamentos de verano cuando llegan las vacaciones ¡No todos los críos tienen la suerte de ser hijos de estrellas del balonpié!

La campaña lanzada por el todopoderoso Futbol Club Barcelona es un despropósito y un error de bulto, que los ciudadanos de a pie, esos que pagamos religiosamente porque no nos queda otra, no vamos a olvidar. Los socios del Club no son borreguitos que se pongan a balar dócilmente a cada consigna de sus diligentes. Empiezan a estar cansados de la manipulación constante a la que son sometidos, ya sea por motivos políticos, por los sospechosos negocios que se realizan al amparo de sus siglas, o para aplaudir un fraude multimillonario a Hacienda, como es el caso.

Se supone que vivimos en un estado de derecho en el que las leyes obligan a todos por igual ¿O es que ahora el Barça quiere subirse al mismo carro que Cristina de Borbón y los Pujol? Hace falta valor, cara dura y prepotencia para que se atreva a salir el presidente Josep Maria Bartomeu diciendo “Quien te ataca a ti, ataca al Barça y a su historia”

Todos deberíamos tener conciencia social (también Messi y la directiva del Barça)) para evitar que se repitan sucesos como los que acabaron con la vida de unos pobres niños, obligados a quedarse encerrados en una casa de 30 metros cuadrados, mientras sus padres se buscaban la vida como podían. Y eso también pasa por una justa redistribución de la riqueza a través del sistema de impuestos al que nadie se puede escapar. Porque “Hacienda somos todos”, y a mí no me pagan por decir la frasecita.

Mª Jesús Mandianes

 

El viajero

hombre_rezando_en_el_desiertoEra un naufrago a la deriva perdido en el mar de arena del desierto, que vencido por el agotamiento y la soledad se derrumbó sobre las dunas sacudidas por la furia del viento rojo del Sahara. Deslumbrado por la claridad cegadora creyó ver una sombra alargada acercándose, sin duda un delirio producido por la sed que lo devoraba. Paralizado por el terror y tan indefenso como un recién nacido, adivinó las pupilas amarillas de la reina clavadas sobre su cara.

Erguida frente a él, con la piel cobriza brillando bajo los rayos del Sol, parecía la reencarnación de alguna divinidad antigua. El viajero leía en aquella mirada hipnótica que era inútil suplicar, el iris vertical revelaba una naturaleza depredadora. Frente a su poder invenciblemente solo podía oponer el arma de los más débiles: La astucia

En un dialogo sin palabras le contó que el lugar donde venia estaba recorrido por ríos placidos donde se escuchaba el agua saltar alegre entre las piedras y las gotas de lluvia repicar sobre la vegetación de bosques centenarios pintados de todos los verdes posibles…

No pudo seguir, la lengua húmeda de la tirana se paseaba sobre el rostro del viajero oliendo el miedo que lo atenazaba. A pesar del temor descifró la pregunta escrita sobre su piel ¿Porque abandonó ese paraíso un ser tan cobarde? ¿No sabia que en su reino solo sobreviven los héroes que no temen perder la vida? ¿Los profetas que buscan el aislamiento de este lugar sagrado para hablar con el Dios supremo? ¿Las viejas deidades que se enfrentan cada noche a su poder destructor?

Parpadeó un instante buscando la respuesta adecuada que le permitiera conservar lacobra13 vida: En uno de mis viajes conocí a un “pequeño príncipe” que me habló de la belleza del desierto, de sus atardeceres rojos, de la negrura infinita de la noche sembrada de miles estrellas. Del gran poder de la omnipotente Apofis capaz de destruir el orden cósmico. De su soberbia belleza escondida bajo una capa dorada. Fascinado por el relato decidí que mi último viaje me conduciría a este lugar mágico. Sigue leyendo

Trazo de tiza

tiza1Autor: Miguelanxo Prado                                                                                                  Editorial: Norma  Editorial                                                                                                Estilo: Cómic

Tú has visto y oído lo mismo que yo, unicamente que interpretamos los hechos de una manera diferente. (S.S. Vandine)

Si, yo también tuve que volver a leer el álbum. Convencida de que la calidad de los dibujosIMG_20160615_192952945 realizados al detalle, las perspectivas fantásticas desde el faro, la combinación de colores y la impecable técnica impresionista, había conseguido que perdiera el hilo de la narración. Así pues  me sumergí de nuevo en un relato donde cada uno de los protagonistas compone la historia desde su propia perspectiva.

Pero está claro que la originalidad del cómic reside precisamente en la posibilidad de realizar múltiples interpretaciones de la historia. Por descontado, tengo la mía propia, que diverge de los magníficos trabajos colgados en la red.

La incomunicación y la soledad de los protagonistas son los dos elementos que imprimen barcoscarácter a la narración. Raúl y Ana atracan sus respectivos barcos a uno y otro lado del dique, de manera que les separa un muro de hormigón que los aísla y les hace ver la realidad desde perspectivas distintas, por lo que solo captan una parte de la misma. Los dos ignoran la terrible desgracia que presagiaba Sara, victima de una brutal violación por parte de Tato y Berto, los tripulantes del tercer barco atracado en el espigón. Parecen todos sumergidos en una especie de autismo emocional que los hace indiferentes al sufrimiento del “prójimo” más cercano.sayf

Aunque desde mi punto de vista la autentica protagonista es Sara, prisionera del islote y condenada a interpretar una y otra vez papeles diferentes protegida por “la memoria del olvido”. ¿Como si no, podría soportar las experiencias brutales que debe afrontar?. Tal vez aguanta en la isla esperando su papel más deseado, el de compañera de Halcón Maltés, cuando regrese de su viaje a Venecia y se convierta en farero de la isla (Como apunta en el epílogo donde Prado rinde homenaje a Hugo Prat). Tal vez sea Sara una meiga capaz de alterar el tiempo a su voluntad ¿Por qué no?

Prado consigue crear una atmósfera de misterio, no solo con los dibujos donde el cielo color azul, en contraste con el mar verde oscuro que rodea el islote, produce una angustiosa sensación de claustrofobia. Sino también a través de los diálogos de Raúl y Ana que acentúan la expectación del lector a la espera de que suceda lo “extraordinario”: Un sitio extraño con un dique inmenso sin apenas barcos, cubierto de mensajes en todos los idiomas(Raúl). Se diría que todo aquí tras una apariencia real encubre una esencia inmaterial, que nosotros no acabamos de entender (Ana)

saray raulPero el “elemento fantástico” que de verdad desconcierta al lector es la introducción de las alteraciones cronológicas en el tiempo, de manera que para Ana la partida de Raúl fue hace una semana, para él sin embargo han pasado dos días. Ella escribe un diario en el que también se observan alteraciones en la sucesión lógica de las fechas, parece que han entrado en un bucle temporal donde los hechos se repiten con resultados distintos. ¡Sin duda Albert Einstein hubiera disfrutado con su lectura!

Integrados en los siete capítulos del álbum se intercalan un conjunto de citas literarias (paratextos), y una carta que el editor R. Brines envía a Ana (adquiriendo un doble protagonismo como escritora y personaje de la historia) aconsejando que modifique la novela, que presuntamente ha escrito sobre sus experiencias en la isla, añadiendo alguna pincelada de erotismo.                                                                                            sara1

Los intertextos y las diferentes citas literarias de los protagonistas por un lado realizan la función de cohesionar la obra, pero también son una expresión de las expectativas de Prado sobre sus lectores, animándolos a prestar atención para comprender el texto. El autor insistirá en el epílogo: Y es posible que le lector haya entendido lo sucedido […]. Quizá haya reparado en algunos pequeños detalles que podrían ser considerados por otro lectores menos meticulosos como irrelevantes […] Este lector habrá descubierto una historia algo más compleja, acaso más inquietante, quizás más sorprendente.
Sigue leyendo

El día de mañana

eldiademañana1Autor: Ignacio M. de Pisón
Estilo: Novela
Idioma: Castellano
Editorial: Seix barral

Análisis:
Martínez de Pisón consigue enganchar al lector con su estilo realista y un lenguaje claro, desprovisto de adornos, donde no caben las divagaciones. Es tan sobrio en la narración, que en algún momento parece una crónica novelada de La Transición. Pero no nos engañemos, su creatividad queda patente en el desarrollo de la identidad de cada uno de los personajes que presenta en la novela. A través de sus monólogos, se puede apreciar el análisis psicológico que realiza de cada uno de ellos.

De esa galería de protagonistas que retrata magistralmente, algunos son fáciles de identificar en nuestro entorno, como Pascual Ortega dominado por su madre viuda, con la obligación de redimirla de todos los sacrificios realizados para darle estudios, salvarla de su pasado de viuda venida a menos, de mujer condenada por el destino a la infelicidad. Martín Tello que muestra la sencilla lealtad de los parientes lejanos que acogieron a Justo cuando llegó del pueblo y que conservan en la memoria la imagen de un chico noble que se desvivía por su madre. Carmen Roman, cuya vida queda marcada por la tragedia desde la adolescencia, y unida fatalmente a la de Justo, llama la atención la entereza que este personaje refleja a lo largo de su relato, es sin duda el favorito del autor.

Manuel Pérez, ese adolescente que reacciona contra su liberal y estable familia, representante de una clase media que sentía pavor a perder su estatus, integrándose en un grupo de la ultraderecha Fuerza Joven. Una experiencia que le sirve años después para triunfar como joven periodista, como “infiltrado” denuncia sus maniobras y la relación de los ultras con la policía y la burguesía más conservadora del país.  Contaba con la información de un antiguo activista resentido, que solo desea vengarse, “El Rata”

La novela no se basa solo en el desarrollo de unos actores que informan sobre la vida de Justo, cada uno tiene su propia historia. A través de ellos  describe la Barcelona de los años 60, sus barrios, desde San Antonio, las Ramblas, el barrio Chino, al elegante Paseo de Gracia. El recibimiento con el que se encontraban los recién llegados de los pueblos al poner los pies en la ciudad, los esperaba la policía y los mandaba directamente de vuelta al lugar de origen o los encerraban en le castillo de Montjuic como si fueran delincuentes, cuando lo único que querían era trabajar. La solidaridad entre los antiguos vecinos de los granriadapueblos, bastaba que fueras un pariente lejano o un conocido para que te abrieran la puerta de su casa y prestaran todo su apoyo para encontrar trabajo y alojamiento.

Rememora algunos hechos históricos que marcaron la época, como “La gran Riada” (25 septiembre de 1962) descrita Carmen Román con un fatalismo resignado, a pesar de que perdió a toda su familia. La gran nevada de Barcelona (Navidad de 1962) recuerdo del niño huérfano de los hogares Mundet  que fue el policía Mateo Moreno. Los atentados del nevada1terrorismo de la extrema derecha a revistas satíricas como el “Papus” o el terrible “La matanza de Atocha” relatados por  el periodista Manuel Pérez. El “encierro de Montserrat” (1970) de un grupo de intelectuales contra el proceso de Burgos, narrado por un subversivo de salón, Marc Jordana y su compañera, una alocada Chantal, la primera en descubrir que Justo era un confidente. Sigue leyendo